¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

domingo, 26 de junio de 2011

Los enamoramientos [5]

Portada de Los enamoramientos, de Javier Marías NOVELA
Los enamoramientos
(España, 2011, 408 páginas)
Javier Marías

Me encanta Javier Marías. Es el único escritor español al que sigo regularmente, y su artículos en “El País Semanal” son el único contacto que tengo con los medios de comunicación de España (hace tiempo que decidí que para estar mal informado, ya fuera por maldad o por ineptitud, prefería no estar informado en absoluto. ¿Qué se puede esperar de una profesión en la que lo que prima es la prisa y llenar hueco? Pues nada de calidad).
   De sus artículos, me encanta cómo reflexiona los temas. Aunque no siempre estoy de acuerdo con sus opiniones, Marías se molesta en explicar cómo ha llegado a esas conclusiones, algo que muy poca gente hace. Y de sus novelas, me gusta cómo planta un misterio, o da pistas de que algo muy grave va a pasar, y se pierde por divagaciones interesantísimas, metiendo de vez en cuando alguna escena hilarante. Marías es uno de esos autores que o se aman o se odian.
   “Los enamoramientos” es su última novela, publicada este mismo año. Fiel a su estilo, está narrada en primera persona, pero ahora desde el punto de vista de una mujer (para ser sinceros, no cambia mucho con respecto a las otras novelas. Todas suenan muy parecido). María trabaja en una editorial, y cada mañana, un acto sin mucha importancia le alegra el día: ver a una pareja de mediana edad, que da muestras de quererse mucho, desayunar en el bar donde ella desayuna.
   Un día observa que no están; y al tras un tiempo sin aparecer por el bar, descubre por una amiga de la editorial que al hombre, Miguel, lo mató a puñaladas un mendigo, sin ningún motivo. Pasan unos meses y María ve que una mañana vuelve al bar la mujer, Luisa (por algún extraño motivo, siempre hay Luisas en las novelas de Marías), y se le acerca para decirle que siente lo de su marido. Luisa invita a María a su casa, y allí conoce a Javier; el mejor amigo de Miguel, quién meterá en apuros a María.
   “Los enamoramientos” es muy irregular. Cuando Marías da nueva información para hacer avanzar la trama (por mucho que una novela se centre en los personajes, siempre tiene que haber trama), la novela es apasionante; cuando no hay nueva información y Marías se pierde en los pensamientos de la protagonista, la novela es insufrible. Tanto es así, que bien se podía haber titulado “Los enamoramientos y el aburrimiento”.
   Los primeros capítulos están muy bien. La muerte de Miguel Desvern es muy misteriosa, y el interés por continuar leyendo viene por saber cómo esa muerte puede afectar a María, que no tiene nada que ver con el muerto. En estás páginas, Marías muestra muy bien la depresión de Luisa, que incluso ve a sus hijos como una carga, la rutina que llevaba el matrimonio, y las muestras de cariño que se daban. En cuanto sucede la muerte, María se pone a reflexionar sobre lo que supone la muerte de un ser querido. Y además, tiene el que para mí es el mejor capítulo de todos: el trabajo de María en la editorial, donde tiene que lidiar con escritores desequilibrados (Marías se ríe de sí mismo cuando habla de los pirados que aún escriben a máquina).
   Pero entonces la novela entra en un abismo. Da la sensación de que Marías estaba buscando qué historia contar, cómo continuar con la novela, y estas páginas son divagaciones para darle pistas. No entiendo por qué cuenta al principio lo más interesante, que se está formando un peculiar triangulo amoroso, y dedica páginas y páginas a volver a reflexionar sobre la muerte, de forma muy parecida a como ya lo ha hecho con anterioridad, y hablar de “El coronel Chabert”, de Balzac. Más adelante, esa novelita sí tiene importancia (o Marías se las apaña para que lo que cuenta aquí influya en lo que pasa a continuación, debido a una mala traducción). A mí me parece que sería mucho más interesante ir enseñando cómo se desarrollaba esa relación, y mostrar escenas que dieran pie a que María sospechara de que Javier estaba enamorado de Luisa. Pero así, que me diga el personaje lo más importante y se ponga a divagar, no me parece muy entretenido.
   A mitad de la novela sucede algo que sube mucho el interés (parece que Marías por fin sabe de qué su novela), pero resulta un poco decepcionante porque todo pasa por las suposiciones de María, que al final son ciertas. En un determinado momento, María se pone a pensar en “Los tres mosqueteros”, y pasa como con “El coronel Chabert”, que ahí no tiene mucho sentido, pero que después tiene importancia; como si le hubiera dado ideas a Marías para continuar.
   El último tercio está bastante mejor. Marías da un giro a lo que está pasando, pero es muy ambiguo y deja la resolución de la novela muy abierta. Y entre sus múltiples temas (el temor a la muerte; el vacío que dejan los muertos, que acaba por llenarse; o la necesidad de vivir uno la vida), además de los enamoramientos, ¿también de amistad? Eso depende de ti.

2 comentarios:

  1. Me impresionó el comienzo de la novela, la altura que alcanza en el primer capítulo o apartado. Sin embargo, inmediatamente, a las pocas páginas, pierde vuelo, probablemente porque se deja llevar por sus viejas obsesiones de gruñón semanal: le falta tiempo para decirnos cómo se debe uno vestir para ir correcto, nos abruma con la proyección de su ego y, más adelante, se pierde en divagaciones que no aportan casi nada a la novela y en cambio entorpecen el ritmo narrativo.
    De paso lanza algunas puyas más o menos divertidas a sus colegas de oficio. Por cierto ¿alguien puede decirme quién es o cree que es Garay Fontina?

    ResponderEliminar
  2. Supongo que Garay Fontina no sea nadie (es muy divertido, eso sí). En "Negra espalda del tiempo" Marías dejaba claro que no le gusta nada eso de la novela en clave (roman à la clef). "Los enamoramientos" está lejos de su mejor novela y es bastante decepcionante, y muchas veces aburrida. Mi favorita sigue siendo (y es la que recomiendo si alguien quiere empezar a leer a Marías) "Corazón tan blanco".

    ResponderEliminar

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.