¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Desde aquí escribo críticas de películas y novelas, cuénto como va la escritura de mis novelas y doy consejos para aprender a escribir ficción. Si te apetece ver una película o leer un libro que yo he puesto mal ¡vete a verla o léelo! Que a mí no me guste no significa que a ti te parezca lo mismo. Las críticas son una opinión personal y no tienes por qué coincidir conmigo.
Gracias por dejarte caer por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

"La ciudad sin límites" (novela), de Kay Kenyon; "Cenicienta", de Kenneth Branagh; "Taller de escritura creativa en Santander"; "Brother Odd" (novela), de Dean Koontz; "Encauzando mi vida" (Vida de escritor); "Puro vicio", de Paul Thomas Anderson; "Nightcrawler", de Dan Gilroy; "La desaparición" (novela corta), de Tim Krabbé; "Maps to the Stars", de David Cronenberg; "Help for the Haunted" (novela), de John Searles; "Selma", de Ava DuVernay; "El francotirador", de Clint Eastwood; "Críticas honradas" (Vida de escritor); "Timbuktú", de Abderrahmane Sissako; "Foxcatcher", de Bennet Miller; "Into the Woods", de Rob Marshall.

viernes, 24 de abril de 2015

La ciudad sin límites [8]

Portada original de La ciudad sin límites, de Kay KenyonNOVELA
City Without End
(EE.UU., 2009, 465 páginas)
Kay Kenyon  

Entre 2007 y 2010 Kay Kenyon escribió una tetralogía muy imaginativa que mezclaba ciencia ficción con fantasía; era la serie del Omniverso y la Rosa. "La ciudad sin límites" es la tercera parte, y en ella Kenyon hace algo que le sale muy bien: retorcer y retorcer las tramas para que la tensión suba constantemente.
   Titus Quinn ha logrado una pequeña tregua con los lores tarig al amenazarles con un arma que puede destruir el Omniverso, aunque en realidad es un farol porque se deshizo de ella arrojándola al río Próximo. Quinn se despide de su amada, Ji Anzi, y se dirige a La Ciudad de la Orilla, donde se encontrará con la pérfida Helice Maki, quien tiene planes secretos para el Omniverso, y con su hija Sydney, a la que no ve desde su primer viaje, y quien piensa que su padre la abandonó.
   Toda la serie tiene un entorno genial: la Rosa es la Tierra en el futuro, que sería la parte de ciencia ficción, y el Omniverso es un mundo en otra dimensión, que sería la de fantasía, y que está consumiendo la Tierra para él sobrevivir. El Omniverso está gobernado por una especie de mantis religiosas gigantes, llamadas los lores tarig, y está poblado por seres parecidos a los humanos y otras criaturas. Libro a libro Kenyon te desvela más sobre ese mundo, y las intenciones ocultas de varios personajes, quienes suelen ir cambiando de bandos. El resultado es que vas leyendo despacio, porque hay mucha información que asimilar, aunque tienes ganas de que vuelen las páginas, porque hay muchas cosas en juego, y cada vez todo se complica más.
   En este volumen, para mí lo más decepcionante es cómo desaparece Johanna, la antigua mujer de Titus, que era un personaje que había creado mucha tensión en las dos partes anteriores, y aquí casi no se la decida tiempo. También hay un momento un poco forzado, por la enorme casualidad que es (sucede cuando Anzi está con el sabio Su Bei y tienen que huir porque la parte del Omniverso donde están se desquebraja; entonces, en el momento preciso, llega el mensajero que les mandó Titus, y pueden huir en su medio de transporte, un adda —una especie de animal-globo—). Y está un poco forzado el encuentro entre Titus y Sydney: Sydney está celebrando en un balcón que la han nombrado Señora de La Ciudad de la Orilla, y entonces aparece un adda, en el que viaja Titus, y ella se sube en él voluntariamente sin saber quién está ahí.
   Pero el resto, ¡qué bueno es! En la Tierra, la tensión viene porque Caitlin, la cuñada de Titus, descubre qué estaban tramando Lamar, quien era como un padre para Titus, y la retorcida Helice. Y en el Omniverso porque Sydney consigue ir trepando en la jerarquía de ese mundo, y así puede tenderle una trampa (o ayudar) a su padre. Y Titus porque tiene la posibilidad de enfrentarse a Helice, y de reencontrarse con su hija, y de buscar alianzas con algún tarig. Pero entonces hay giros y giros y giros, hasta llegar a un clímax, donde se juntan varias tramas, muy emocionante.

miércoles, 22 de abril de 2015

¡FELIZ DÍA DEL LIBRO!

