¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

jueves, 7 de julio de 2011

El pequeño vampiro [7]

Portada alemana de El pequeño vampiro, de Angela Sommer-BodenburgNOVELA
Der kleine Vampir
(Alemania, 1979, 194 páginas)
Angela Sommer-Bodenburg
con ilustraciones de Amelie Glienke

El otro día me puse a pensar qué libros me gustaban de niño y recordé que me encantaban las novelas de “El pequeño vampiro”. Si mi memoria no me falla, creo que nunca tuve ninguna y que todas las que me leí las sacaba de la biblioteca del colegio. Supongo que cada vez que alguien me regaba un libro en endilgaba un rollazo de “El barco de vapor”. He llegado a la conclusión de que la colección de “El barco de vapor” (todavía existe, y siguen vendiendo best-sellers de mi infancia: “El pirata Garrapata” o “Fray Perico y su borrico”) estaba diseñada para gustar a los adultos, que eran los que compraban los libros. Pensarían que con esas novelas menos fantasiosas los niños además de divertirse, horror, se educaban y maduraban. Yo sólo me aburría.
   Me puse a investigar en internet y me hizo una ilusión tremenda ver que en España se siguen editando las novelas de “El pequeño vampiro”. Angela Sommer-Bodenburg ha publicado hasta la fecha 20 libros de la serie (en España hay 19 traducidos, y el primero va por la 52ª edición), y según su página oficial se han editado en 35 países y han sido adaptados a cine, televisión, radio y teatro. Parece que no sólo a mí me encantaban estas novelas.
   La serie comenzó en 1979, y la primera entrega cuanta cómo Anton, un niño de nueve años al que le encantan las historias de vampiros, una noche que se queda solo porque sus padres se han ido al cine, descubre que se le ha colado por la ventana un visitante peculiar: Rüdiger, un niño vampiro del que se hace amigo y con el que correrá una serie de aventuras que pensaba que no eran posibles en la vida real.
   Leyendo “El pequeño vampiro” de adulto puedo asegurar que Angela Sommer-Bodenburg estilísticamente no es el mejor autor del mundo. La novela está llena de adverbios y a Sommer-Bodenburg le encanta resaltar las sorpresas o subir la tensión con admiraciones, de las cuales hay tantas que pierden su efectividad.
   Sommer-Bodenburg tampoco destaca por escribir diálogos. Pone demasiadas atribuciones (dijo Anton, replicó Anna, contestó Rüdiger), cuando muchas veces se sabe quién está hablando, lo que le resta ritmo a los diálogos; y en demasiadas ocasiones explica cómo se dicen esos diálogos (dijo sorprendido, replicó irónico, gritó asustado), cuando también se sabe por las palabras y las situaciones cómo se dicen esos diálogos.
   Otro problema, pero éste tal vez tenga más que ver con la traducción que con la autora, es que muchos diálogos no increíbles. Nadie habla así, y mucho menos un niño.
   Rüdiger hablando con Anton:
   -Esto sólo puede pasarme a mí –sollozó-. Mamá me lo había advertido categóricamente.
  
   Al preguntarle Anton a sus padres si creen en vampiros, y éstos decir que no:
   -Ah –dijo Anton-. Antiguamente hubo, sin embargo, algunos.
  
   La madre tras herirse el pie:
   -¡Qué mala pata –dijo ella-, ahora se va a poner completamente hinchado.
  
   Tampoco entiendo por qué no acentúan las mayúsculas, y por qué al poner puntos suspensivos, para crear un silencio o un poco de incertidumbre, y luego continuar la frase, ponen una coma, si en castellano esa coma sobra:
   -Le dan…, clases…, particulares –murmuró Antón.
  
   Pero Sommer-Bodenburg es muy imaginativa y sí le saca mucho partido a las situaciones que crea. Todas las escenas con Rüdiger, que es bastante asocial, y su familia son muy divertidas y están llenas de detalles muy simpáticos: los viajes a la cripta; Rüdiger relamiéndose un día al saber que la madre de Anton está en casa; la historia de la familia de Rüdiger y el apodo que tiene cada miembro; la capa con la que Anton puede volar; la obsesión de Anna la Desdentada (es la hermana pequeña de Rüdiger. Cuando se convirtió en vampiro aún no tenía dientes, así que se alimenta de leche) por las historias de vampiros –su versión de “La Bella Durmiente” es divertidísima- y por Anton, y su apestoso perfume “Muftí elegante”; los cambios de humor de Lumpi, el hermano mayor de Rüdiger que murió estando en plena pubertad y al que se salen gallos al hablar; o la Tía Dorothee, una sanguinaria vampiro… que lleva dentadura postiza. El encuentro de Rüdiger y Anna con los padres de Anton, que es sobre lo que está montada esta novela, es hilarante.
   En cuanto al mundo "real", tiene mucha gracia toda la parte de Udo, el matón del colegio, que aparte de un zoquete es un gorrón. Y me encantan los malentendidos que hay entre Anton y sus padres, los cuales, sin dejar explicarse a su hijo, niegan categóricamente la existencia de vampiros… aunque los tengan delante de sus narices.  
   Hay detalles que de niño seguro que no pillé, pero que ahora me parece geniales. Un día Anton quiere que su madre se vaya al cine para estar solo para que Rüdiger pueda entrar sin problemas. La madre se tuerce un pie, y Anton reflexiona que si es el derecho todavía puede ir al cine en coche porque con ése solo tiene que apretar el acelerador. En otra ocasión la madre se cabrea porque Rüdiger y Anna van a hacerles una visita a las ocho, en vez de a las cuatro; y se cabrea porque a esa hora no puede tomar café. Anton le pregunta que por qué no puede, y ella dice que entonces no puede dormir, a lo que replica Anton que por qué suele tomarlo.
   También hay un momento muy bueno cuando Anna y Anton se encuentran para contarse cuentos y Anton le dice que tuvo que escribir una redacción en el colegio con el tema “Una experiencia horrible”. Anton le preguntó a la profesora si podía escribir sobre vampiros, a lo que ella contesto: “Pero si los vampiros solo existen en cuentos. ¡No, Anton, en tercer curso tienes que escribir sobre algo que suceda en realidad!”. Entonces Anton hizo una redacción sobre algo que vio en la televisión y la profesora le puso un notable alto. Si hubiera escrito sobre vampiros, habría sacado un muy deficiente.
   Me temo que todos sufrimos ese tipo de educación embrutecedora.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.