¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

sábado, 24 de septiembre de 2016

El principito [10]

Portada francesa de El principito de Antoine de Saint-Exupéry
ARCHIVO: publicada originariamente el 27 de abril de 2011
NOVELA CORTA
Le petit prince
(Francia, 1943, 109 páginas)
Antoine de Saint-Exupéry

Un año antes de su muerte en su avión, durante la Segunda Guerra Mundial, Antoine de Saint-Exupéry publicó una novelita que anularía toda su producción literaria anterior y que con el tiempo se convertiría en una obra mítica: “El principito”.
   Según la Wikipedia, “El principito” está traducida a más de 190 idiomas y lleva vendidos más de 80 millones de ejemplares. Y en una encuesta del diario “Le monde” en 1999, los lectores la eligieron como la 4ª mejor obra del siglo XX. Uno lamenta que Saint-Exupéry no dejara la aviación en 1943 y se dedicara a la escritura a tiempo completo a partir de entonces.
   Aparte de tantos datos positivos, “El principito” debe de ser uno de los libros peor entendidos de la historia. Si no, ¿cómo es posible que se siga pensando que es un cuento infantil? Supongo que los adultos que piensan así han crecido demasiado y no se acuerdan de lo que era ser niño o están muy ocupados con otras cosas para darse cuenta de lo que tienen delante de sus narices.
   O directamente no se lo han leído, pero como se supone que es para niños, simplemente porque tiene poca letra y muchos dibujos y todos los padres y profesores hacen lo mismo, se lo encasquetan a los niños.
   ¿Para qué pensar por uno mismo si es más cómodo seguir a la masa sin reflexionar?
   Sólo veo una manera en la que esté justificado que un niño lea “El principito”: con un adulto al lado que le explique todo el subtexto que tiene. Pero para eso el adulto debe entender el subtexto. Porque “El principito” por encima no vale gran cosa, pero por debajo es maravilloso.
   Un aviador se estrella en el Desierto del Sáhara y mientras intenta arreglar su avión, descubre que un niño ha aparecido a su lado. El niño asegura ser un principito de un planeta desconocido. El principito le relata sus viajes hasta llegar a la Tierra, y cómo gracias a ellos, sabe valorar las cosas fundamentales de la vida, algo que también aprenderá el aviador tras su encuentro con el niño.
    De Saint-Exupéry en el primer capítulo ya muestra una declaración de principios. El aviador, de niño, dibujó una boa constrictor que se había comido un elefante, y al enseñárselo a los adultos, todos pensaban que se trataba de un sombrero. Por eso le aconsejaron, cuando tenía 6 años, que dejara la pintura y se centrara en la geografía, la historia, la aritmética y la gramática (lo que provocó que de adulto no supiera dibujar bien).
   Ya de adulto, el aviador seguía mostrando el dibujo a otros adultos, pero ninguno veía una boa constrictor con un elefante en el interior y todos veían un sombrero. En ese momento, cuando le demostraban que no tenían imaginación, decidía ponerse a su altura y a hablar de bridge, golf, política y corbatas. Entonces los adultos se alegran de haber encontrado a un adulto tan sensato.
   A lo largo de la novelita, De Saint-Exupéry va descubriendo actitudes de los adultos que no tienen ningún sentido, pero que están tan asentadas que nadie se las plantea.
   Al turco que descubrió el asteroide del principito en 1909 nadie le hizo caso por llevar ropa tradicional turca, y hasta que no se vistió de occidental, en 1920, no pudo demostrar su existencia.
   En sus viajes interplanetarios, el principito se encuentra a varios personajes que no entiende. El monarca absoluto que sólo quiere dar órdenes, aunque sean ridículas; el engreído que sólo busca la admiración, aunque no tenga ningún valor; el borracho que bebe para olvidar que se avergüenza de beber; el hombre de negocios, obsesionado por poseer estrellas que nunca podrás disfrutar; el farolero que sigue a rajatabla órdenes descabelladas; el geógrafo ofuscado con registrar cosas permanentes, despreciando lo efímero, sin conocer nada del mundo porque no ha abandonado su escritorio. Gente, en fin, que es incapaz de disfrutar de la vida.
   Ya en la Tierra (el narrador deja claro que está llena de personas como los habitantes de los otros planetas), el principito descubre la obsesión que tienen los adultos por la prisa: los trenes, en los que sólo los niños observan el paisaje, y el hombre que inventa una pastilla para quitar la sed y así ahorrar a los adultos 53 minutos a la semana (tiempo que emplearía el principito para ir muy lentamente a una fuente).
   A medida que avanza en su viaje, el principito se da cuenta de que lo importante son las acciones, no las palabras, y que lo esencial es invisible para el ojo; y se percata de lo imprescindibles que son los lazos de amistad para ser feliz: incluso algo tan nimio como sacar agua de un pozo se convierte en un acto especial por la compañía que tienes y lo que ha supuesto llegar hasta allí.
   Querido Antoine de Saint-Exupéry: ya hace casi 70 años que escribiste esta obra maestra; desgraciadamente el mundo de los adultos no ha cambiado un ápice (y lo de la prisa ha empeorado).
   Ayer por la noche, cuando acabé “El principito”, salí al jardín a mirar las estrellas. Me di cuenta que hacía demasiado tiempo que no observaba el cielo. 