Portada de Atrévete a ser escritor, de Carlos del Río
10% de descuento
Lo sé, me he adelantado un día. Pero es que he rebajado el precio de mis dos libros un 10% en todos los Amazons. La oferta solo la mantengo hoy y mañana; el viernes cuando me levante, volveré a poner el precio habitual, así que si os interesan, ¡compradlos ahora!
   Os dejo los enlaces españoles, pero recordad que la oferta es para todo el mundo:

Portada de Vivir soñando, de Carlos del Río
10% de descuento
   "Atrévete a ser escritor"
   Papel 11,99€  10,80€
   Kindle 3,99€ 3,59€

   "Vivir soñando"
   Papel 6,99€ 6,28€ 
   Kindle 1,99€ 1,79€ 

   Y por supuesto, ambos siguen disponibles en el Kindle Unlimited.

   ¡Que tengáis buenas lecturas!

miércoles, 15 de abril de 2015

Cenicienta [5]

Póster original de CenicientaCinderella
(EE.UU., Reino Unido, 2015, 105 min)
Dirección:
Kenneth Branagh
Guión:
Chris Weitz
Intérpretes:
Lily James
Cate Blanchett
Richard Madden
Ben Chaplin
Helena Bonham Carter
Derek Jacobi
Stellan Skarsgård
Hayley Atwell
Sophie McShera
Holliday Grainger       
IMDb

Cuando "Alicia en el País de las Maravillas" arrasó hace cinco años, la Disney encontró un filón en las películas de acción real inspiradas en cuentos infantiles o en sus propios clásicos de animación. Tras "Oz, un mundo de fantasía" (2013), y "Maléfica" (2014), ahora llega la "Cenicienta" dirigida por Kenneth Branagh. La película ha recibido críticas positivas, y como aquí se junta la moda de arriba con la de las princesas de Disney, en boga gracias a "Frozen", el film está arrasando en taquilla.
   Érase una vez una joven llamada Ella (Lily James) que vivía feliz con sus padres (Hayley Atwell y Ben Chaplin) en una mansión en el campo. Desgraciadamente, un día su suerte cambió: la madre murió, y su padre se casó con una mujer muy malvada (Cate Blanchett), que tenía dos hijas horribles (Sophie McShera y Holliday Grainger), quienes la trataban como si fuera una criada. La fortuna de Ella empeoró más incluso cuando su padre, estando de viaje, falleció, dejándola sola con su madrastra y hermanastras.
Lily James y Cate Blanchett en Cenicienta
Lily James y Cate Blanchett
   "Cenicienta" visualmente es muy elegante, algo normal viniendo de Branagh, con unos decorados y trajes que te dejan con la boca abierta. Además, tiene una parte central muy buena, que es precisamente donde más luce el aspecto visual: desde la transformación de la carroza (todas las transformaciones son una gozada, y Helena Bonham Carter como la Hada Madrina es divertidísima), hasta el final del hechizo, donde las acciones vuelven a ser muy imaginativas. Entre medias está el baile, que es muy espectacular.
   Pero el resto, quitando alguna solución visual muy buena y alguna escena aislada (la presentación de Cate Blanchett, el encuentro en el bosque de los futuros amantes, la búsqueda de Cenicienta al final), adolece de un guión nada bueno.
   A menos que no sepas absolutamente nada de la historia, esta "Cenicienta" no tiene ninguna emoción. Entiendo que hayan querido respetar la historia clásica sin sorpresas, pero para que funcionara la narración, los personajes deberían importante mucho, y aquí te da un poco igual qué les pueda ocurrir.
   En teoría Cenicienta las pasa canutas, pero en pantalla no se la ve sufrir demasiado (canta, se mantiene optimista, tiene amigos ratones; incluso cuando aparece manchada de ceniza, la chica está impoluta); y el conflicto del príncipe no parece que tenga difícil solución (de hecho, lo solucionan muy fácilmente). Y luego están los personajes de la madrastra y las hermanastras, quienes tienen tan pocos matices incluso cuando el padre está vivo, y tan pocos motivos para comportarse así con Cenicienta, que te cuesta creértelas.

viernes, 10 de abril de 2015

TALLER DE ESCRITURA CREATIVA EN SANTANDER

Fotografía de pluma estilográfica
¡A escribir que son dos días!
¡Hola chicos!

