¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Desde aquí escribo críticas de películas y novelas, cuénto como va la escritura de mi primera novela y doy consejos para aprender a escribir ficción. Si te apetece ver una película o leer un libro que yo he puesto mal ¡vete a verla o léelo! Que a mí no me guste no significa que a ti te parezca lo mismo. Las críticas son una opinión personal y no tienes por qué coincidir conmigo.
Gracias por dejarte caer por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

"¡Llega la segunda edición de 'El cine en tus manos'!"; "Sueño de invierno", de Nuri Bilge Ceylan; "Black Coal", de Diao Yinan; "¡Primera reseña de 'Atrévete a ser escritor'!"; "El hombre más buscado" (novela), de John le Carré; "La isla mínima", de Alberto Rodríguez; "El danza de la realidad", de Alejandro Jorodowsky; "The City" (novela), de Dean Koontz; "Cómo tener una carrera literaria" (Vida de escritor); "Un viaje de diez metros", de Lasse Hallström; "Cabaret" de Bob Fosse; "Sin noticias de Gurb" (novela corta), de Eduardo Mendoza; "El corredor del laberinto", de Wes Ball; "¡200.000 gracias!"; "El hombre más buscado", de Anton Corbijn; "El cadáver con lentes" (novela), de Dorothy L. Sayers.

lunes, 20 de octubre de 2014

¡LLEGA LA SEGUNDA EDICIÓN DE "EL CINE EN TUS MANOS"!

Para quienes no lo sepáis, "El cine en tus manos" es lo más parecido que hay a una escuela de cine en Cantabria, y es un proyecto que partió de Nacho Solana, y en el que trabajamos varios colaboradodes de la productora Burbuja Films y otras empresas. 
   El curso 2013-2014 fue la primera edición, y estamos tan contentos en el resultado, los profesores y los alumnos, que este año repetimos. Aquí os dejo un enlace con toda la información sobre el nuevo curso, que comenzará en noviembre.

  
   Yo daré el taller de Montaje de Imagen y Sonido con Álvaro de la Hoz, allá por la primavera. Así que si queréis dedicaros al cine, o simplemente saber cómo realmente se hacen las película, ya sabéis dónde apuntaros. 
   Aquí tenéis un vídeo promocional con antiguos alumnos. 



sábado, 18 de octubre de 2014

Sueño de invierno [7]

Poster original de Sueño de inviernoKış Uykusu
(Turquía, 2014, 196 min)
Dirección:
Nuri Bilge Ceylan
Guión:
Nuri Bilge Ceylan
Ebru Ceylan
Intérpretes:
Haluk Bilginer
Melisa Sözen
Demet Akbağ
Ayberk Pekcan
Tamer Levent
Nejat İşler 
IMDb