CURSO DE ESCRITURA CREATIVA EN SANTANDER

El próximo 3 de octubre dará comienzo la siguiente edición de mi curso de escritura creativa. Son los lunes de 18.00 a 21.00 en el Enclave Pronillo (C/ General Dávila, 129A), y dura de octubre a junio. Sin ningún compromiso de permanencia. Aunque lo llamo de escritura creativa, realmente es un curso para ser novelista y escritor de cuentos, así que si queréis ganaros la vida escribiendo libros de ficción, ya sabéis dónde apuntaros. Y si tenéis curiosidad por saber si esto de la escritura es para vosotros, también. Son 40€ al mes.
   Para inscribirse, o más información, escribidme a carlos@elrincondecarlosdelrio.com. Solo hay 12 plazas disponibles, a partir de 15 años. Os iré aceptando por riguroso orden de llegada, hasta llenar el cupo. Las anteriores ediciones tuvieron lista de espera, así que ¡corred!
   Esta es la tercera edición del curso, y ya el trabajo de mis alumnos ya está dando frutos. María Luz Quiroja tiene un cuento publicado en la "II Antología de Relato Breve Contemporáneo", Gabriel González Sopelana está trabajando en su primera novela, y lleva 34.000 palabras escritas, Estrella Jiménez va a comenzar su primera novela este mes, y Mercedes Rodríguez está terminando una colección de cuentos que venderá en Amazon.
   Mis cursos son eminentemente prácticos, así que vais a escribir vuestras propias historias desde el primer día. Nada de estar mirándonos el ombligo mientras comentamos lo geniales que eran los autores clásicos, que eso no sirve para aprender a ser escritor.
   En las clases os explicaré algo de teoría de narrativa, y os pondré ejercicios para que la practiquéis en ese momento, y luego los pondremos en común. Y como para ser escritor es fundamental tener una rutina diaria, tendréis que escribir un cuento en casa todos los meses, y luego los corregiremos en clase. Mis antiguos alumnos reconocen que con esas correcciones ha sido con lo que más han aprendido; no se dan cuenta, pero han aprendido por las correcciones y porque han estado escribiendo cuentos continuamente durante seis meses.
   Los primeros meses los dedicaremos a que sepáis identificar ideas que os gusten, y a construir historias que sean interesantes y tengan lógica. En los siguientes nos detendremos en cuestiones de estilo, y veremos trucos para que las escenas brillen, y varios aspectos técnicos (punto de vista, descripción, documentación); y en la última parte descubriremos cómo funciona el mundo editorial y cómo se puede ganar uno la vida como escritor.
   Al finalizar el curso, recibiréis un diploma acreditativo y ya conoceréis todas las herramientas necesarias para saber escribir ficción, y tendréis al menos una idea, parcialmente desarrollada, para escribir vuestra primera novela.

