¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Desde aquí escribo críticas de películas y novelas, cuénto como va la escritura de mi primera novela y doy consejos para aprender a escribir ficción. Si te apetece ver una película o leer un libro que yo he puesto mal ¡vete a verla o léelo! Que a mí no me guste no significa que a ti te parezca lo mismo. Las críticas son una opinión personal y no tienes por qué coincidir conmigo.
Gracias por dejarte caer por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

"The Equalizer. El protector", de Antoine Fuqua; "Curso de escritura creativa en Santander"; "The Turtle Boy" (novela corta), de Kealan Patrick Burke; "Los Boxtrolls", de Graham Annable y Anthony Stacchi; "Trash", de Stephen Daldry; "King of the Cloud Forests" (novela), de Michael Morpurgo; "Caminando entre las tumbas", de Scott Frank; "Vuelo nocturno" (novela corta), de Antoine de Saint-Exupéry; "¡Amazon España ha escuchado mis plegarias!"; "Curso de escritura creativa" (Vida de escritor); "¡Otra reseña positiva de 'Atrévete a ser escritor'!"; "Relatos salvajes", de Damián Szifrón; "Demonios familiares" (novela inacabada), de Ana María Matute; "Perdida", de David Fincher; "El fantasma de la Ópera" (novela), de Gaston Leroux; "¡Llega la segunda edición de 'El cine en tus manos'!".

jueves, 20 de noviembre de 2014

The Equalizer. El protector

Poster original de The Equalizer. El protectorThe Equalizer
(EE.UU., 2014, 132 min)
Dirección:
Antoine Fuqua
Guión:
Richard Wenk
Intérpretes:
Denzel Washington
Marton Csokas
Chloë Grace Moretz
David Harbour
Haley Bennet
Melissa Leo
Bill Pullman  
IMDb

"The Equalizer" está basada en una serie de televisión de los 80, y supone la reunión de Denzel Washington y el director Antoine Fuqua, quienes hace trece años trabajaron juntos en "Día de entrenamiento". El film está recibiendo críticas decentes, y le está yendo bien en taquilla; y es que aunque es inverosímil (y a medida que avanza, lo es más), nunca deja de ser entretenido.
   Robert McCall (Denzel Washington) lleva una vida tranquila trabajando en una tienda de jardinería y bricolaje. Una noche, en su cafetería habitual, se hace amigo de una prostituta rusa muy joven, Teri (Chloë Grace Moretz), quien quiere llevar otra vida. Al ver que sus chulos le dan una paliza, Robert decide tomar cartas en el asunto, enfadando a la mafia rusa. Pero Robert no es un hombre normal, ya que esconde un misterioso pasado, y será capaz de poner en jaque a los rusos.
Denzel Washington en The Equalizer. El protector
Denzel Washington
   "The Equalizer" tiene un ritmo lento. Fuqua se toma su tiempo para ir preparando los momentos, y a veces se va por las ramas; entonces la violencia estalla, en escenas de acción muy buenas; y vuelve otra vez a preparar momentos. Para mantener el interés durante tanto tiempo, Fuqua cuenta con un portentoso Denzel Washington (cualquiera se mete con ese hombre, con las miradas que echa); con una trama en la que a pesar de hacerse cada vez más increíble, la tensión siempre asciende; y con el misterio de saber quién es realmente el protagonista.
   En la primera parte, se centran en la relación entre Washington y Moretz, y la verdad es que es muy bonita. Cuando has cogido mucho cariño a la prostituta, y quieres que deje esa vida, le dan una gran paliza; y cuando aún no sabes quién es Washington, hay un momento muy bueno con los mafiosos rusos. Entonces es cuando te percatas de que Washington no es un hombre normal. Eso es algo que me gusta mucho, porque no es un ciudadano corriente que haya decidido ser el justiciero de la ciudad (nunca me creo ese tipo de tramas). A partir de ese momento, además de querer descubrir cómo va a evitar a los rusos, quieres conocer su pasado.
   Para contraatacar, los rusos mandan a una mala bestia (Marton Csokas), del que muy gráficamente te muestran que es muy peligroso. Y entonces empieza la caza del gato y el ratón, sin que sepas muy bien quién es el gato y quién es el ratón. Luego te dan una pizca del pasado de Washington, y es cuando Washington decide ir a por todas, y cazar a los rusos. Por mucho que sea quien es, es increíble que el hombre sea tan listo y esté tan bien preparado (incluso tiene dos pisos), y que arriesgue tantísimo por Moretz, pero la película ya está muy avanzada, y lo pasas por alto.
   Lo que menos me gusta son los casos paralelos, que supongo que estén para mantener el espíritu de la serie, pero que hacen que la película sea un poco larga.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

