¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

sábado, 14 de octubre de 2017

La casa del callejón

Portada de La casa del callejón, de David Mitchell
NOVELA
Slade House
(Reino Unido, 2015, 224 páginas)
David Mitchell   

Con dos años de retraso, acaba de publicarse en España la séptima novela de David Mitchell, “La casa del callejón”. El libro surgió de un cuento que Mitchell tuiteó en 280 tuits en 2014, y que creció hasta volverse una novela de misterio paranormal de más de 220 páginas. En 2016, Stephen King la alabó en Twitter: “Difícil de imaginar una historia de lo sobrenatural mejor elaborada y más escalofriante. Una de las pocas grandes de verdad”. Yo no puedo estar más de acuerdo con King; esta novela es una gozada para los amantes de la literatura paranormal.
            En 1977 el niño Nathan Bishop y su madre están invitados a la casa de Lady Grayer para asistir a un concierto de piano. La casa es difícil de encontrar, ya que está escondida en un callejón. Una vez en su interior, Nathan se hace amigo de Jonah, el hijo de Lady Grayer. Al poco comienza a sufrir alucinaciones, que achaca al Valium que le dio su madre, hasta que descubre el oscuro secreto que oculta la casa del callejón.
             “La casa del callejón” está dividida en cinco partes, cada una narrada en primera persona por un personaje distinto, que van contando la historia de esa vivienda con nueve años de diferencia. Al parecer esta novela tiene conexiones con dos anteriores de Mitchell, “Mil otoños” y “Relojes de hueso”, por cuestiones sobrenaturales que yo desconocía, pero eso no impidió que disfrutara de su lectura y entendiera todo. Al principio estaba un poco perdido, pero luego fui encajando las piezas sin problemas —y alucinando—.
Las historias siguen un patrón parecido: un personaje, al que Mitchell se detiene a presentar para que te importe lo que le pueda pasar, visita la casa del callejón, y al rato de entrar, empieza a tener alucinaciones tan reales que no sabe lo que es verdad y lo que no lo es. Están tan bien escritas que Mitchell transmite a la perfección la sensación de pesadilla (ahora estoy aquí, pero ahora estoy en otro sitio, y ahora pasa algo inquietante e imposible porque estoy aquí… o eso creo), y el lector no sabe qué es real y qué es una alucinación.
Para que la estructura no resulte repetitiva, Mitchell va añadiendo pequeñas variaciones a las historias que hacen que estas cada vez se separen más del patrón original, y funcionan de maravilla porque crees que van a acabar, o desarrollarse, de una determinada manera, pero hay una pequeña sorpresa que las cambia.
A medida que sigues la evolución de la casa (todas las historias están interrelacionadas: se producen desapariciones, y esa mansión se hace famosa entre investigadores de lo paranormal, quienes la visitan para averiguar qué pasó con los desaparecidos y qué oculta), vas averiguando qué está ocurriendo realmente dentro de esos muros, y quiénes son sus habitantes, los cuales van cogiendo protagonismo cuanto más avanza la trama. De historia en historia, Mitchell te vas desgajando el pasado de sus habitantes para que comprendas todo lo que has leído hasta entonces.
Y acaba con un giro genial dentro de un giro genial.
            Es la primera novela de Mitchell que me leo, y ya tengo en lista de espera para leer… todas las anteriores. Me ha encantado.

Consigue "La casa del callejón" en Amazon.es

martes, 10 de octubre de 2017

TALLER DE ESCRITURA CREATIVA EN SANTANDER

¡Hola amigos!
Taller de escritura creativa en Santander

Ya está abierto el plazo de inscripción para el taller de escritura creativa en el Espacio Joven de Santander. Serán todos los martes, del 23 de octubre al 28 de noviembre, de 20:00 a 21:30 horas, para alumnos de entre 15 y 30 años, y solo cuesta 15€. Si tenéis hasta 35 años, pedid que os pongan en la lista de espera. Para apuntaros os podéis pasar por la Cuesta del hospital 10, escribir un e-mail a juventud@santander.es, o llamar a los teléfonos 942 203 028 o 942 203 029. Daos prisa, que las plazas son limitadas. ¡Nos vemos pronto!

sábado, 7 de octubre de 2017

Flores para Algernon [8]

Portada original de Flores para Algernon, de Daniel KeyesArchivo: publicada originariamente el 26 de marzo de 2012
NOVELA
Flowers for Algernon
(EE.UU. 1966, 274 páginas)
Daniel Keyes