COACHING Y PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜISTICA
Me he dado cuenta de que el mayor problema que tiene la gente que empieza a escribir es la falta de seguridad en sí misma, así que he decidido añadir al curso un poco de coaching y de programación neurolingüística.
   ¿Y qué son esas cosas que suenan tan raro?
   En su nivel más básico, el coaching es tener un entrenador personal: alguien que te motiva para seguir adelante, y que te va sugiriendo cómo hacerlo, y al que tienes que demostrar que estás haciendo el trabajo requerido. En ese sentido, incluso cuando estéis desesperados y con ganas de tirar la toalla porque os creéis que tenéis el talento literario de una marmota, os voy a decir que sigáis adelante y adelante y adelante, hasta que lo logréis. (Yo soy de los que dice "Me quitarán el teclado de mis manos muertas", así que nada de abandonar.)
   Pero el coaching también es un sistema que te permite alcanzar tus objetivos reconociendo tu forma de pensar, tus sentimientos, tu forma de comportarte, y lo más importante, cuáles son tus puntos fuertes (normalmente valemos más de lo que nos creemos), y qué saboteadores ocultos arrastras contigo que te limitan. Una vez que los identificas, dejan de tener poder y cambias.
   Y la programación neurolingüística (PNL) es un sistema que te ayuda a motivarte y llevar a la práctica, sin angustias, los cambios que quieres en tu vida. A mí me gusta decir que es despertar el efecto placebo: a tu subconsciente le dices que eres o actúas de una determinada forma (realmente es cómo te gustaría ser), y gradualmente acabas siendo de esa manera, y te atreves a hacer cosas que antes te provocaban pánico o ataques de ansiedad.
   Imaginad que queréis escribir una novela, pero no os sentís capaces. Pues gracias al coaching, sabréis cómo lograrlo (qué pasos dar, y qué recursos tenéis), y con la PNL lograréis dar los pasos que hagan falta sin miedo.
   A mí el coaching y la PNL me han cambiado la vida, y los utilizo todos los días. Me gustan tanto que me he sacado tres títulos de la American Union of NLP —Sindicato Estadounidense de PNL— : Certified NLP Practitioner —Practicante de PNL Certificado—, Certified NLP Master Practitioner —Maestro Practicante de PNL Certificado—, y Certified Life Coach —Entrenador de Vida Certificado—.
   Lo mejor es que una vez que aprendéis estas técnicas y veis que funcionan, las podréis aplicar a cualquier faceta de la vida. No es que vayáis a conseguir todos vuestros sueños, pero sí vais a intentar lograrlos. Se acabó lo de "No lo intento porque no me atrevo".
   Además, el coaching y la PNL son dos herramientas excelentes no solo a nivel personal, sino que ayudan muchísimo para crear personajes de carne y hueso, y lograr que las historias tengan coherencia.
   Sinceramente, si queréis ser escritores esto me parece mucho más importante que leerse "El Quijote" o "El lazarillo de Tormes".

TESTIMONIOS
Alumnos de la segunda promoción (2015-2016)
Gracias Carlos por tu entusiasmo contagioso cuando se trata de escribir.    
    De tus clases he aprendido mucho, pero lo que mejor me has trasmitido son tres motivos para continuar escribiendo:
   1— Una persona que quiere contar historias y que otros las lean ha de activar su imaginación cada día, esto sólo se consigue trabajando y con esfuerzo diario.
   2— La inspiración no se presenta a ráfagas, es fruto de la dedicación continuada.
   3— Escribir historias es maravilloso, pero hemos de flexibilizar nuestros prejuicios si queremos superar nuestros miedos y ser honestos con lo que expresamos.
   Gracias por tu dedicación, ni un sólo día has faltado a tus clases.
   Un abrazo.
Marta González (Santander)
 
Sabes que algo funciona, cuando deseas que no acabe. Eso es lo que me ha pasado con el curso de escritura creativa de Carlos del Río, que me hubiese gustado que no terminase, seguir acudiendo cada lunes para escuchar y participar en las clases, escribir pequeños textos aplicando las técnicas que íbamos aprendiendo y relatos más largos donde semana a semana se hacía evidente la mejoría de todos los que seguíamos el curso. Desde la primera clase donde descubrimos que sacar ideas sobre las que escribir no es tan difícil, hasta la última, en la que nos instruyó sobre cómo enfrentarnos al siempre complicado mundo de las editoriales, Carlos nos ha ido desgranando, semana a semana y de forma inmejorable todas las herramientas necesarias para que al terminar el curso seamos capaces de poder escribir hermosas historias. El curso ha cubierto con creces mis expectativas y ahora me siento con fuerzas de poder enfrentarme a lo que ha sido siempre un deseo, escribir mis novelas, eso sí, y también es algo que Carlos nos ha enseñado, si queremos ver algún día un libro nuestro en los escaparates de una librería y sentirnos de verdad escritores, solo nos queda trabajar y trabajar. Gracias Carlos, hoy puedo decir que me siento un poco más escritor que cuando comencé el curso.
Gabriel González Sopelana (Santander)
 
Gracias a este curso he reafirmado mi pasión por la lectura y por la escritura. He aprendido cosas que nunca pensé que podría llegar a aprender y nunca nadie me podría llegar a enseñar. Después de estos nueve meses, me he dado cuenta de que he cogido más soltura a la hora de abrir un Word y ponerme a escribir. Al final, lo único que cuenta es escribir, porque escribiendo es cómo se mejora.
Claudia Fernández (Santander)