CURSO DE ESCRITURA CREATIVA EN SANTANDER

Curso de escritura creativa en Santander, de Carlos del Río
Bueno chicos, estas semanas os voy a dar un poco la murga con mi curso de escritura creativa. Pero primero... ¡muchas gracias por estar difundiendo la información, ya sea por internet o en persona! ¡Y muchas gracias a todos los locales que me han dejado poner un cartel!
   Os recuerdo que el curso está limitado a 12 plazas, y que el plazo de inscripción se cierra el 22 de diciembre. El curso empieza el 8 de enero, y son todos los jueves, de 18.00 a 21.00, en Santander, en el Enclave Pronillo. Cuesta 30 euros al mes, y os podéis dar de baja en cualquier momento.
   Lo llamo "curso de escritura creativa", pero realmente es un curso para ser escritor de ficción: no sólo aprenderéis lo básico de la narrativa, sino que sabréis cómo sois realmente y qué os obsesiona; de este modo daréis con vuestra voz auténtica. Al final del curso ya decidiréis si queréis tomaros la escritura como una profesión, o tenerla como afición.
   Para apuntaros solo tenéis que escribirme a carlos@el rincondecarlosdelrio.com, y decirme por qué queréis ser escritores. El 23 de diciembre os diré por e-mail a quién he seleccionado.
   Aquí tenéis más información:
   

   Y aquí tenéis lo que será el temario:

martes, 18 de noviembre de 2014

The Turtle Boy [4]

Portada de The Turtle Boy, de Kealan Patrick BurkeNOVELA CORTA
The Turtle Boy
(EE.UU., 2004, 87 páginas)
Kealan Patrick Burke 

Kealan Patrick Burke es un autor irlandés especializado en terror, misterio, y fantasía oscura. Su personaje más conocido es Timmy Quinn, un chico de 11 años que resuelve misterios paranormales, y que apareció por primera vez en "The Turtle Boy", una novela corta por la que Burke ganó el premio Bram Stoker en 2004.  Desde entonces, Quinn ha aparecido en cuatro libros más.
   El verano de 1979 se presenta eterno para los chicos Timmy y Pete. A pesar de ser muy diferentes, los dos vecinos son buenos amigos, y para matar el rato deciden ir a un estanque cercano. Ahí les espera una sorpresa: a la orilla hay un niño deforme que dice llamarse Ashley, y que está alimentando a las tortugas... con la carne pútrida de su pie. Timmy y Pete huyen, sospechando que han visto a un niño muerto. Cuando regresan a casa, sus padres les prohíben que vuelvan al estanque, pero Timmy quiere saber quién es el chico de las tortugas.
   El principal problema de "The Turtle Boy" es que es demasiado corta para lo que cuenta.  Da la sensación de que le falta el nudo, porque en seguida estás en medio del clímax, con un montón de acciones sin preparar, y con varios personajes comportándose de forma poco coherente para cerrar la historia a toda pastilla.
   "The Turtle Boy" empieza muy bien, y el principio tiene tono muy bonito, con la presentación de los dos amigos y su encuentro con el chico muerto. En el segundo capítulo pasa una cosa un poco rara (Timmy tiene 11 años, pero su padre sigue leyéndole cuentos en la cama), pero la novela continúa estando bien. El desencuentro entre los dos amigos, por culpa del padre de Pete, está demasiado forzado (el padre de Pete parece una caricatura de principio a fin); y no se entiende muy bien que ellos se enfaden, porque Pete, que en ningún momento ha atacado a su amigo, encima le pide perdón. Luego viene el encuentro entre Timmy y la niña Kim Barnes, que está muy bien, y vuelve a tener el mismo tono bonito que al principio.
   A estas alturas empiezan las incongruencias. Timmy y Kim tienen un encontronazo con el padre de Pete, y más tarde el padre de Timmy va a hablar con él. Aunque hace una noche de perros, el hombre deduce (?) que su vecino ha ido al estanque. Más tarde, en esa misma noche de perros, Timmy deduce (?) que los hombres han ido al estanque. Y el padre de Pete tarda varios días en deshacerse de algo muy importante.
   Entonces viene una escena de un asesinato muy buena, y luego un clímax trepidante, pero un tanto confuso. La desaparición de Pete no está preparada, y por lo tanto, cuando aparece en el clímax es una sorpresa desconcertante. Y la resolución del caso está narrada, lo cual siempre resta emoción, y nunca se sabe por qué el chico tortuga decidió aparecerse en ese momento, después de llevar varios años muerto.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Los Boxtrolls [5]

