¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

martes, 23 de marzo de 2010

Un hombre soltero [2]

Cartel original de Un hombre soltero
A Single Man
(EE.UU., 2009, 101 min)
Dirección:
Tom Ford
Guión:
Tom Ford
David Scearce
Intérpretes:
Colin Firth
Julianne Moore
Nicholas Hoult
Matthew Goode
IMDb

No tenía ni idea de quién era Tom Ford hasta que esta película empezó a hacer ruido en los premios pre-Oscar. Resulta que es un famosísimo diseñador de moda que ha decidido dar el salto a la dirección. Viendo este desastre sólo se me ocurre que el tal Ford sabe de cine lo mismo que yo de moda: sé diferenciar una manga de la pata de un pantalón y poco más. Y al igual que él tuvo ayuda para sacar adelante este proyecto (el co-guionista en la escritura, el director de fotografía en rodaje, y el montador en posproducción), estoy convencido que yo sería capaz de tejer un jersey si alguien me diera indicaciones. Alguna puntada daría bien, digo yo. Y es lo que pasa con este film: es muy inepto, pero de vez en cuando aparecen cosas buenas.
   La película empieza siendo una especie de “Azul” gay. Un profesor universitario (Colin Firth) acaba de perder a su pareja en un accidente de tráfico, por lo que entra en depresión y quiere suicidarse. Así se acaban las similitudes con el film de Kieslowski, porque ese es muy bueno y este es muy malo. La película francesa es un raro caso en el que un film sobre la depresión y el dolor es entretenido; “Un hombre soltero” no es una excepción: es un peñazo.
   Comenzaré con lo poco que me gustó. La acción se desarrolla en Los Ángeles en los años 60, por lo que los decorados, los peinados y el vestuario son muy vistosos. Colin Firth está muy bien, y las escenas con Julianne Moore (que está genial, como siempre) son notables. También funcionan las secuencias con Matthew Goode, a pesar de que es demasiado joven para el papel (llevan 16 años juntos, ¿qué empezaron a salir, cuando tenía 15?). Las de Moore sirven para hablar del paso del tiempo, y transmiten muy bien que ellos dos son amigos desde hace muchos años; las de Goode son tiernas y hablan de amor. Creo que estas secuencias son decentes por el talento de sus actores.
Colin Firth y Julianne Moore en Un hombre soltero
Colin Firth y Julianne Moore
   El resto es un despropósito. Ford no tiene ni idea ni de planificación, ni de dirección de actores, ni de montaje. Muchas veces cambia de plano simplemente porque se puede, no porque esté justificado narrativamente. Las miradas están muy poco marcadas; y no sabe jugar con ellas. El recorrido con Nicholas Hoult por la facultad es la secuencia más torpe que he visto en muchísimo tiempo, con nada de química entre los actores (qué cortes tan raros para cambiar de lugar. Me temo que Ford no había rodado los planos necesarios y el montador tuvo que hacer malabares). El encuentro con el español es igual de malo, con los actores cada uno en un registro y soltando frases que no se creen. Debía ser sensual, y es ridículo. Hay primeros planos que no pintan nada (como el de la criada); Ford no sabe jerarquizar la importancia de las cosas (¿por qué ese movimiento de cámara sobre las piernas de la niña?), y el uso de los colores todavía no lo tengo muy claro. Puedo entender que al principio, por la depresión, los tonos están apagados; y que Firth se pone cachondo al ver a dos jugadores de tenis y sube el color de las imágenes; o lo del perro, porque le recuerda al suyo; ¿pero la secretaria? ¿Y la niña?
   Hay un montón de secuencias que no sé qué pintan. Todas las de los vecinos, ¿añora tener una familia?; y la aburridísima y eterna parte final. No sé por qué el encuentro con Hoult hace cambiar a Firth. Llamadme frívolo, pero si todavía hubieran follado, podría entender el final.
   Hay cosas que me hacen mucha gracia, aunque creo que no era la intención de Ford. Constantemente recalcan lo reprimidos que estaban los gays en aquella época, pero cada vez que Firth se da un paseo, le entra un maromo. Más que Los Ángeles en 1962, parece Chueca en 2010. El flashback de cuando se conocen Firth y Goode también es muy divertido, con los dos actores exactamente igual, a pesar de que se supone que han pasado 16 años. Y con el giro final, que es una gilipollez que se saca de la manga, solté una carcajada.
   Sé que la imagen de Carlos con unas agujas de coser y un ovillo de lana es inquietante por el posible resultado. También lo es la de Tom Ford con una cámara de cine.

3 comentarios:

  1. ... "pero cada vez que Firth se da un paseo, le entra un maromo. Más que Los Ángeles en 1962, parece Chueca en 2010."

    Un artículo genial.

    ResponderEliminar
  2. Te tengo otra película francesa ... EL FUEGO FATUO de Louis Malle.

    No estoy de acuerdo. Me parece maravillosa.

    ResponderEliminar
  3. Querido Django Chaves, te voy a dar un premio por ser educado. Hay gente, que firma como anónimo, que se toma una mala crítica de una película que le gusta como algo personal; casi que si hubiera le dado una paliza o algo así...
    "Un hombre soltero" me parece que tiene un material de partida muy bueno (de hecho, tengo ganas de leerme la novela corta de Isherwood en la que se basa), pero una dirección desastrosa.
    Me apunto "El fuego fatuo".

    ResponderEliminar

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.