“Flores para Algernon” es un clásico de la ciencia ficción y sin duda alguna la obra más conocida de Daniel Keyes. En su origen, la historia fue un cuento publicado por primera vez en 1959 en “The Magazine of Fantasy & Science Fiction”. Por ese cuento Keyes ganó en 1960 el Hugo. Keyes trabajó en extenderlo, y en 1966 “Flores para Algernon” se convirtió en novela. Entonces Keyes ganó el Nebula. Dos años después Hollywood la llevó a la gran pantalla con el título de “Charly”, un film por el que Cliff Robertson ganó el Oscar al Mejor Actor. Esta crítica es de la novela, un libro especialmente emotivo que nunca cae en el melodrama.
   Charlie es joven de 32 años con un coeficiente intelectual de 68. Aunque es feliz con su vida, Charlie siempre ha querido ser más listo, y ahora la ciencia puede tener la clave para su problema: un laboratorio de Nueva York ha logrado que un ratoncito, Algernon, multiplique su inteligencia, y Charlie va a ser el primer ser humano el probar el nuevo tratamiento. Tras una operación, Charlie gradualmente va ganando inteligencia, hasta convertirse en un genio. Pero lo que en teoría le iba a traer felicidad, la práctica le demuestra que estaba equivocado.
   La estructura de esta novela es genial, siguiendo la evolución de la inteligencia, percepción y emociones del protagonista. Está narrada en primera persona, a través de una serie de informes que Charlie tiene escribir para los científicos que supervisan su caso, y comienza con una escritura muy mala, con frases sencillas llenas de faltas de ortografías, que se va sofisticando a medida que avanza la trama y aumenta la inteligencia del protagonista. De esta forma, el lector es consciente de lo que está pasando, aunque Charlie aún no sepa qué está ocurriendo.
   Que el lector se adelante a Charlie en sus conclusiones es una constante en la novela, y funciona muy bien, aunque muchas veces te sientas mal. A medida que Charlie va ganando inteligencia, comienza a recordar acontecimientos del pasado, que él no sabe cómo interpretar, pero el lector sí. De esto modo se ve lo mal que lo tratan en la panadería donde trabaja, donde él estaba tan feliz, o lo malo que fue su pasado tanto en el colegio como con su familia.
   Charlie se vuelve inteligente, y ya se da cuenta de todo y se siente dañado. Llega un momento en que se hace tan inteligente que descubre qué huecos y vanidosos son los académicos, que dominan un tema pero no tienen ni idea de nada más y son incapaces de reconocer sus limitaciones. Al mismo tiempo, Charlie siente florecer su sexualidad y se enamora de una antigua profesora y se siente atraído por una vecina alocada. Entonces Charlie busca su pasado, en escenas muy descorazonadoras, y se prepara para un futuro que le aterra, en escenas aún más descorazonadoras, y aprende a disfrutar del presente.

domingo, 1 de octubre de 2017

CURSO DE ESCRITURA CREATIVA EN SANTANDER

Curso de escritura creativa de Carlos del RíoEl próximo 9 de octubre dará comienzo la cuarta edición de mi curso de escritura creativa. Son los lunes de 18.30 a 21.30 en el Enclave Pronillo (C/ General Dávila, 129A), y dura de octubre a junio. Sin ningún compromiso de permanencia. Aunque lo llamo de escritura creativa, realmente es un curso para ser novelista y escritor de cuentos, así que si queréis ganaros la vida escribiendo libros de ficción, ya sabéis dónde apuntaros. Y si tenéis curiosidad por saber si esto de la escritura es para vosotros, también. Son 50€ al mes.
Para inscribirse, o para más información, escribidme a carlos@elrincondecarlosdelrio.com. Solo hay 12 plazas disponibles, a partir de 15 años. Todas las ediciones anteriores se llenaron, así que ¡corred!
El trabajo de mis alumnos ya está dando frutos. En 2017, Rubén Campo ganó el Primer Premio de Relato Breve José Hierro del Ayuntamiento de Santander; Rocío Solares el Primer Premio de Relato Corto de la Facultad de Educación de la Universidad de Cantabria, mientras que Rubén Campo quedó 3º en dicho concurso; Pilar Lorenzo ganó el Primer Premio del Certamen Internacional de Relatos Cortos sobre la Minería del Carbón en Barruelo de Santullán. María Luz Quiroga tiene un cuento publicado en la "II Antología de Relato Breve Contemporáneo", y varios alumnos están escribiendo su primera novela.
Mis cursos son eminentemente prácticos, así que vais a escribir vuestras propias historias desde el primer día. Nada de estar mirándonos el ombligo mientras comentamos lo geniales que eran los autores clásicos, que eso no sirve para aprender a ser escritor.
En las clases os explicaré algo de teoría de narrativa, y os pondré ejercicios para que la practiquéis en ese momento, y luego los pondremos en común. Y como para ser escritor es fundamental tener una rutina diaria, tendréis que escribir un cuento en casa todos los meses, que más tarde corregiremos en clase. Mis antiguos alumnos reconocen que con esas correcciones ha sido con lo que más han aprendido; no se dan cuenta, pero han aprendido por las correcciones y porque han estado escribiendo cuentos continuamente durante nueve meses.
Este curso de escritura creativa es único en Cantabria por la duración que tiene y lo que profundiza en la materia. No es un taller de unas pocas semanas para jugar a escribir, es un curso completo que forma escritores. Los primeros meses los dedicaremos a que sepáis identificar ideas que os gusten, y a construir historias que sean interesantes y tengan lógica. En los siguientes nos detendremos en cuestiones de estilo, y veremos trucos para que las escenas brillen, y varios aspectos técnicos (punto de vista, descripción, documentación); y en la última parte descubriremos cómo funciona el mundo editorial y cómo se puede ganar uno la vida como escritor.
Al finalizar el curso, recibiréis un diploma acreditativo y ya conoceréis todas las herramientas necesarias para saber escribir ficción, y estaréis capacitados para lanzaros a escribir la primera novela de vuestra carrera literaria.
  