Poster original de Los BoxtrollsThe Boxtrolls
(EE.UU., 2014, 96 min)
Dirección:
Graham Annable
Anthony Stacci
Guión:
Irena Brignull
Adam Pava
Intérpretes (v.o.):
Ben Kingsley
Isaac Hempstead-Wright
Elle Fanning
Jared Harris
Nick Frost
Toni Collett
Simon Pegg 
IMDb

Laika es un estudio especializado en animación stop-motion, y tras "Los mundos de Coraline" (2009) y "El alucinante mundo de Norman" (2012), llega ahora "Los Broxtrolls". La película está basada en la novela "¡Tierra de monstruos!" (2005), de Alan Snow, y aunque visualmente es muy buena, es la peor de las tres.
   La ciudad de Quesberg vive asolada por los boxtrolls, unos monstruos que salen por la noche para raptar y comer niños. El exterminador Archibald Birlante le ofrece un trato al alcalde, lord Portley-Rind: si logra acabar con la plaga de troles, recibirá como compensación un sombrero blanco que le permitirá ascender en sociedad. Pero lo que desconoce Quesberg es que tal vez los boxtrolls no sean malos...
Fotograma de Los Boxtrolls   Aunque "Los Boxtrolls" tiene momentos muy buenos, un gran diseño de producción, y es entretenida, la historia que cuenta está mal estructurada, y muchas veces no sabes qué significan las acciones o qué importancia tienen determinados personajes.
   Para contar historias, normalmente lo mejor es guardarse información, pero aquí la primera parte chirría precisamente no por haber adelantado algunos datos importantísimos. La película comienza con el ofrecimiento de Archibald Birlante para acabar con la plaga, y por el diseño del personaje, canta a la legua que es el malo (en ningún momento juegan con la ambigüedad); ahora queda saber qué hacen los troles. Por lo que ves, hurgan en la basura y cuidan a un niño pequeño.
   En esa primera parte yo no hacía más que preguntarme quién era ese niño; me faltaba la información de que hasta hacía no mucho los troles no eran considerados peligrosos; y no entendía la obsesión de Birlante, quien diez años después seguía en el pueblo cazando a los boxtrolls.
   Aparte de lo mal contado que está lo que significan los sombreros blancos (debería saberse mucho antes), creo que el plan de Birlante tendría que abrir la película: el misterio que desvelan hacia la mitad tendría que ser el prólogo. Así entenderías cómo el hombre ha engañado a todo el pueblo para su propio beneficio, y por qué el niño es tan importante.
   Una vez que conoces esa información, vienen los mejores minutos porque tienes claro que hay que pararle los pies a Birlante... y hay una fiesta muy divertida (a mí Madame Frufrú me encanta). Pero en el tramo final, vuelven a torcerse las cosas. En el clímax ocurre una sorpresa que es muy previsible; dos personajes cambian de parecer justo en ese momento (y la verdad es que no hacía falta); y la resolución es muy decepcionante: tantas vuelvas para que todo acabe así de fácil.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Trash. Ladrones de esperanza [3]

Poster original de TrashTrash
(Reino Unido, Brasil, 2014, 115 min)
Dirección:
Stephen Daldry
Guión:
Richard Curtis
Felipe Braga
Intérpretes:
Rickson Tevez
Eduardo Luis
Gabriel Weinstein
Rooney Mara
Martin Sheen
Wagner Moura
Selton Mello 
IMDb

