¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Lluvia de albóndigas [7]

Cartel original de Lluvia de albóndigasCloudy with a Chance of Meatballs
(EE.UU., 2009, 90 min)
Dirección y guión:
Phil Lord
Chris Miller
Intérpretes (v.o.):
Bill Hader
Anna Faris
James Caan
Bruce Campbell
Mr. T
IMDb

John Lasseter revolucionó el mundo de los dibujos animados en 1995 con “Toy Story”. Desde entonces su productora Pixar, aparte de darnos un montón de películas maravillosas, junto con el declive de la Disney hace un decenio, ha provocado que cine de animación por ordenador desplace a la animación tradicional (mañana se estrena en Estados Unidos “Tiana y el sapo”, de Disney: la primera película de animación tradicional, dibujada a mano, realizada por una gran productora en cinco años. De su éxito depende que Hollywood vuelva a abrir las puertas a este tipo de animación o se las cierre por completo). Este desplazamiento se debe a que las productoras han visto lo rentables que son estos films, y varias de ellas tienen filiales de animación especializadas en ellos: DreamWorks Animation; Warner Bros. Animation; Walt Disney Feature Animation y Pixar, de Disney; Blue Sky Studios, de la 20th Century Fox; o Sony Pictures Animation.
   “Lluvia de albóndigas” es el tercer largometraje de esta última, tras “Colegas en el bosque” (2006) y “Locos por el surf” (2007), y cuenta las desventuras de un joven inventor que crea una máquina que hace que llueva comida. Lo que empieza como la solución para el hambre en el mundo, acabará de forma catastrófica.
   La película trata sobre la importancia de ser uno mismo, por mucho que los otros no te comprendan, de mantenerte siempre honrado contigo y de luchar por tus sueños. Esta historia ya se ha contado muchas veces (sin ir más lejos, “Kung Fu Panda” o “Monstruos contra alienígenas” eran parecidas), y ni su estructura ni la evolución de los personajes son muy originales, pero sus creadores han logrado que el film sea divertidísimo.
Fotograma de Lluvia de albóndigas   La originalidad viene en la parte visual. El giro que le han dado a una historia ya sabida es que caiga comida del cielo, lo que les permite crear excelentes escenas de lluvia. Además, se preocupan de que haya variedad y progresión en los chubascos, y cada vez que hay un cambio, está muy bien preparado. Comienza con un chaparrón de hamburguesas; hay secuencias de montaje con distintos alimentos; aparece un interludio poético con la nevada de helados; y de repente, la comida comienza a crecer poco a poco y acaba en un pandemónium digno de Roland Emmerich.
   Los guionistas se han molestado porque todos los elementos encajen, por poca importancia que puedan tener al principio: el spray para hacer zapatos sirve para algo más al acabar la película, sucede lo mismo con el traductor del mono; las ávidas ratas aladas cumplen su función al final del metraje y todos los personajes principales tienen un cometido cuando se enfrentan a la albóndiga gigante (y aquí también explotan algo que ya habían introducido anteriormente: la alergia de la chica al cacahuete).
   El humor es otra de las bazas del film. De vez en cuando llenan los planos con detalles muy simpáticos (la rata voladora que se lleva al niño, o la tele con patas); el laboratorio está montado con cachivaches (¡incluso hay un Simon!); y tiene gags muy buenos, mi favorito es el envío de un e-mail. También destacan los comentarios del presentador de televisión (sobretodo el que parodia las películas de catástrofes), y el alcalde corrupto (salido directamente de “Tiburón”).
   Lo peor que tiene el film es un título demasiado simple, y que le está restando espectadores, y un doblaje terrible del protagonista por un tal Flipy.
   Con “Lluvia de albóndigas” sus creadores (empieza con un curioso crédito donde dice que es una película de... muchas personas) se han centrado en contar una historia de la forma más efectiva posible, a pesar de que el contenido ya sea conocido. Y vaya si lo han conseguido: es emocionante y emotiva cuando lo tiene que ser, divertida la mayoría de las veces y muy espectacular. Puede que no suponga ninguna revolución en el mundo de la animación, pero sí garantiza un buen rato en el cine.

1 comentario:

  1. ¿Por qué en España se empeñan en doblar las pelis de animación con pseudo-famosos, o actores que no tienen ni idea de doblaje?
    Los resultados siempre son nefastos, y distraen muchísimo por irritantes...
    Por otro lado, ¿realmente ya está contrastado que estas "colaboraciones" atraigan a más público..?

    ResponderEliminar

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.