COACHING Y PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜISTICA
Mis títulos
Me he dado cuenta de que el mayor problema que tiene la gente que empieza a escribir es la falta de seguridad en sí misma, así que he decidido añadir al curso un poco de coaching y de programación neurolingüística.
   ¿Y qué son esas cosas que suenan tan raro?
   En su nivel más básico, el coaching es tener un entrenador personal: alguien que te motiva para seguir adelante, y que te va sugiriendo cómo hacerlo, y al que tienes que demostrar que estás haciendo el trabajo requerido. En ese sentido, incluso cuando estéis desesperados y con ganas de tirar la toalla porque os creéis que tenéis el talento literario de una marmota, os voy a decir que sigáis adelante y adelante y adelante, hasta que lo logréis. (Yo soy de los que dice "Me quitarán el teclado de mis manos muertas", así que nada de abandonar.)
   Pero el coaching también es un sistema que te permite alcanzar tus objetivos reconociendo tu forma de pensar, tus sentimientos, tu forma de comportarte, y lo más importante, cuáles son tus puntos fuertes (normalmente valemos más de lo que nos creemos), y qué saboteadores ocultos arrastras contigo que te limitan. Una vez que los identificas, dejan de tener poder y cambias.
   Y la programación neurolingüística (PNL) es un sistema que te ayuda a motivarte y llevar a la práctica, sin angustias, los cambios que quieres en tu vida. A mí me gusta decir que es despertar el efecto placebo: a tu subconsciente le dices que eres o actúas de una determinada forma (realmente es cómo te gustaría ser), y gradualmente acabas siendo de esa manera, y te atreves a hacer cosas que antes te provocaban pánico o ataques de ansiedad.
   Imaginad que queréis escribir una novela, pero no os sentís capaces. Pues gracias al coaching, sabréis cómo lograrlo (qué pasos dar, y qué recursos tenéis), y con la PNL lograréis dar los pasos que hagan falta sin miedo.
   A mí el coaching y la PNL me han cambiado la vida, y los utilizo todos los días. Me gustan tanto que me he sacado tres títulos de la American Union of NLP —Sindicato Estadounidense de PNL— : Certified NLP Practitioner —Practicante de PNL Certificado—, Certified NLP Master Practitioner —Maestro Practicante de PNL Certificado—, y Certified Life Coach —Coach de Vida Certificado—.
   Lo mejor es que una vez que aprendéis estas técnicas y veis que funcionan, las podréis aplicar a cualquier faceta de la vida. No es que vayáis a conseguir todos vuestros sueños, pero sí vais a intentar lograrlos. Se acabó lo de "No lo intento porque no me atrevo".
   Además, el coaching y la PNL son dos herramientas excelentes no solo a nivel personal, sino que ayudan muchísimo para crear personajes de carne y hueso, y lograr que las historias tengan coherencia.
   Sinceramente, si queréis ser escritores esto me parece mucho más importante que leerse "El Quijote" o "El lazarillo de Tormes".

TESTIMONIOS 
Alumnos de la tercera edición (2016-2017)
Este curso de "escritura creativa" ha cambiado para bien, mi pensamiento sobre lo que era escribir. Yo me había quedado más con la palabra "creativa" que con "escritura", ahora terminado el curso me quedo con las palabras; trabajo, insistir y persistir, escribir y seguir escribiendo.
Ahora que tengo una base teórico-práctica, un espíritu más crítico a la hora de leer, un respeto mayor aún por el trabajo de todos mis compañeros escritores y una gran motivación decido seguir por el camino de la "escritura creativa" pero con los pies muy pegados a la tierra, el camino es largo y duro pero emocionante. 
Gema Gutiérrez (Cabezón de la Sal) 