Nuri Bilge Ceylan posiblemente sea el cineasta turco más prestigioso de la actualidad, y tras rozar la Palma de Oro  de Cannes en dos ocasiones (ganó el Gran Premio del Jurado en 2002 y en 2011 con "Lejano" y "Érase una vez en Anatolia"), este año se hizo con ella con "Sueño de invierno".
   Aydin (Haluk Bilginer) es un antiguo actor que regenta un hotel en las montañas turcas, y con él viven su hermana Necla (Demet Akbağ) y su joven esposa Nihal (Melisa Sözen). Un día Aydin tiene que hacer frente a unos inquilinos que no pagan el alquiler de una casa que alquila, y al poco la apariencia de felicidad que tiene su familia se desquebraja.
   "Sueño de invierno" es bastante poco visual, y muchas veces parece más una obra de teatro que una película (no porque haya pocos exteriores, sino porque la mayoría de la información viene en diálogos, no en imágenes). Además, Ceylan se esmera muy poco por sacar partido de los interiores (hay muy pocos cambios de tiro de cámara, y apenas mueve a los actores cuando éstos se ponen a hablar). Y así y todo, en ningún momento de sus más de tres horas te aburres, porque todas las situaciones y conversaciones son muy interesantes.
   Resumidamente, la película cuenta cómo ese hombre y su familia son felices en ese hotel, pero entonces salen a la superficie resentimientos que llevaban guardándose durante mucho tiempo, y las relaciones entre los personajes se resienten. Sinceramente, descubrir todo lo que ocultaban los personajes es apasionante, porque Ceylan, como si fueran cebollas, les va quitando capas y capas, hasta que acaba mostrando sus interiores, dejando patente que la felicidad del principio era pura fachada. Pero el desarrollo de los acontecimientos no es bueno.
Melisa Sözen en Sueño de invierno
Melisa Sözen
   La película tiene dos grandes problemas. El primero es que las escenas individuales son excesivamente largas, y a veces te planta elementos que luego se te olvidan, porque no vuelve a hacer referencia a ellos en muchísimo tiempo, y porque están escondidos en minutos y minutos de una conversación. Y el segundo es que muchos elementos directamente no están plantados, y te los cuenta de palabra, incluso contradiciendo lo que has visto en imágenes.
   En la primera parte, la de la felicidad, las únicas notas discordantes es que la hermana le dice al protagonista que podría escribir algo más importante que unas columnas que nadie lee, y que la esposa está resentida porque no la apoya en sus causas sociales. Cuando empiezan a quebrarse las relaciones, a mí me desconcertaba que la hermana le dijera a su cuñada que estaba cansada de ellos (hablaba de ciertas miradas y tonos, y para mí era la primera noticia, porque jamás se había mostrado eso). Un poco más adelante, cuando el matrimonio se resentía, también toda la información era nueva para mí, porque no había visto nada de lo que se acusaban (lo ves en ese momento, pero no antes).
   Cuando se acerca el final, que es lo más endeble de la película, te das cuenta de que lo que siente la mujer por la familia pobre que no puede pagar el alquiler no está nada preparado, y por lo tanto, su visita resulta muy forzada.
   Ojo, que destripo el final.
   Al final, te cuesta muchísimo saber por qué el hombre cambia de opinión y no se va a Estambul (en ningún momento de la última hora ves que eche de menos a su mujer), y tiene muy poca fuerza que le pida perdón con una voz en off, en vez de en una escena.
   Y como pasa con varios elementos, saber que el protagonista está frustrado por no ponerse a escribir una historia del teatro turco está tan escondido (lo tienes que sonsacar por las conversaciones con el motorista y la hermana), que la última escena resulta poco emocionante.

jueves, 16 de octubre de 2014

Black Coal [5]

Poster original de Black CoalBai Ri Yan Huo
(China, 2014, 106 min)
Dirección y guión:
Diao Yinan
Intérpretes:
Liao Fan
Gwei Lun-Mei
Yu Ailei
Wang Xuebing
Wang Jingchun
Ni Jingyang
IMDb

En el pasado Festival de Berlín, la china "Black Coal" se hizo con el Oso de Oro y el Oso de Plata a Mejor Actor  (Liao Fan). Lo más sorprendente es que es una película de género: un film de misterio donde los protagonistas tienen que descubrir a un asesino. Sin embargo, por muy china que sea, por muchos premios prestigiosos que gane, y por mucho que encandile a la crítica, es confusa, poco coherente, y está mal contada, y por lo tanto, no es una buena película.
   En 1999 dos compañeros de policía (Liao Fan y Yu Ailei) investigan un caso en el que partes de un cuerpo humano aparecen en varias zonas de una provincia. Tras descubrir a la víctima, el caso se les va de las manos, y los expulsan de la policía. Cinco años después, los amigos deciden investigar por su cuenta a la viuda de la víctima (Gwei Lun-Mei), ya que parece estar relaciona con nuevas muertes, muy similares a la de 1999.
Liao Fan y Gwei Lun-Mei en Black Coal
Liao Fan y Gwei Lun-Mei
   Dejando de lado lo deliberadamente fea que es estéticamente, que es una opción del director (me sorprende que alguien pueda alabar su belleza estética, porque no tiene ninguna), "Black Coal" en parte está bien, y la verdad que cuanto llega la resolución del caso, éste es muy ingenioso, aunque sea un puro MacGuffin (nunca se explica por qué ocurrió la primera muerte), pero ¡Dios mío, qué desarrollo más malo y caprichoso!
   El comienzo en 1999 no está nada mal. Sigues la investigación con interés, y al final surge un tiroteo que parece que va a dejar el caso sin resolver. Entonces hay un salto de cinco años, y es cuando empieza la confusión y las incoherencias.
   Primero, te cuesta una barbaridad saber qué pasó con el caso, y qué ha sido de los policías, sobre todo porque la película se va por las ramas, y tardas unos cuantos minutos en volver a situarte. Luego es increíble la relación entre el ex-policía y la chica de la lavandería. Saben que es sospechosa, porque cada vez que un novio va a patinar sobre hielo con ella, éste acaba muerto. El protagonista no hace más que seguirla, y es tan poco sutil, que ella le dice que deje de hacerlo. Pero entonces, de buenas a primeras, él le invita a patinar, y ella accede. Esto es un guión muy poco trabajado.
   De repente el compañero, sin que sepas muy bien cómo ni por qué, sigue a un sospechoso que lleva unos patines. Y después, sin que tampoco sepas muy bien por qué (tiene que ver con un autobús, aunque el protagonista dice que se confundió, y aún así, dio con el sospechoso), el protagonista sigue la pista a ese hombre, quien aún sabiendo que le pueden estar siguiendo, decide llevar siempre a cuestas los patines, que son su arma homicida. Esto también es un guión muy poco trabajado.
   Luego la película entra en la tercera parte, donde hay unos giros muy interesantes, pero que llegan de una forma de torpe: unas cenizas que desde el principio podían haber acabado en el río, para no levantar ninguna sospecha. Esto también es un guión poco trabajado.