Los miércoles de entre el 6 de mayo y el 10 de junio, de 19:45 a 21:45,  impartiré un taller de escritura creativa en el Espacio Joven de Santander. Es un taller de iniciación a la escritura de ficción, así que si tenéis curiosidad por saber si esto de escribir cuentos y novelas es para vosotros, apuntaos y lo sabréis.
   El taller es para jóvenes de entre 15 y 30 años (si tenéis hasta 35 os podéis apuntar, por si sobran plazas), y será eminentemente práctico. Nada de leerse el "Ulises" o "El Quijote" o "En busca del tiempo perdido"; a ponerse a escribir con ejercicios divertidos desde el primer día.
   El precio no tiene excusa: todo el taller son 10 eurillos de nada.
   Os podéis apuntar aquí:

ESPACIO JOVEN.
Cuesta del Hospital 10, 39008 Santander
942203037/203029
ociojoven@santander.es
www.juventudsantander.es  

   Y si aún dudáis ("¿Esto será para mí o no?"), el próximo viernes 17 de abril, daré una clase gratuita de hora y media, a partir de las 20:00, en el Espacio Joven.
   Tanto para la clase gratuita como para el taller, no olvidéis llevar un cuaderno y boli.
   Solo hay 20 plazas disponibles, así que, ¿a qué esperáis para apuntaros?

miércoles, 8 de abril de 2015

Brother Odd [7]

Portada original de Brother Odd, de Dean KoontzNOVELA
Brother Odd
(EE.UU., 2006, 352 páginas)
Dean Koontz 
 
En 2006 Dean Koontz siguió con Raro Thomas (u Odd Thomas), el joven cocinero de comida rápida con poderes extrasensoriales, con la tercera novela de la serie: "Brother Odd". (Sigo pensando que es una pena que es español solo esté traducida la primera parte.)
   Para intentar recobrar la paz interior, Odd Thomas lleva un tiempo viviendo en un monasterio, donde se ha hecho amigo de un perro fantasma, y en donde ve los poltergeists que provoca un monje que se suicidó recientemente. Pero la tranquilidad de Odd se evapora un día que ve aparecer un bodach: un ser oscuro y siniestro que presagia una tragedia. Al poco desaparece un monje, y Odd se ve acosado por unas extrañas criaturas; y aunque cada vez hay más bodachs, el chico sigue sin saber qué desgracia se cierne sobre el monasterio.
   "Brother Odd" se desarrolla en un entorno originalísimo: son un monasterio de monjes y una abadía de monjas en un mismo recinto, donde viven niños con discapacidad, y un antiguo genio de la física con un laboratorio ultramoderno en los sótanos. Además, siendo Koontz, la novela tiene momentos de tensión y terror geniales: todas las apariciones de los endoesqueletos y del monje sin cara hacen que las páginas vuelen, y los contactos con el más allá son excelentes.
   Donde falla un poco la novela es en cuestiones de ritmo y en la resolución de la trama. La narración está llena de personajes muy peculiares, que siempre esconden un fondo de ternura (algo muy característico de Koontz), y el autor se detiene varias veces a contarte cómo varios acabaron haciéndose monjes, o cómo es su personalidad. Las historias son muy originales (a mí me encanta la del gángster que cambió de vida por cómo le afectaron unos cuentos infantiles), pero normalmente frenan demasiado la trama; es decir, estás muy interesado por saber qué pasará a continuación, quién está matando a los monjes y qué catástrofe le espera al monasterio, y entonces Koontz te mete una historia muy buena, pero que no tiene mucho que ver.
   El caso más grave son las excesivamente largas conversaciones que mantiene Thomas con el misterioso ruso Romanovich.
   Pero lo más decepcionante es cómo el autor lo resuelve todo. Aparte que no tiene mucho sentido que Romanovich se guarde durante tanto tiempo una información fundamental, en cuanto descubres qué son los monstruos no te quedan muchos sospechosos (que tampoco hay demasiados, porque Koontz apenas planta alguno), y el final es muy precipitado.

