¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

martes, 6 de febrero de 2007

El último show [7]

Cartel original de El último showA Prairie Home Companion
(EE.UU., 2006, 105 min)
Director: Robert Altman
Guión: Garrison Keillor
Intérpretes:
Woody Harrelson
Tommy Lee Jones
Garrison Keillor
Kevin Kline
Lindsay Lohan
Virginia Madsen
John C. Really
Meryl Streep
Lily Tomlin
IMDb

La última película de Robert Altman es la hermana de su anterior “The Company”. Si en aquella nos contaba las vivencias de una compañía de ballet, en esta somos testigos del último show de un programa radiofónico. Tomando como punto de partida del verdadero “A Prairie Home Companion”, un programa musical emitido desde un teatro con música en directo desde principios de los 70, la película propone un hipotético cierre y relata su última noche.
Garrison Keillor, Meryl Streep y Lindsay Lohan en El último show
Garrison Keillor, Meryl Streep y Lindsay Lohan
   Del mismo modo que “The Company” apenas tenía trama, estando Robert Altman más interesado en retratar el ambiente que se vivía entre los bailarines, aquí la historia es mínima. Es el cierre de un teatro y punto. Lo que importa son los múltiples personajes que pululan por la película. Son una pequeña familia y poco a poco los vamos conociendo a ellos y sus relaciones con el resto.
   Fiel a su estilo de película coral (y en eso Altman seguía siendo el mejor, aún habiendo rebasado los 80), nos vemos inmersos en un mundillo de maravillosos bohemios para los que la música es su vida y jamás podrán tener un trabajo de 9 a 5.
   A Altman no le interesaba contar historias completas, nos pone retazos de conversaciones. Y de este modo saltamos de una escena a otra, con fragmentos de las vidas de estos personajes, consiguiendo una película dinámica y viva. La cámara no deja de moverse, utilizando teleobjetivos y zooms, como si Altman hubiese dejado libres a los actores y él les siguiera, buscando siempre sus mejores reacciones, y vaya si lo consigue. El reparto es excelente.
   Y aún siendo una película que retrata el final de una época para sus protagonistas, es extrañamente vitalista. Al día siguiente, todos estarán en el paro, pero no parece importarles demasiado. Incluso la muerte no es una tragedia: se nos ha ido un amigo, pero nosotros seguimos viviendo. De hecho, su emisario, Virginia Madsen, es encantador.
   No encontramos con guiños al cine negro (con el vigilante más inepto de la historia del cine, un divertido Kevin Kline), intercalado con canciones y momentos entre bambalinas (teñidos de la usual mala leche de su director). Y si no hacía falta que te gustase el ballet para disfrutar de “The Company”, no tienes porqué ser un aficionado a la música country para disfrutar de esta película.
   Tal vez no sea una de sus obras maestras, pero Robert Altman cerró su carrera con un buen film. Él murió el pasado noviembre, pero su cine sigue vivo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.