miércoles, 15 de octubre de 2014

¡PRIMERA RESEÑA DE "ATRÉVETE A SER ESCRITOR"!

Portada de Atrévete a ser escritor, de Carlos del Río
Lo que más nervioso me pone cuanto publico un libro es conocer la reacción de mis lectores (los críticos me dan bastante igual). Bueno, pues voy teniendo un goteo de opiniones, y ya estoy tranquilo, porque está gustando. Así que ya os confirmo que habrá más libros para escritores.
   Muchas gracias a Sina y a Pedro P. de Andrés (aquí tenéis su blog) por vuestros comentarios y puntuación en Amazon. Y muchas gracias a mi amigo Ivan Rúmar (su blog aquí) por escribirme diciendo que aunque solo llevaba dos capítulos, le estaban entrando unas ganas tremendas de volver a ponerse a escribir ficción.
   Y hoy acabo de descubrir una sorpresa muy agradable: la primera reseña de una bloguera y escritora que no conocía, Ana González Duque, quien recomienda mi libro, junto con otros, para aprender a escribir ficción.
   Aquí tenéis el enlace, a ver si estáis de acuerdo con ella.


   ¡Muchísima gracias Ana!

martes, 14 de octubre de 2014

El hombre más buscado [4]

Portada de El hombre más buscado, de John le CarréNOVELA
A Most Wanted Man
(Reino Unido, 2008, 340 páginas)
John le Carré   

Con "El hombre más buscado", de John le Carré, me ha pasado algo que nunca me había pasado: leerme una novela pensando que no me la había leído, y al acabar descubrir que ya lo había hecho (lo descubrí al ir a archivarla en mi cuenta de LibraryThing, y ver que me la había leído hacía cinco años, no porque recordara algo de la trama). Y es que esta novela es confusa y aburrida, y te deja muy poca huella.
   Tommy Brue es un banquero senescente que vive en Hamburgo y que tiene una espina clavada: las cuentas Lipizzaner, una invención de su padre para blanquear dinero de la URSS. A Brue acude una joven abogada, Annabel, que pide el dinero de una Lipizzaner para uno de sus clientes, Issa Karpov, un checheno musulmán que acaba de entrar en el país de forma ilegal. Brue, que se siente atraído por la joven, decide colaborar, sin saber que varias agencias de varios países están paranoicas con la comunidad musulmana de Hamburgo, y que Karpov está en su punto de mira como posible terrorista.
   Hasta la mitad, la novela aguanta, aunque he de reconocer que seguía la trama, y conocía bien a los personajes, porque acababa de ver la película de Anton Corbijn (que por cierto, es infinitamente mejor). Es interesante cómo el misterioso Issa llega a Hamburgo, y Annabel y Tommy Brue se implican en el caso por distintos motivos: la primera porque quiere ayudar a los inmigrantes más desfavorecidos, porque quiere compensar un caso que perdió en el pasado y que aún la atormenta, y porque quiere separase de su familia rica; el segundo porque se ha enamorado de Annabel, y es una manera de volver a sentirse joven cuando su mundo se está desmoronando.
   Pero incluso en esa parte, todo lo del espía Günter Bachman y sus colegas es confusísimo. Lo único que sacas en claro es que parece que Issa Karpov es inocente, pero no sabes por qué es tan buscado.
   La segunda mitad de esta novela es un caos. Le Carré se centra más en los espías y las agencias, y te llena la narración de personajes que te cuesta recordar e identificar, e ignoras qué pintan en todo eso. El Dr. Faissal Abdullah debería estar presentado muchísimo antes, y quedar claro que él y Karpov solo se podrían salvar si caían en manos de Bachman. Issa Karpov no acaba de importarte (sigue siendo un pajarillo muy débil... y poco más), y queda apuntado que Annabel tal vez se esté enamorando de él; yo creo que debería estar muy claro que se había enamorado, para que no quisieras que se lo llevaran.
   Y el clímax es muy anticlimático: le Carré quiere ir subiendo la tensión dándote pistas de que a Bachman le están quitando el caso de las manos, pero como los personajes te dan lo mismo, no hay tensión que suba, y todo resulta muy previsible en vez de angustioso.