domingo, 5 de abril de 2015

VIDA DE ESCRITOR: ENCAUZANDO MI VIDA

SmileyUna parte del curso de escritura que estoy dando en Santander trata del coaching vital. Muy resumidamente podría decirse que es reconocer que tu vida, por algún motivo, está desequilibrada: no eres completamente feliz, y no te sientes realizado. Entonces te separas un poco de tus circunstancias actuales, y desde una perspectiva sin emoción, y sabiendo que en esta vida el tiempo es limitado y no puedes hacer todo, vas sopesando alternativas. Cuando das con la que te gusta, empiezas a dar pasos para cambiar.
   Esto no solo es práctico a nivel personal, lo es para crear personajes.
   A menos que te conozcas muy bien, y sepas interpretar tus sentimientos y emociones, la gente necesita a alguien, ya sea un consejero, un coach, un psicólogo, o un buen amigo, para guiarlo. Pero la decisión de cambiar tiene que venir de uno mismo.
   Cuento esto porque el mes pasado tomé unas decisiones muy importantes concernientes a mi vida. Durante varios meses estuve agotado, sin tiempo para hacer nada que no fuera trabajar y trabajar. Cuando tuve un segundo para tomar aire, me planteé qué actividades eran las que me cogían todo el tiempo.
   El principal culpable era el curso de escritura creativa: tras dos meses agotadores promocionándolo a finales de 2014, comencé el año exhausto, y sin casi tiempo para preparar las clases. Otro culpable fue la película "Hazlo por mí": en febrero estuve unas semanas montando los planos que habían rodado desde finales del verano, y acabando una versión que esperamos que sea definitiva.
   Pero el mayor culpable era mi blog: se me juntaron los estrenos navideños con las nominaciones a los Oscars, y no daba abasto con tanta crítica. Me llevaba tanto tiempo, que tuve que dejar de leer novelas y de escribir críticas literarias.
   No solo no tenía tiempo para mí, es que no tenía tiempo para seguir con mi segunda novela, y solo de pensar que no estaba escribiendo, me angustiaba. Así y todo, estaba dándole vueltas a cómo meterme en la FIPRESCI (Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica), para lograr más prestigio como crítico y conseguir más visitas para mi blog.
   Cuando analicé mis circunstancias desde la distancia, me di cuenta de que tenía que quitar lastre en mi vida.

HACIENDO HUECO
Lo primero que te tienes que plantear para reorganizar tu vida, es ver qué te gusta hacer.
   De esas tres actividades, yo me pregunté con cuál disfrutaba más. Era la de dar clase: aunque es agotador, al final es muy gratificante, y tiene los añadidos de estar convirtiéndome en una persona mucho más paciente y asertiva a la hora de lidiar con la gente, y a estar aprendiendo un montón sobre los errores más comunes de los principiantes (el mas común: la falta de constancia). Y bueno, es la que tiene una relación directa con ser escritor.
   Después, tienes que ver cómo puedes hacer dinero con eso que te gusta para poder ganarte la vida a la larga. A menos que seas rico, o tengas a alguien que te mantenga, en esta vida hay que preocuparse por ganar dinero.
   El caso es que me puse a darle vueltas a qué fuentes de ingresos tenía. “Atrévete a ser escritor” se está vendiendo muy bien, y el curso de escritura me da un poco de dinero todos los meses. El blog no me da un duro, y que se pueda vivir de la publicidad en internet es un bulo; pero incluso si llegara a la FIPRESCI, seguiría sin ganar nada porque no quiero trabajar para un medio de comunicación, y no quiero ser un crítico profesional. Y mi carrera en el audiovisual está dando las diez de últimas, porque tampoco quiero ganarme la vida como montador, y actualmente ya me da menos dinero que la escritura.
   Viendo esto, la respuesta era clara: me tenía que centrar en mi carrera de escritor. He aquí las resoluciones que tomé.

   1­­­­­­— Mantendré el blog, pero escribiré menos:
   Durante los primeros meses de 2015 me pasó algo que nunca me había pasado: me estresaba ir al cine. Eso no puede ser. Igual que poco antes, me estresaba tener que leer una novela a la semana. Me encanta el cine y leer novelas, pero no quiero angustiarme haciendo cosas con las que disfruto mucho. Así que iré a mi ritmo. Y no puede ser que mantener el blog me quite tiempo para escribir novelas... o para socializarme. Escribiré al menos una crítica a la semana, y seguiré con estos artículos mensuales, pero a más no me comprometo. Necesito tiempo para los otros dos puntos que vienen más abajo.
   Aquí mi juramento:
   A Dios pongo por testigo de que jamás volveré a ver voluntariamente una película aburrida o a leerme un peñazo intelectualoide.
   Uff, qué alivio.

   2­­­— Me centraré en mi carrera de escritor:
   Tras cuatro meses en los que me era imposible sacar un segundo o un gramo de energía, por fin, a finales de marzo retomé mi segunda novela. Y cuando la acabe, quiero escribir una colección de cuentos de ficción general que auto-publicaré en Amazon. Y ya tengo la idea para una tercera novela (que por cierto, sin darse cuenta, me dio una alumna de mi curso).

