¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección Cómo escribir ficción, muchos consejos para escritores, críticas de novelas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho) y las críticas de películas que escribí entre finales de 2006 y principios de 2017. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

sábado, 6 de marzo de 2010

Un profeta [3]

Cartel original de Un profeta
Un prophète
(Francia, Italia, 2009, 150 min)
Dirección:
Jacques Audiard
Guión:
Thomas Bidegain
Jacques Audiard
Abdel Raoulf Dafri
Nicolas Peufaillit
Intérpretes:
Tahar Rahim
Niels Arestrup
Adel Bencherif
IMDb

Hacía tiempo que quería ver esta película. La anterior de su director, “De latir, me corazón se ha parado” (qué título más horrible), me parecía que aunque irregular, tenía mucha fuerza y unas actuaciones impresionantes. “Un profeta” ha sido una enorme decepción, ya que a pesar de que las actuaciones están al mismo nivel que la otra, y hay escenas muy buenas, Audiard tiene serios problemas para narrar la historia. Ya estoy harto de supuestas obras maestras llenas de tensión que ni tiene tensión, ni está bien contadas, ni mucho menos son obras maestras. Ya estoy harto de que la crítica miope (y los esnobs) ensalce películas flojas simplemente por el nombre de sus directores, su estilo realista, o su temática. “Un profeta” está en la misma categoría que “La cinta blanca”, “En tierra hostil”, o la terrible “Gomorra”.
   La película cuenta cómo Malik (Tahar Rahim), un preso reciente, va ganando poder dentro de la cárcel: de ser un recluso inocente, que no sabe lo dura que es la vida en prisión, pasará a convertirse en protegido del padrino y a ser respetado. Para contar esto, que es sencillo, Audiard pierde el norte varias veces, y el resultado es confuso, eterno (dos horas y media que parecen cinco), y aburrido.
   El principio ya da una idea de cómo se va a desarrollar el resto. Durante 15 minutos muestran la vida en la cárcel. No hay conflictos, simplemente es ese chico iluso que acaba de llegar a un sitio nada acogedor. Es una presentación excesivamente larga, pero entonces sucede lo mejor de todo el film: la banda del padrino le manda hacer un trabajo y el interés sube enteros. El protagonista afronta una situación difícil y te preguntas cómo va a salir de ésa. Entonces se resuelve el problema, y otra vez hay minutos y minutos sin dificultades en los que se ve la evolución del personaje y nada más, hasta que unos cuantos bostezos más tarde, surge otro problema que resolver. Desgraciadamente, los demás conflictos ni están tan bien preparados ni tan bien resueltos como el primero. Suelen venir sin avisar y se solucionan muy deprisa, y muchas veces tienen elementos que no se entienden (¿quién era el hombre que aparece apaleado en el primer encargo? ¿qué demonios está pasando cuando siguen al furgón blindado? Sé que tengo que estar tenso por la planificación y la música, pero no sé qué está sucediendo).
Tahar Rahim y Niels Arestrup en Un profeta
Tahar Rahim y Niels Arestrup
   Especialmente a mitad del metraje, Audiard abre demasiadas tramas y no se sabe muy bien de qué va la película ¿es la relación con el padrino? ¿o con su amigo? ¿o es cómo va madurando el chico? ¿o son los trapicheos que hace en la cárcel y esto es una especie de “Yojimbo”? De todas ellas, la que mejor se sigue es la evolución del protagonista (y se hace pesadísima por la ausencia de conflictos); las relaciones personales no acaban de funcionar porque hay muchos saltos temporales y el espectador tiene que llenar demasiados huecos; y los trapicheos en la cárcel son muy confusos (¿cuántas bandas hay? ¿qué hace con cada una?) y no hay una escalada de tensión.
   Hay una serie de elementos que o no me creo o no acabo de entender. Siendo una película realista, me parece risible que el protagonista se pasee con 25 kilos de droga por un supermercado, por muy irónico que quiera ser el director. Sigo sin comprender por qué el muerto le dice a Malik que ve nieve en su futuro; y la escena de los ciervos continúa siendo un enigma para mí. Tampoco me creo que Malik le diga a un gangster, justo después de esa escena, que ha matado a un amigo suyo y se hagan colegas, cuando unos instantes antes le estaba apuntado con una pistola. Y lo peor, no sé ni cómo ni por qué se cierran las tramas al final.
   En el lado positivo están las ya citadas actuaciones; el primer conflicto, que es genial; cuando el protagonista sale por primera vez de la cárcel; cuando va a la playa; y cuando coge un avión por primera vez en su vida. Muy poco para un film tan largo.
   A Audiard se le ha ido de las manos. Ha sido demasiado ambicioso y le ha quedado una película amorfa.

1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo; la película es demasiado larga. Además, no queda claro lo que ha pasado, por ejemplo, entre los corsos y el grupo de Malik en el bis a bis, ni en Marsella, ni lo del blindado y el final de esa parte, ni lo del imán con el dinero, ni siquiera los vehículos de la última escena y el paseo hacia el autobús. Entre otras...

    ResponderEliminar

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.