Cuando me comentaron de la existencia de un curso de escritura creativa en Santander me surgieron muchas dudas. Quizá la más importante fue si iba a ser capaz de engancharme para desplazarme de Laredo hasta allí cada lunes, pero quedó despejada a los pocos días. Carlos consigue que los conocimientos que transmite vayan calando poco a poco. Para mí fueron importantes tres aspectos: la manera de explicar la teoría con muchos ejemplos, el hacernos practicar la escritura tanto en clase como en tareas en casa, y el excelente ambiente creado entre todas las personas que asistimos. Tener la posibilidad de sus leer relatos y criticarlos, que lean tus relatos y los critiquen, y el análisis detallado por parte de Carlos hacen que uno ya no lea las cosas desde una única perspectiva. Y eso es algo que acabada enriqueciéndote como persona, y como escritor. 
Marc Torrano (Laredo) 

Todos los cursos de escritura que había mirado eran sencillos, cortos y de poca duración, ninguno me llamaba especialmente la atención, hasta que me encontré con este curso. 
Le eché un ojo al blog, me gustó lo que las otras promociones habían hecho, no se trataba de escribir por escribir mientras te decían que usases la cabeza tú solo. 
Me encontré con un curso que enseñaba a relajarse, a pensar para sacar ideas, a pasar de escribir desde cuentos hasta novelas extensas, con una base tanto teórica como práctica, técnicas, recursos, moverse por el mundo editorial, como publicar... Lo necesario para poder animarse a querer ser un escritor profesional, cosa que ahora yo personalmente estoy intentando hacer gracias a este curso. A los que lean este comentario, les animo a que se apunten porque no se van a arrepentir, aunque no estarán en la mejor promoción, que fue en la que estuve yo con mis grandes compañeros jaja. 
Alejandro Alcalde (Santander) 

Siempre había tenido necesidad de plasmar mis historias en un papel, hasta que un día te conciencias de verdad, y empiezas a teclear, teclear y empiezas a tomar sentir que esto deja de ser un hobbie... entonces es que necesitas tener una base que te ayude crear tus historias... y eso es el curso, un comienzo para saber estructurar correctamente tus historias, corregir tus fallos y descubrir tu estilo.
Además la posibilidad que otras personas lean tus historias te da un plus, porque es la forma de aprender.
El curso de Carlos es ameno, didáctico y si lo exprimes bien su jugo una de las mejores experiencias para afrontar tu carrera literaria. 
María Pilar García Pantaleón (Santoña) 

Este curso me ha servido para complementar mis habilidades de escritura con nuevas herramientas y para orientar mi pasión por escribir desde la afición hacia la profesión. Además, me ha permitido conocer a otras personas con los que compartir intereses, quienes han sido críticos lectores de mis relatos durante todo el curso, así como buenos compañeros con los que seguiré en contacto. 
Rubén Campo (Santander) 

Sé que hay mucha controversia acerca de si un curso de escritura puede servirte o no para hacerte escritor.
Aunque ya lo sospechaba antes, después del curso, tengo definitivamente claro que la respuesta es: no.
Ningún curso puede sustituir al trabajo y la dedicación profesional necesaria para conseguir hacer de la escritura precisamente eso: tu profesión.
No obstante, un buen curso, que es el que imparte un buen profesor, te va a ayudar muchísimo en esta tarea, y va a facilitarte enormemente tu trabajo.
En este sentido, si el curso de Carlos del Río no lo logra, no imagino cuál puede hacerlo.
El curso es más que amplio: es completo. Trata absolutamente todos los temas y cuestiones con los que tendrás que lidiar si quieres, no solo que algún día lo que escribas tenga calidad (de contenido y también formal), sino también que sea leído por un grupo más numeroso que tu familia y amigos.
El curso todavía aporta, por si lo anterior fuera poco, un extra más, que es la oportunidad de que tus escritos sean analizados y comentados, además de por Carlos, por tus compañeros; personas con otros gustos y criterios que van a enriquecer el tuyo.
En fin, que me siento muy afortunado de haber dado con este curso y de haber tenido estos compañeros. 
José E. del Olmo (Santander) 

Este curso me sorprendió para bien. Carlos intenta enseñar cosas tan básicas de la escritura que nadie pensaría que faltasen en ningún curso, y sin embargo lo hacen. Es gracias a él que me he dado cuenta de estas pequeñas cosas que, aún siendo tan esenciales, en general pasan por alto dando por sentado que debes aprenderlas por tu cuenta, y no es así.  Al igual que a ningún matemático se le ocurriría hacer integrales sin saber antes sumar, a ningún escritor se le debería ocurrir escribir una novela sin haber aprendido estas bases primero. 
Pero el curso de Carlos enseña más que eso, enseña a motivarse y persistir, ya que hay que ser verdaderamente persistente si uno quiere dedicarse a la escritura. Esta era quizás la parte de la que personalmente más carecía, pero tras este curso y los consejos de Carlos he salido con ganas renovadas de escribir y escribir y seguir escribiendo. 
Rocío Solares (Mortera de Piélagos)
 
Gracias Carlos por tu entusiasmo contagioso cuando se trata de escribir.    
    De tus clases he aprendido mucho, pero lo que mejor me has trasmitido son tres motivos para continuar escribiendo:
Alumnos de la segunda edición (2015-2016)
1— Una persona que quiere contar historias y que otros las lean ha de activar su imaginación cada día, esto sólo se consigue trabajando y con esfuerzo diario.
        2— La inspiración no se presenta a ráfagas, es fruto de la dedicación continuada.
    3— Escribir historias es maravilloso, pero hemos de flexibilizar nuestros prejuicios si queremos superar nuestros miedos y ser honestos con lo que expresamos.
   Gracias por tu dedicación, ni un sólo día has faltado a tus clases.