sábado, 11 de octubre de 2014

La isla mínima [7]

Poster de La isla mínimaLa isla mínima
(España, 2014, 105 min)
Dirección:
Alberto Rodríguez
Guión:
Alberto Rodríguez
Rafael Cobos
Intérpretes:
Raúl Arévalo
Javier Gutiérrez
Nerea Barros
Antonio de la Torre
Jesús Castro   
IMDb

¿Qué hago viendo cine español, si se la tengo jurada? Lógicamente no fui a ver "La isla mínima" porque la prensa la pusiera por la nubes, ya que no le hago ni caso; fui al comprobar en FilmAffinity e IMDb que al público le estaba gustando. Eso, y que tenía un tráiler muy atractivo. Y la verdad es que me ha gustado bastante: tiene una dirección sobresaliente, y si el guión estuviera un poco más pulido, y fuera un poquito menos tramposo, sería una gran película.
   En 1980 España es una joven democracia, aunque todavía quedan restos del franquismo. En esa época dos policías de Madrid, el democrático Pedro (Raúl Arévalo) y el turbio Juan (Javier Gutiérrez), viajan a un pueblo andaluz a investigar la desaparición de dos hermanas adolescentes, y allí se encontrarán envueltos en una maraña de asesinatos, drogas, y mentiras.
Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez en La isla mínima
Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez
   La dirección de Alberto Rodríguez es tan buena que en cuanto empieza la película, te atrapa y no te suelta hasta que acaba. Momento a momento, todo está lleno de una tensión a punto de estallar, y siempre estás muy interesado por lo que van descubriendo los policías. Además, los actores están muy bien, y la ambientación es impecable. Estás tan metido en la película, que hasta que no termina, no te das cuenta de las trampas que tiene.
   De vez en cuando, pasa subir la tensión, se sacan de la manga cosas que no tienen sentido. Una de ellas es el hombre que va a visitar a los policías con una escopeta; aparte de que no viene a cuento, cuesta creerse que por mucho pacto de silencio que hubiera en el pueblo, los policías no supieran de antemano que habían desaparecido más chicas.
   Otra es cuando Javier Gutiérrez descubre a un misterioso hombre con sombrero en un cortijo, y alguien le deja inconsciente de un golpe en la cabeza. Ese alguien es el psicópata, y no tiene sentido que no lo mate en ese momento.
   Y luego hay alguna casualidad, como cómo descubre Gutiérrez al hombre del sombrero (está siguiendo a Jesús Castro, y resulta que el hombre está ahí); y Raúl Arévalo se encuentra de pura chiripa, conduciendo, el coche del psicópata, en una escena muy buena (es muy angustioso cuando aparece una chica), pero que realmente no lleva a nada.
   En la parte central es un poco confuso todo lo de la droga, porque se separa de la trama principal, y un poco tramposo lo que ve la vidente. Toda la historia sobre si ocultan algo a Arévalo está muy mal presentada (aparece de repente, y casi da la sensación de que el hombre ha tenido una corazonada, porque no tiene ninguna prueba, y no has visto que le hayan obstaculizado la investigación —solo has visto a un manazas—), y el giro final sobre el pasado de Gutiérrez, hace que sea un poco increíble que el personaje se involucre tanto en la investigación.

jueves, 9 de octubre de 2014

La danza de la realidad [4]