Es un taller donde el profesor transmite a los alumnos que el mundo de la creación literaria es asequible para todo el mundo que tenga ganas y entusiasmo y en el que te puedes profesionalizar gracias a los conocimientos que adquirimos a lo largo del curso y con mucha dedicación al finalizarlo. 
   Su metodología me ha gustado mucho porque te va introduciendo poco a poco al complejo mundo de personajes, subtemas, temas… logrando interiorizarlo, y descubriendo cuál es tu estilo, tu voz.
Estrella Jiménez (Santander)

Un curso que te ayuda a descubrir de una manera amena y práctica las claves fundamentales para encauzar la pasión por las palabras hacia el objetivo de ser escritor. La oportunidad de compartir reflexiones con quienes poseen la misma inquietud por la literatura convierte las clases en un regalo semanal en el que la rutina queda suspendida para dar paso al disfrute. Muy recomendable para quienes busquen forjar, pulir o afinar su voz escrita logrando que las tramas fluyan con naturalidad y consigan atrapar al lector. Capítulo especial para esa propina en forma de coaching motivacional que ayuda a afrontar las inevitables crisis creativas con determinación y acierto.
Javier González (Laredo)

Valoro muy positivamente el taller de escritura al que he asistido durante el curso 2015-16. El profesor Carlos ha preparado las clases con mucho rigor y completado sus explicaciones con una amplia bibliografía. Ha propiciado un ambiente en el aula activo y dinámico y ha conseguido que los alumnos empatizaran entre ellos. Recomiendo los talleres de escritura de Carlos del Río.
Salomé Pérez (Santander)

El curso de Carlos del Río me ha descubierto que la escritura creativa puede cambiarte la vida, porque su aprendizaje es una práctica continua y emocionante; una especie de vicio que se convierte en aventura introspectiva, aunque nunca libre de esfuerzo.
   Carlos es un buen coach y, lo que es mejor, me ha enseñado a serlo de mí misma, dándome herramientas para ser más capaz y “crecer”. Su propia experiencia como escritor y su formación en técnicas de programación neurolingüística, me ha permitido un aprendizaje integrador de modo que, pensar y escribir historias, ya es posible. ¡Gracias, Carlos!
María Luz Quiroga (Santander)

El curso de escritura creativa que imparte Carlos del Río va más allá de la práctica exclusiva de ejercicios de técnica narrativa o de estilo, este escritor nos facilita el camino para descubrir y potenciar el factor humano, eso que hace que uno se sienta escritor y no un aficionado a la escritura. Aunque éramos un grupo heterogéneo, supo llevar nuestro itinerario individual y nunca me sentí censurado, al contrario, nos puso alas.
Gustavo Merino (Santander)

El curso de escritura de Carlos del Río, además de enseñarme técnicas para escribir, me ha servido para aprender que los sueños se pueden conseguir y que mientras estás trabajando para hacerlos realidad, puedes disfrutar de los pequeños logros que vas consiguiendo cada día. Lo que más me ha gustado es que Carlos en sus clases, ha combinado teoría, con ejercicios prácticos y técnicas de coaching y motivación. En definitiva, el curso me ha parecido muy ameno, educativo, y estimulante, tanto para mejorar en la escritura, como para lograr tus propósitos en la vida personal.
Pilar Lorenzo (Nestares)

Los seis meses del curso se me han pasado volando, demasiado rápidos, con un profesor bien preparado, que disfruta con las clases. Hemos tocado muchas cosas, combinando diversos métodos. Cada día nos sorprendía con algún enfoque distinto, haciéndolo todo más ameno. (Que conste que escribir no es árido).
   Ha combinado perfectamente la parte teórica con la práctica: ¡buff... la de relatos que he tenido que escribir, jajaja! Incluso ha hecho coaching. Ahora tengo herramientas que no conocía. Y muchos deberes pendientes: llegar a ser una escritora con una calidad aceptable. Da igual que publique o no, que mis obras sean más o menos conocidas, pero conseguiré hacer algo decente.
   Lástima que se haya acabado: echaré de menos sobre todo, la corrección de relatos. Conocer tus puntos fuertes y los débiles... el trabajar la gramática, las explicaciones tan claras y hasta los ejercicios tipo coach para conocerme.
Mercedes Rodríguez (Santander).

Para mí, ha sido importante, porque me ha hecho empezar y descubrir que puedo, algo que antes del comienzo del curso no cría posible, es la primera vez que tomaba contacto con esta actividad y gracias a tu paciencia y buen hacer, ha sido posible. Animo a otras personas que estén interesadas, que prueben, tu persona y tu experiencia ayuda mucho. Gracias sinceras.
Josefina Bedia (Santander)

¿A qué esperáis para apuntaros?
© 2006 - 2016. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.