   Un abrazo.
Marta González (Santander)
 
Sabes que algo funciona, cuando deseas que no acabe. Eso es lo que me ha pasado con el curso de escritura creativa de Carlos del Río, que me hubiese gustado que no terminase, seguir acudiendo cada lunes para escuchar y participar en las clases, escribir pequeños textos aplicando las técnicas que íbamos aprendiendo y relatos más largos donde semana a semana se hacía evidente la mejoría de todos los que seguíamos el curso. Desde la primera clase donde descubrimos que sacar ideas sobre las que escribir no es tan difícil, hasta la última, en la que nos instruyó sobre cómo enfrentarnos al siempre complicado mundo de las editoriales, Carlos nos ha ido desgranando, semana a semana y de forma inmejorable todas las herramientas necesarias para que al terminar el curso seamos capaces de poder escribir hermosas historias. El curso ha cubierto con creces mis expectativas y ahora me siento con fuerzas de poder enfrentarme a lo que ha sido siempre un deseo, escribir mis novelas, eso sí, y también es algo que Carlos nos ha enseñado, si queremos ver algún día un libro nuestro en los escaparates de una librería y sentirnos de verdad escritores, solo nos queda trabajar y trabajar. Gracias Carlos, hoy puedo decir que me siento un poco más escritor que cuando comencé el curso.
Gabriel González Sopelana (Santander)
 
Gracias a este curso he reafirmado mi pasión por la lectura y por la escritura. He aprendido cosas que nunca pensé que podría llegar a aprender y nunca nadie me podría llegar a enseñar. Después de estos nueve meses, me he dado cuenta de que he cogido más soltura a la hora de abrir un Word y ponerme a escribir. Al final, lo único que cuenta es escribir, porque escribiendo es cómo se mejora.
Claudia Fernández (Santander)

Es un taller donde el profesor transmite a los alumnos que el mundo de la creación literaria es asequible para todo el mundo que tenga ganas y entusiasmo y en el que te puedes profesionalizar gracias a los conocimientos que adquirimos a lo largo del curso y con mucha dedicación al finalizarlo. 
   Su metodología me ha gustado mucho porque te va introduciendo poco a poco al complejo mundo de personajes, subtemas, temas… logrando interiorizarlo, y descubriendo cuál es tu estilo, tu voz.
Estrella Jiménez (Santander)

Un curso que te ayuda a descubrir de una manera amena y práctica las claves fundamentales para encauzar la pasión por las palabras hacia el objetivo de ser escritor. La oportunidad de compartir reflexiones con quienes poseen la misma inquietud por la literatura convierte las clases en un regalo semanal en el que la rutina queda suspendida para dar paso al disfrute. Muy recomendable para quienes busquen forjar, pulir o afinar su voz escrita logrando que las tramas fluyan con naturalidad y consigan atrapar al lector. Capítulo especial para esa propina en forma de coaching motivacional que ayuda a afrontar las inevitables crisis creativas con determinación y acierto.
Javier González (Laredo)

Valoro muy positivamente el taller de escritura al que he asistido durante el curso 2015-16. El profesor Carlos ha preparado las clases con mucho rigor y completado sus explicaciones con una amplia bibliografía. Ha propiciado un ambiente en el aula activo y dinámico y ha conseguido que los alumnos empatizaran entre ellos. Recomiendo los talleres de escritura de Carlos del Río.
Salomé Pérez (Santander)

El curso de Carlos del Río me ha descubierto que la escritura creativa puede cambiarte la vida, porque su aprendizaje es una práctica continua y emocionante; una especie de vicio que se convierte en aventura introspectiva, aunque nunca libre de esfuerzo.
   Carlos es un buen coach y, lo que es mejor, me ha enseñado a serlo de mí misma, dándome herramientas para ser más capaz y “crecer”. Su propia experiencia como escritor y su formación en técnicas de programación neurolingüística, me ha permitido un aprendizaje integrador de modo que, pensar y escribir historias, ya es posible. ¡Gracias, Carlos!
María Luz Quiroga (Santander)

El curso de escritura creativa que imparte Carlos del Río va más allá de la práctica exclusiva de ejercicios de técnica narrativa o de estilo, este escritor nos facilita el camino para descubrir y potenciar el factor humano, eso que hace que uno se sienta escritor y no un aficionado a la escritura. Aunque éramos un grupo heterogéneo, supo llevar nuestro itinerario individual y nunca me sentí censurado, al contrario, nos puso alas.
Gustavo Merino (Santander)

