¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Todo oscuro, sin estrellas [6]

Portada de Full Dark, No Stars, de Stephen KingNOVELAS CORTAS
Full Dark, No Stars
(EE.UU., 2010, 368 páginas)
Stephen King

Nota de octubre de 2011: ¡Ya está traducido!
“Full Dark, No Stars”, que se publicó en Estados Unidos a finales de 2010 y todavía no tiene fecha de lanzamiento ni título para España, es el último libro de Stephen King. Pero como este hombre es tan prolífico, está a punto de publicar una novela corta digital (“Mile 81”), un thriller paranormal, tamaño ladrillo –son casi 1.000 páginas-, sobre el asesinato de Kennedy (“11/22/63”) y otra novela de la Torre Oscura (“The Dark Tower: The Wind Through the Key Hole”, que se desarrolla entre los volúmenes 4 y 5). “Full Dark, No Stars” es una colección de cuatro novelas cortas, muy oscuras, que ganó el premio Bram Stoker, de la Asociación de Escritores de Terror de Estados Unidos, a la Mejor Colección.
   Stephen King es tan prolífico porque le encanta escribir, y paradójicamente, ese gusto por escribir es a la vez su punto fuerte y débil. King se enamora tanto de la historia que está escribiendo que muchas veces pierde el norte, y el principio del relato y el final parecen pertenecer a dos historias distintas; y en medio, para que la trama tenga más o menos coherencia, King hace encaje de bolillos para los acontecimientos tengan sentido. Pero es tan bueno caracterizando a los personajes (incluso si uno sólo aparece en un párrafo, King se las apaña para que parezca de carne y hueso), creando escenas muy intensas y manteniendo el suspense que sigues leyendo y leyendo, aunque la estructura deje mucho que desear. Y así libro tras libro tras libro. “Full Dark, No Stars” muestra las dos caras de Stephen King.
   1922” tiene unas primeras 100 páginas impresionantes. El protagonista está escribiendo una confesión en 1930, contando cómo ocho años antes, con ayuda de su hijo adolescente, mató a su mujer y la echó a un pozo. El relato, que da pistas muy claras de que el narrador desde un principio no es de fiar, muestra muy bien la época y el lugar (un pueblo ficticio de Nebraska) y cómo el padre convence a su hijo para matar a su madre. La escena del asesinato es de las que te dejan con la boca abierta (más tarde hay un ataque de una rata que también es sobresaliente). Y muy sutilmente King va mostrando cómo el hombre va perdiendo todo, incluso a su hijo y la cordura.
   Pero en las últimas 30 páginas, a King la historia se le va de las manos. En esa parte está bien la resolución del asesinato y que no se sepa si el protagonista está completamente loco o realmente su mujer le persigue desde la tumba; pero todo ese rollo tipo Bonnie and Clyde y los últimos años del protagonista es estirar la novela más de la cuenta.
   Big Driver” ("Camionero grande") me parece la más floja de todas. Una escritora de misterio va a dar una conferencia, y cuando está regresando a su casa, es brutalmente violada y dejada por muerta. Cuando recupera la conciencia, la mujer decide tomar la justicia por sus propias manos. La novela tiene momentos geniales (la violación es horrible por lo efectiva que es), y King mantiene la atención del lector en todo momento gracias a los giros que da. Pero es increíble. A pesar de que le dedica varias páginas para justificarlo, es muy difícil de creer que una escritora se vaya a convertir en la justiciera de la ciudad en vez de ir a la policía, sobre todo teniendo en cuenta cómo ha dibujado al personaje al principio. El cambio del personaje me recordaba mucho al de Jodie Foster en “La extraña que hay en ti”, y no sólo a mí, porque un poco más tarde King saca a relucir esa película.
   Fair Extension” ("Una extensión justa") es la más corta de todas y se desarrolla en Derry, la misma ciudad ficticia de “It”. Un hombre, que se está muriendo de cáncer, hace un trato con un misterioso vendedor, George Elvid (anagrama de devil) para que le extienda la vida, pero para eso tiene que pasarle la mala suerte a otra persona. Las escenas con Elvid son geniales (recuerdan a los tratos que hacía Leland Gaunt en “La tienda”), en el que el protagonista muestra todo el resentimiento que siente hacia su mejor amigo. Sin embargo, en cuanto el trato está hecho, el relato pierde fuerza y lo más interesante son los hechos reales que va entrelazando King, dando a entender que el diablo ha intercedido para cambiar la suerte de esas personas.
   A Good Marriage” ("Un buen matrimonio") cierra la colección con un King en plena forma. Una mujer, que lleva casada 27 años, descubre un secreto terrible de su marido que la hará plantearse el resto de su vida. Durante las primeras páginas King se esfuerza por transmitir cómo ése ha sido un matrimonio normal, mostrando los pequeños gestos cotidianos que tiene cada uno de los cónyuges (eso los convierte en un matrimonio muy real y específico) y cómo se enamoraron el uno del otro. Y cuando ha logrado crear muchísima empatía por la mujer, entonces desvela el secreto. Lo hace en dos partes, primero haciendo que la mujer descubra algo raro, y después algo muy impactante. A partir de entonces King se luce mostrando la reacción de la mujer, de incredulidad y de miedo, y manteniendo la tensión hasta el final. Si alguien duda de la calidad de Stephen King como escritor, que se lea esta novela corta.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.