Por ser buen cliente, Cinesa me ha invitado al preestreno de "Trash", una película que junta a dos pesos pesados del cine británico: el director Stephen Daldry ("Billy Elliot", "Las horas", "El lector") y el guionista Richard Curtis ("Cuatro bodas y un funeral", "Notting Hill",  "Love Actually" —también dirigida por él—, "Caballo de batalla"). El film está basado en una novela de Andy Mulligan, y en España se estrena el 28 de noviembre.
   En Brasil, un país incluso más corrupto que España, Raphael (Rickson Tevez), un chico de 14 años que se dedica a buscar objetos en un vertedero, descubre una cartera que contiene una información importantísima. A pesar de saber que la policía la busca y que su vida corre peligro, Raphael y otros dos amigos (Eduardo Luis y Gabriel Weinstein) harán todo lo posible para que el pueblo sepa la verdad.
   "Trash" empieza muy bien con dos acciones en paralelo: la de un hombre al que persigue y mata la policía por una cartera, y la de un chico que la encuentra. Pero en cuanto la trama echa a andar, la película es terrible porque tiene un guión pésimo (también tiene detalles de dirección francamente malos). "Trash" es una película yincana, y para pasar de una pista a otra, la trama da demasiados pasos; pero curiosamente, para resolver conflictos importantes, cogen atajos y los resuelven de la forma más simple e inverosímil posible.
Rickson Tevez en Trash
Rickson Tevez
   Reconozco que algo que pasa hacia el principio me sacó de la historia, y no volví a meterme. Para mantener la atención de espectador, durante un tiempo se guardan qué oculta la misteriosa cartera. El problema es que, incluso sin saber su contenido, es increíble que el chico protagonista esté dispuesto a dejarse matar para salvar la cartera (el momento que me sacó es cuando están a punto de matarlo). Cuando descubres el misterio, menos sentido tiene que el chico llegara a ese extremo: nadie sacrifica su vida por eso.
   "Trash" está llena de momentos muy tontos, que es donde los autores no se esmeran en absoluto para seguir adelante con la trama, y cogen atajos. Resulta que dos de los chicos van a casa de un político corrupto (en teoría está atiborrada de agentes de seguridad, pero los chicos se pasean como Pedro por su casa), y se encuentran con el cuidador, que no tiene ningún reparo en contarles todo lo que pasó. Eso es una forma muy torpe de dar información.
   El hombre que quiere desenmascarar al político corrupto tiene un plan no especialmente elaborado que incluye una nevera y el robo de ciertas cosas; pues cuando va a abandonar la finca y le pueden pillar con el botín, no se le ocurre otra cosa que ir despidiéndose con las manos. No sé qué pensaba Daldry cuando grababa esos planos, pero ésa no es la manera de disimular un robo.
   Con el plan de la nevera tengo otro problema. Como es algo no especialmente imaginativo, y da la sensación de que el hombre se salvó por estar rodeado de inútiles, en esos casos es mejor no mostrar nada, y decir que robó ciertas cosas, y así el espectador no le da más vueltas.
   Más adelante, los chicos tiene que conseguir una determinada Biblia. Para que haya un momento de acción, sin ninguna justificación uno de los chicos ataca a un guarda penitenciario (no tiene justificación porque ya tenía la Biblia), y unos policías, que no tienen nada que ver con el caso, se ponen a perseguirlos... ¿porque llevan una Biblia encima?
   A los chicos, sabiendo que la policía les pisa los talones, no se les ocurre otra cosa descifrar la clave de la Biblia dejando una pared llena de pistas. A estas alturas de la película surge de la nada una chica guapa, que simplemente sirve para que sus amigos motoristas les ayuden a escapar. Eso es plantar un personaje de una forma torpísima. Y luego hay un momento demencial en un cementerio (no quiero destripar nada, pero lo que sucede ahí no tiene ni pies ni cabeza).
   Además, la película es un poquito tramposa: ni Raphael está en peligro de muerte cuando se emite el vídeo (de hecho está dándose la gran vida con sus amigos —es una forma muy peculiar de estar escondido y amenazado de muerte—, y cuando se grabó ese vídeo ya había pasado para él el mayor peligro), y el hombre que quería desenmascarar al político no tenía motivo para estar tan apenado en las escenas iniciales del cementerio.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

King of the Cloud Forests [4]

Portada de King of the Cloud Forests de Michael MorpurgoNOVELA
King of the Cloud Forests
(Reino Unido, 1987, 176 páginas)
Michael Morpurgo   