El curso de escritura de Carlos del Río, además de enseñarme técnicas para escribir, me ha servido para aprender que los sueños se pueden conseguir y que mientras estás trabajando para hacerlos realidad, puedes disfrutar de los pequeños logros que vas consiguiendo cada día. Lo que más me ha gustado es que Carlos en sus clases, ha combinado teoría, con ejercicios prácticos y técnicas de coaching y motivación. En definitiva, el curso me ha parecido muy ameno, educativo, y estimulante, tanto para mejorar en la escritura, como para lograr tus propósitos en la vida personal.
Pilar Lorenzo (Nestares)

Los seis meses del curso se me han pasado volando, demasiado rápidos, con un profesor bien preparado, que disfruta con las clases. Hemos tocado muchas cosas, combinando diversos métodos. Cada día nos sorprendía con algún enfoque distinto, haciéndolo todo más ameno. (Que conste que escribir no es árido).
   Ha combinado perfectamente la parte teórica con la práctica: ¡buff... la de relatos que he tenido que escribir, jajaja! Incluso ha hecho coaching. Ahora tengo herramientas que no conocía. Y muchos deberes pendientes: llegar a ser una escritora con una calidad aceptable. Da igual que publique o no, que mis obras sean más o menos conocidas, pero conseguiré hacer algo decente.
   Lástima que se haya acabado: echaré de menos sobre todo, la corrección de relatos. Conocer tus puntos fuertes y los débiles... el trabajar la gramática, las explicaciones tan claras y hasta los ejercicios tipo coach para conocerme.
Mercedes Rodríguez (Santander).

Para mí, ha sido importante, porque me ha hecho empezar y descubrir que puedo, algo que antes del comienzo del curso no cría posible, es la primera vez que tomaba contacto con esta actividad y gracias a tu paciencia y buen hacer, ha sido posible. Animo a otras personas que estén interesadas, que prueben, tu persona y tu experiencia ayuda mucho. Gracias sinceras.
Josefina Bedia (Santander)

¿A qué esperáis para apuntaros?

"ATRÉVETE A SER ESCRITOR" Y "VIVIR SOÑANDO" EN OFERTA

Atrévete a ser escritor, de Carlos del RíoPara celebrar el fenómeno de la autopublicación, Amazon  ha organizado este octubre el Mes Indie. Para ello, ha seleccionado unos libros digitales y los ha rebajado hasta un 80% en los Amazon de España, Estados Unidos y México, y entre ellos están dos de los míos: "Atrévete a ser escritor", el long seller para aprender a escribir ficción que lleva más de 3 años seguidos entre los 100 más vendidos y que está a punto de alcanzar los 1.000 ejemplares vendidos, y "Vivir soñando", una colección de siete relatos para sentirse bien, y que de momento es lo único de ficción mío disponible. Si queréis saber cómo escribo ficción, ahí lo tenéis. Aprovechad, que a menos que me seleccione Amazon en sus promociones, o la oferta que hago cuando los publico, soy un rata y nunca hago descuentos.

     Os dejo los enlaces:


Vivir soñando, de Carlos del Río
   España:
     "Vivir soñando"

     Estados Unidos:
     "Vivir soñando"

     México:
     "Vivir soñando"

VIDA DE ESCRITOR: LA IMPORTANCIA DE UN BUEN RESUMEN Y UNA BUENA PORTADA

Vivir soñando, de Carlos del Río
Nueva portada
Dicen que nunca hay que juzgar un libro por su portada. Si se refieren a las personas, tienen razón, pero con los libros, ya pueden decir misa: más te vale tener una buena portada si quieres vender. Y un buen resumen. Ambos enfocados a tu público potencial. Aunque inconscientemente sabía esto, y fui mejorando esos elementos libro a libro, no fui realmente consciente de ello hasta este verano.
            Si quieres tener una carrera literaria, es fundamental que tus libros no se queden descatalogados (ahora se puede lograr con el libro digital y la impresión bajo demanda) y que se sigan vendiendo. Que estén disponibles, pero que no se vendan, es igual que si se quedaran descatalogados. La venta de cada libro te da poco dinero, pero sumando ventas aquí y allá, ese poquito va sumando y creciendo.
Mi colección de cuentos “Vivir soñando” nunca se vendió bien. Al principio tuvo un pequeño goteo de ventas (creo que el 90% vino de familiares y amigos… y de libros que se compraban mis padres sin decírmelo para regárselos a familiares y amigos suyos), luego se paró; cuando publiqué “Atrévete a ser escritor”, hubo otro pequeño goteo, de gente a la que le había gustado mi libro y por curiosidad se compraba mis cuentos. Pero llevaba meses sin vender ni un solo ejemplar.
            Al ser mi primer libro, de unos cuentos que había escrito entre 2009 y 2012, siempre me quedaba la duda de que no estuvieran bien, a pesar de que los comentarios en Amazon eran muy positivos. Incluso cuando les hablaba a mis alumnos de mis libros, de este lo hacía con la boca pequeña, como si sintiera vergüenza por sugerir que se lo podían comprar.
            Y la portada, que había hecho yo (es lo que hay si tienes presupuesto cero para publicar), nunca me acabó de gustar. Jamás llamaría a atención para echarle un vistazo.
Pero este verano me sucedieron dos cosas que me hicieron replantearme la estrategia de marketing para ese libro.

