¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

martes, 12 de enero de 2010

Número 9 [5]

Cartel original de Número 99
(EE.UU., 2009, 79 min)
Dirección:
Shane Acker
Guión:
Pamela Pettler
Intérpretes (v.o.):
Elijah Wood
Jennifer Connelly
Christopher Plummer
Martin Landau
John C. Really
Crispin Glover
IMDb

Shane Acker llamó la atención en 2005 con “9”, un corto de animación por ordenador post-apocalíptico que estuvo nominado al Oscar. Tim Burton vio su trabajo y, junto con Timur Bekmambetov, director de “Wanted”, decidió producir el salto al largometraje de Acker con una película basada en ese corto. El resultado es muy decepcionante: un film hinchado a más no poder, con escenas excelentes y un diseño de producción sobresaliente.
   9 es un muñequito de trapo que despierta en una Tierra en ruinas. En su deambular por la ciudad se encuentra con otros seres como él que le cuentan lo ocurrido: en el pasado, un científico creó máquinas inteligentes que se rebelaron contra los seres humanos y acabaron con la humanidad. Ahora lo único que queda con vida son esos muñecos de trapo y un gato mecánico que los persigue.
   El film es, curiosamente, una mezcla de las películas de sus productores: tiene escenas de acción muy espectaculares, con unas mezclas de sonido que te despeinan, que hacen pensar en el ruso (aunque no son tan frenéticas); y momentos líricos que recuerdan a Burton. Entre las primeras destacan la muerte del gato; el ataque del murciélago; o, mi favorita por lo inquietante y retorcida que es, el de esa especie de araña-cobra. Entre los segundos, que creo que son lo mejor de la película, destacaría la escena en la que 9 consigue su voz; la de la gramola, que me parece genial por lo imaginativa que es; la de la creación del protagonista y el final. Tienen el tono melancólico y mágico de los mejores momentos de Tim Burton (estoy pensando en la muerte de Vincent Price o la escultura de hielo de “Eduardo Manostijeras”, o el final en el cementerio de “Pesadilla antes de navidad”) y consiguen la misma emoción.
   La animación no tiene nada que envidar a superproducciones de animación por ordenador, y eso que se hizo por sólo 30 millones de dólares; y el diseño del mundo en ruinas es excelente, con un impresionante cuidado por los detalles. Entonces, ¿por qué “Número 9” no es una buena película? Porque apenas tiene historia.
Fotograma de Número 9   Se nota que no sabían muy bien cómo convertir la premisa del corto en un largometraje, y durante unos larguísimos 79 minutos (larguísimos para lo que cuentan), la película no hace más que ir dando tumbos. Nunca se llega a sentir empatía por los personajes, sobre todo porque, a excepción de 9, no dedican tiempo a presentarlos. No sabemos quiénes son ni por qué están allí; por lo tanto, no nos interesa mucho lo que les pueda pasar. Además, la acción es muy repetitivas: los muñecos de trapo tienen que huir de un monstruo mecánico cada vez mas grande, y van moviéndose por la ciudad un poco por capricho. Muchas de las acciones no está justificadas, y aparecen tan sólo para variar la trama (como la obsesión de 9 por rescatar a 2 sin apenas conocerlo, o la colocación del talismán en la máquina); y la solución al enigma del talismán le llega a 9 un poco por inspiración divina (a lo que hay que añadir la decepción de tener que volver al estudio donde comenzó la película. Yo me preguntaba, ¿tanto viaje por la ciudad para que la solución estuviera en la habitación del principio?).
   “Número 9” es una apuesta muy arriesgada: un oscuro film de animación para adultos. Desgraciadamente, sus virtudes quedan en parte anuladas por un guión mediocre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.