Poster original de La danza de la realidadLa danza de la realidad
(Chile, Francia, México, 2013, 130 min)
Dirección y guión:
Alejandro Jodorowsky
Intérpretes:
Jeremías Herskovits
Brontis Jodorowsky
Pamela Flores
Alejandro Jodorowsky
Bastián Bodenhöfer 
IMDb

Aparte de ser escritor, dramaturgo, actor, músico, autor de cómics y psicomago, el chileno Alejandro Jodorowsky es un cineasta de culto. El año pasado, tras 23 de silencio, volvió a ponerse tras la cámara para dirigir la semiautobiográfica "La danza de la realidad", y recibió una gran ovación en Cannes. Aún a sabiendas de que iba a ser una marcianada, yo tenía muchas ganas de verla, para ver algo de Jodorowsky (y si era en el cine, mejor), pero la experiencia ha sido decepcionante.
   En la década de 1930 Chile sufre una gran crisis por el desplome de la bolsa. En el pueblo de Tocopilla vive el niño Alejandro (Jeremías Herskovits) con sus padres Jaime (Brontis Jodorowsky) y Sara (Pamela Flores), quienes no le comprenden. Un día al padre, que es comunista, se le ocurre que tiene que matar al presidente Ibáñez para acabar con la crisis, y con ese cometido sale del pueblo y se dirige a la capital.
   "La danza de la realidad" peculiar y personal lo es mucho, y de vez en cuando tiene grandes ideas y momentos, pero el conjunto es demasiado caprichoso y disperso.
   Reconozco que aunque me costó un triunfo meterme en la historia, la parte de la infancia de Alejandro me acabó gustando. Me costó meterme porque, para qué mentir, todo es más raro que un perro verde: una madre que habla cantando ópera y llama a su hijo "padre" (a veces era extenuante intentar averiguar qué decía la buena mujer); un niño con un pelucón rubio corriendo por el pueblo; un loco que dice ser la reina de copas; una piedra que mata a todos los peces del mar...
Jeremías Herskovits y Alejandro Jodorowsky
Jeremías Herskovits y Alejandro Jodorowsky
   De esa parte me gusta la relación entre Alejandro y su padre, un hombre incapaz de saber cómo es su hijo, y que le exige que sea un chico fuerte. También me gusta el miedo que tiene el niño por la muerte; o cómo la madre consigue que supere el miedo a la oscuridad. Y me gusta mucho cuando el niño quiere arrojarse al mar, y el Alejandro adulto lo detiene diciéndole que no debe abandonar, porque aún tiene que transformarse en él. También está muy bien la historia de su madre (por qué le llamaba "padre"), o cómo el místico le demuestra que aunque hay varias religiones, solo existe un Dios.
   Pero también tiene momentos cutres, como cuando le quitan la cabellera rubia, en la que se ve perfectamente que es una peluca (supongo que la idea era que pareciera que le estaban quitando el pelo, y surgía otro debajo), o cuando la madre le mea encima al padre, de la que finamente diré que no es la escena más elegante que haya visto en mi vida.
   Toda la parte central, exceptuando a cuando la historia volvía al niño, me sacó de la película, sobre todo porque no tenía ninguna lógica.
   El padre tiene la feliz idea de asesinar al presidente, y para ello se le ocurre que se ganará su confianza cuidando de su caballo, y entonces lo matará. En el barco que le lleva a Santiago, en una escena también muy cutre, el padre se pelea con otro hombre que quiere matar al presidente; y en la siguiente escena, cuando ese hombre está a punto de matarlo, el padre se interpone para evitar el asesinato (la escena también es cutre). No tiene ningún sentido. Luego vienen unos minutos muy aburridos en los que el padre cuida del caballo.
   Pasan más cosas raras (la mejor es cómo la madre y Alejandro le mandan al padre un mensaje con una piedra atada a unos globos), y el padre tiene que regresar a casa. Después de un momento demencial en una iglesia, unos nazis lo detienen, y lo torturan. También, sin ninguna lógica, el padre deja que lo machaquen porque no quiere decir quién era don José, un hombre que ya está muerto y que no tenía nada que ver con política.
   Entonces se reencuentra con su familia, y en un momento bueno, su mujer le muestra que durante el viaje descubrió que el presidente Ibáñez se parecía bastante a su adorado Stalin, y la familia abandona el pueblo.
© 2006 - 2014. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.