MEJOR PORTADA
Cuando me llegó el ejemplar de prueba de “La aventura de ser escritor”, quedé un día con un amigo que me había dado sugerencias para mejorar la portada. Se lo enseñé, para que viera cómo quedaba impreso, y se quedó alucinado. Me preguntó si Amazon había mejorado el sistema de impresión desde que publiqué “Vivir soñando” (él fue uno de los que se lo compró), porque tenía una calidad exactamente igual a la de un libro editado por una editorial. Le dije que no, pero inmediatamente pensé que lo que pasaba es que la portada de “La aventura de ser escritor” era muchísimo mejor (también hecha por mí. Es lo que pasa cuando sigues teniendo presupuesto cero para publicar, que acabas siendo un diseñador de portadas decente).
Antes y después
            Eso me dio que pensar; tal vez debería cambiar la portada de “Vivir soñando” para que resultara más atractiva. Ahora, gracias a la práctica, sabría mejorarla sin problemas, pero aún no estaba convencido de que los cuentos estuvieran bien. Me daba miedo volverlos a leer y descubrir que eran amateurs.
            Sí, me encontraba en una situación que no tenía ni pies ni cabeza: por una parte, quería que mis cuentos se vendieran, pero por otra tenía miedo de que no tuvieran calidad suficiente, y en vez de hacer algo tan sencillo como comprobar si estaban bien, dejaba que el tiempo pasara sin hacer nada.
            Demencial.
            El otro acontecimiento vino justo después de terminar “La aventura de ser escritor”. Cada vez que publicas un nuevo libro, ese será el que posiblemente mejores ventas tenga, pero se va a producir el efecto cascada: las ventas de tus otros libros van a subir porque habrá gente que te descubra y querrá comprarse más libros tuyos. Así que tenía que estar preparado para esa cascada.
            Tener el Word 2016 me ha simplificado mucho las cosas, tanto para maquetar el libro en papel como para hacer el Kindle (antes tenía un Word del pleistoceno, y era un infierno crear un Kindle con él, y las sangrías no quedaban bien del todo). Así que decidí que haría unas nuevas versiones digitales de mis dos libros anteriores.
            Cuando estaba con “Vivir soñando”, me puse a leer pasajes… y volví a enamorarme de esos cuentos. Eran tiernos y divertidos, y nada amateurs. Cuando los publiqué, ya llevaba cuatro años escribiendo, había escrito una novela entre medias, y los había retocado justo antes de publicarlos. A este libro tenía que darle nueva vida: había llegado el momento de cambiar de portada.
            A un nivel personal, me sorprendió cómo habían surgido tan pronto los temas que me gustan, y que se repiten en mi ficción. Y observaba feliz cómo ha cambiado mi vida a mejor desde entonces: en mi ficción, disfrazadas, se filtraban mis frustraciones, cosas que me gustaría hacer pero no me atrevía, y que ahora hago sin problemas.
Atrévete a ser escritor y La aventura de ser escritor, de Carlos del Río

            Una vez que tienes identificados los elementos que definen tu libro (aparte de en la trama, piensa en las emociones que transmite y el tono que tiene), tienes que diseñar una portada que sugieran esas emociones. Yo, por ejemplo, no quería que mis libros para escritores dieran una imagen de seriedad, de peñazo tipo manual de gramática o (escalofríos, escalofríos) libro de texto de Lengua y Literatura, sino de algo mágico y divertido, que es lo que para mí es escribir ficción. Y, además, están escritos en un tono bastante coloquial. Creo que sus portadas reflejan eso.
            Para “Vivir soñando”, fui a DepositPhotos y busqué “sueños”. Quería una foto o ilustración que cubriera toda la portada, para que no quedara el título arriba, una foto a la mitad, y mi nombre abajo. Encontré ese dibujo, que me gustó mucho, y lo adapté al tamaño del libro. Quería que apareciera una chica, porque la mayoría de los cuentos están protagonizados por mujeres, y aunque no refleja el humor que tiene, sí transmite calma. Cada vez que la veo, pienso que representa a alguna de esas chicas.
Entonces se me ocurrió que necesitaba un pequeño eslogan. Si simplemente decía que eran relatos (relato y cuento son sinónimos, pero mucha gente piensa automáticamente en cuentos infantiles si les dices la palabra cuento), esa portada no atraería a nadie. “¿Relatos de Carlos del Río? ¿Y ese quién es?”. Pensé que eran cuentos optimistas, entrañables y simpáticos (hay una excepción con un cuento triste, pero incluso ese tiene partes con humor y mucha sensibilidad). Así que se me ocurrió que eran siete relatos para sentirse bien, y ese se convirtió en su eslogan. 