"King of the Cloud Forests" es una novela juvenil de Michael Morpurgo de 1987, y con dolor, porque me encanta este autor, he de reconocer que no me ha gustado. Aunque tiene ideas muy buenas, me parece un Morpurgo desafinado: uno de sus puntos fuertes, que es crear tensión, aquí falla, y da la sensación de que el escritor iba descubriendo la historia mientras avanzaba, pero también iba olvidándose de lo que había escrito anteriormente.
   En la década de 1930, Ashley Anderson vive con su padre en una misión en China, propagando el cristianismo. Pero en cuanto los japoneses invaden el país, permanecer ahí se vuelve muy peligroso, así que el padre decide que su hijo huya a través de las montañas con el Tío Sung, un monje budista. En medio la huida, Sung desaparecerá y Ashley será capturado por unas criaturas que lo tomarán por su rey.
   "King of the Cloud Forests" va pasando por distintas etapas, que se corresponden al viaje de Ashley, y a todas les pasa lo mismo: en cuanto se acaba la novedad, son aburridas porque Morpurgo se olvida de subir la tensión (a veces se da cuenta, y entonces crea algo interesante, pero lo hace tras páginas y páginas muy anodinas). Además, el autor va plantando elementos que parecen importantes, pero que luego no pintan nada; y cierra la novela con demasiadas casualidades.
   En la primera parte, la de la misión, Morpurgo comienza narrando la vida de los padres del protagonista, y poco a poco se va haciendo menos interesante, hasta que la tensión se dispara cuando los japoneses invaden China. Aquí planta el tema de la espiritualidad, que realmente luego no desarrolla: el padre es cristiano, pero el "tío" es budista, y no se sabe si el padre saldrá con vida, aunque confía en Dios.
   En la travesía la tensión viene porque los nativos pueden descubrir que Ashley es extranjero y matarlo (va maquillado y disfrazado, y se hace pasar por mudo), pero cuando Tío Sung y él están solos, es muy aburrido. De esta parte, lo mejor es cuando se encuentran con un lama, quien predice que Ashley será un rey.
   La parte central es la más imaginativa, pero sigue sin tener tensión. Morpurgo crea de vez en cuando algún conflicto, pero en seguida los resuelve, y realmente es narración y narración de cómo viven las criaturas que han capturado al protagonista. Aquí el autor planta un misterio (una lata que contiene una fotografía), que resolverá al final.
   En el último tramo, la novela se llena de casualidades. Cuando Ashley termina su cautiverio, en un monasterio se encuentra a su tío, quien había desaparecido. Y cuando está en Inglaterra, de muchísima casualidad resuelve el misterio de la lata (y no tiene sentido que no le pregunte a su abuela de buenas a primeras quién es el de la foto).
   Pero en la última parte hay dos elementos que me gustan muchísimo. El primero es el contrate entre culturas: cómo las tías inglesas tratan al monje budista como si fuera idiota; y el segundo es el acoso escolar que sufre Ashley, porque está muy bien plasmado.

sábado, 8 de noviembre de 2014

Caminando entre las tumbas [4]

Poster original de Caminando entre las tumbasA Walk Among the Tombstones
(EE.UU., 2014, 114 min)
Dirección y guión:
Scott Frank
Intérpretes:
Liam Neeson
Dan Stevens
Astro
Boyd Holbrook
David Harbour    
IMDb

"Caminando entre las tumbas" es el segundo largometraje de Scott Frank, quien es más conocido como guionista (estuvo nominado al Oscar por "Un romance muy peligroso", y suyos son los guiones de "Minority Report", "La intérprete" o "Lobezno inmortal"). La película está basada en una novela de Lawrence Block que llevaba lustros rondando por Hollywood, y está protagonizada por Liam Neeson.
   El antiguo policía Matt Scudder (Liam Neeson) se gana la vida haciendo trabajos como detective privado sin licencia. Un día un traficante de drogas, Kenny Kristo (Dan Stevens), le intenta contratar para encontrar a los asesinos de su mujer: tras negociar con ellos por el rescate, el hombre les entregó 400.000 dólares, y los secuestradores mataron a su esposa. Al principio Scudder se niega, pero Kristo insiste, y acaba por aceptar el caso.
Liam Neeson en Caminando entre las tumbas
Liam Neeson
   Aparte de tener a Liam Neeson como protagonista, que es garantía de una buena interpretación, "Caminando entre las tumbas" tiene algún momento de acción que no está mal, algún giro de guión bueno, y un personaje protagonista muy interesante (una de las mejores escenas de la película es cuando descubres qué pasó para que dejara el cuerpo de policía); pero se toma a sí misma demasiado en serio.
   Si esta película tuviera un tono más informal, sería mucho mejor. Pero ni el humor hace gracia, ni la relación entre Scudder y el chico negro funciona (cada vez que se centran en ella, es un parón que estorba); además la trama tiene varios elementos muy estúpidos, y sorprendentemente siendo un thriller, hasta el último tercio, la investigación es aburrida porque todo es muy soso y no hay tensión.
   Lo más torpe de la trama es cómo Scudder encuentra pistas que le llevan a otras pistas; si el film fuera mucho más intrascendente, esos elementos estúpidos los pasarías por alto. Sucede cuando Scudder descubre a un compinche de los asesinos (que con la pinta que tiene, no hacía falta darle muchas más vueltas): sabes que los secuestradores son unos sádicos desalmados, y que su compinche ha huido cuando estaban matando a una víctima; por lo tanto, es increíble que lo dejen vivo, y la única justificación que existe es que Scudder pueda seguir con la investigación.
   También ocurre cuando los de la DEA detienen al detective: Scudder consigue una pista cuando está detenido en el furgón, y entonces los agentes deciden que no sabe nada, y le sueltan de buenas a primeras.
   El tramo final es mucho más interesante, aunque tiene un clímax estirado hasta el infinito, donde ocurren cosas que no hay quien se crea.
© 2006 - 2014. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.