   3— Enseñaré a escribir ficción en persona, online, y con más libros:
   Y como parece que gusta cómo explico cómo escribir ficción, tengo varios proyectos entre manos para aspirantes a escritor de todo el mundo. Uno es un libro de coaching y programación neurolingüistica (PNL) para escritores, que también auto-publicaré con Amazon. Otros dos son crear versiones online de los cursos presenciales que imparto en Santander: el uno será un taller corto de iniciación a la escritura de ficción, y el otro un curso largo de varios meses, que incluirá ejercicios de coaching y PNL. Ambos serán a través de vídeos en streaming.
   Y el último es una tutoría online, donde os mandaré un par de cuentos al mes, y os los corregiré, dando sugerencias de estructura, temas y estilo.
   Después del verano os iré dando más información, porque posiblemente para entonces alguno de los proyectos ya esté en marcha.

   Está claro dónde tengo que emplear mi tiempo.

Siguiente artículo: Domingo 3 de mayo
Anterior artículo:  Críticas honradas

miércoles, 1 de abril de 2015

Puro vicio [6]

Poster original de Puro vicio
Inherent Vice
(EE.UU., 2014, 149 min)
Dirección y guión:
Paul Thomas Anderson
Intérpretes:
Joaquin Phoenix
Josh Brolin
Katherine Waterston
Owen Wilson
Reese Witherspoon
Benicio del Toro
Jena Malone
Serena Scott Thomas
Eric Roberts
Martin Short
IMDb

A pesar del llevar más de sesenta años escribiendo, de haber publicado ocho novelas, y de tener muchísimo prestigio, a Thomas Pynchon nunca le habían adaptado una de sus novelas al cine. Paul Thomas Anderson es el primero al llevar a la gran pantalla el libro "Vicio propio" (2010). El film ha tenido críticas buenas, pero peores que las que normalmente logra Anderson, y pinchado en taquilla, aunque Joaquin Phoenix logró una nominación para los Globos de Oro y la película dos a los Oscars: Mejor Guión Adaptado y Mejor Vestuario.
   En 1970, el detective hippie "Doc" Sportello (Joaquin Phoenix) recibe una visita inesperada: su antigua novia Shasta Fay Hepworth (Katherine Waterston) le pide ayuda para que evite que la mujer (Serena Scott Thomas) de su actual amante, el millonario promotor Mickey Wolfman (Eric Roberts), lo encierre en un manicomio. En los siguientes días, Doc recibirá otros trabajos relacionados con el caso de Wolfman, que irán complicando la investigación.
Joaquin Phoenix en Puro vicio
Joaquin Phoenix
   "Puro vicio" estaría muy bien si no fuera tan larga, y si no fuera tan confusa. Por el protagonista que tiene, y las situaciones tan peculiares en donde se mete, podría decirse que esta película es como si "El Nota" de "El gran Lebowski" hubiera vivido en los años 70 y hubiera sido detective privado.
   La película tiene unas actuaciones increíbles (destacan sobre todo Joaquin Phoenix y Josh Brolin), y escena a escena es muy buena, con momentos divertidísimos, ya sea por demenciales o por un humor muy tontorrón que hace que te rías, y una puesta en escena sobresaliente. Pero ¡Dios mío, el esfuerzo que tienes que hacer pasa seguir la trama! Da tantas vueltas, hay tanta información sacada de la manga, y hay tantos personajes, que llega un momento que no sabes si a lo que estás viendo le queda algún resquicio de coherencia. Y como es tan larga, acabas cansándote de tener que estar atando cabos.
   Estructuralmente, lo más débil es cómo Anderson resuelve la trama principal, la de Mickey Wolfman. Esa historia es la que da comienzo a la película, y al final Anderson se la quita de encima con un titular; además, a Shasta le no pasa nada, y todo acaba como era de esperar. Y como la película tiene abiertas demasiadas tramas, toda la parte final, además de ser especialmente confusa, es mucho menos interesante.
   Y a lo largo de la película, a pesar de que a Phoenix le tienden una trampa al principio para que la policía sospeche de él, nunca se ve presionado (claro que yo nunca entendí del todo la relación de amistad-odio que había entre Phoenix y Broslin; y para mí es incomprensible la última escena de Broslin). Y está muy forzada la presentación del Colmillo de Oro: la asiática que le tendió una trampa, de repente, decide advertirle. Y no tiene mucho sentido que una mujer esté buscando a su marido, que en teoría está muerto, si éste aparece en la televisión armando alboroto.
© 2006 - 2015. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.