VENDE EL CONTENIDO
Cuando publiqué “Vivir soñando” a finales de 2012 pensaba que mi mayor escaparate sería mi blog: la gente me conocería por mi rincón, y entonces se compraría mi libro. Resulta que mi mayor escaparate es Amazon, y mucha gente que no me conoce, compra allí mis libros.
            Esto me llevó a escribir un resumen pésimo. Me centraba en mí y en mi blog, en lo frustrado que me sentía antes de ponerme a escribir, y apenas hablaba de los cuentos. No era nada atractivo. No decía de qué iban o qué les iba a hacer sentir a los lectores, simplemente que eran cuentos de ficción general.
            No sé, es como si vas a un restaurante y te dicen que los segundos son segundos platos y se quedan callados.
            A la hora es escribir un resumen no tienes que pensar en ti, a menos que seas super famoso, y me refiero a fama tamaño Stephen King o J.K. Rowling, sino en tu público objetivo. ¿Por qué crees que les gustará tu libro? ¿De qué va? ¿Qué les va a hacer sentir? 
           Una buena fórmula para resumir la trama en pocas palabras es presentar al protagonista, con un poco de caracterización, y el conflicto que le hace reaccionar al principio. Si no es ficción contemporánea, hay que indicar la época y el lugar donde se desarrolla.
            Con eso en mente, escribí el siguiente resumen. Desaparecía yo por completo, y tomaban protagonismo las emociones que transmitían y los cuentos en sí.

Vivir soñando, en el puesto 31 de Amazon
Ranking del 6 de septiembre de 2017
Vivir soñando es una colección de siete relatos para sentirse bien, con humor, ternura y emoción, que tratan de la amistad, del amor, de aprovechar la vida y de lo que es ser humano. Contiene, además, siete comentarios para aprender a escribir ficción.
“La cabeza en las nubes”: La hondureña Carolina vino a España buscando una vida mejor para ella y su hijo Albeiro, quien se quedó en Honduras, pero la realidad es muy distinta de lo que ella tenía pensado. El único que la hace feliz en su nuevo país es su novio José Ernesto, pero el chico le viene con cada ocurrencia… y ahora se le ha ocurrido la más demencial de todas.
“Tarántulas de cinco patas”: Una chica de veintitrés años acaba de llegar a la ciudad, y para socializarse, decide apuntarse a un taller de pintura. Para su horror, el profesor es un pedante con el ego hinchado que no sabe explicar, y aunque lo pasa muy mal en las clases, estas inesperadamente, y de soslayo, la ayudarán, aunque no sea a dibujar.
“Una terraza a las orillas del Sena”: Luisa es una mujer de mediana edad que siente que no está aprovechando del todo la vida. Para sorpresa de Manolo, su marido, y su hijo adolescente Sergio, decide apuntarse a unas clases de francés, recuperando una vieja pasión por ese idioma. Sin que la familia se lo espere, esas clases les cambiarán a todos.
“Voces en la granja”: Aunque parece un día como otro cualquiera, no lo es. Al amanecer Pedro se levanta para atender a los animales de su granja, esperando una jornada sin sobresaltos, pero cuando va a ordeñar a la vaca Jacinta, puede entender lo que la vaca le dice.
“Magia”: En un microrrelato de menos de 250 palabras, un niño descubrirá fascinado un lugar real mágico.
“El club de ajedrez”: Julián se acaba de jubilar y le pide a su mujer Luisa que adelante su jubilación, para poder estar más tiempo juntos. Luisa no quiere, así que Julián se apunta al club de ajedrez del barrio, aunque siempre añora tener a Luisa a su lado.
“Nobleza baturra”: Es un cuento largo que repasa la amistad entre Sofía y Angelines, dos ancianas que llevan siendo amigas desde la infancia, a pesar de que su primer encuentro, cuando coincidieron en un cine para ver la película de Imperio Argentina Nobleza baturra, fue un desastre. Las mujeres rememorarán su vida, y Sofía, con ayuda de Angelines, hará algo que no se atrevió a hacer decenios atrás. 

            Y parece que el cambio ha funcionado. Después de meses sin vender nada, “Vivir soñando” subió hasta el número 31 en la categoría de cuentos. Si veis que vuestros libros no se venden, probad otras alternativas, que posiblemente les deis nueva vida.

Siguiente artículo: Domingo 5 de noviembre
Anterior artículo: "La aventura de ser escritor" ya está aquí
           
© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.