¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

"El exorcista", de William Friedkin; "El exorcista" (novela), de William Peter Blatty; "Mis libros más baratos en Estados Unidos y México"; "La semilla del diablo" (novela), de Ira Levin; "La asertividad (III)" (Vida de escritor); "La lista de Schindler", de Steven Spielberg; "Taller de escritura creativa en el Espacio Joven de Santander"; "La luz fantástica" (novela), de Terry Pratchett; "¿Qué fue de Baby Jane?", de Robert Aldrich; "Cómo motivarse, y la asertividad (II)" (Vida de escritor); "Lee los primeros capítulos de mis libros gratis"; "La revisión (I)" (Proyecto novela); "Fahrenheit 451" (novela), de Ray Bradbury; "Soy leyenda" (novela), de Richard Matheson; "La asertividad (I)" (Vida de escritor).

jueves, 15 de septiembre de 2011

Un beso antes de morir [8]

Portada de Un beso antes de morir, de Ira LevinNOVELA
A Kiss Before Dying
(EE.UU., 1953, 244 páginas)
Ira Levin

“Cada novela que ha escrito es una maravilla de construcción de trama. Él es el fabricante de relojes suizos de la novela de suspense; en cuanto a trama, hace que lo que el resto hacemos parezcan esos relojes de cinco dólares que puedes comprar en tiendas de descuento.”
   Eso opinaba Stephen King, en “Danza macabra” (“Dance Macabre”, 1981), de Ira Levin. Levin fue un escritor muy popular a finales de los 60 y los 70 gracias, sobre todo, al éxito de “La semilla del diablo” (“Rosemary’s Baby”, 1967). Levin debutó con “Un beso antes de morir” en 1953, con el que ganó el premio Edgar, de la asociación de Escritores de Misterio de Estados Unidos, a la Mejor Primera Novela. El libro está considerado en un clásico moderno del misterio y ha sido adaptado al cine en dos ocasiones: en 1956 como “Un beso antes de morir” y en 1991 como “Bésame antes de morir” (en inglés, ambas películas conservan el título de la novela).
   Stephen King decía de esta novela: “Es una enérgica historia de suspense contada con gran ímpetu y estilo, una rareza en sí, pero lo que es incluso más raro es que el libro (escrito cuando Levin tenía veintipocos) tiene sorpresas que realmente sorprenden…”
   En “How to Write Best Selling Fiction” (1981), Dean Koontz también la alababa: “Es uno de los thrillers con una de las tramas mejor construidas de la historia. Tiene varias sorpresas, una de las cuales es tan sorprendente que hace que la mayoría de los lectores salgan literalmente catapultados de la silla. Esa sorpresa, por cierto, no viene al final del libro, como podrías esperar, sino cuando llega a la marca del primer tercio, al final de la Parte Uno. Cuando de repente te das cuanta cómo Levin te ha estado engañando, no puedes dejar de leer el resto de ‘Un beso antes de morir’ porque tienes ganas de saber qué más ha logrado.”
   Después de ver esos comentarios, necesitaba leerme esta novela. Y tras hacerlo, ¿tienen razón King y Koontz? Pues sí y no.
   Al contrario de lo que hago en las críticas, en ésta apenas contaré nada de la trama, porque sí que es sorprendente y quiero que los lectores la descubran por sí mismos. “Un beso antes de morir” está divida en tres partes, y mientras las dos primeras son geniales, la tercera es mucho más floja.
   La primera funciona de maravilla porque Levin presenta un incidente en el que están involucradas dos personas, y cómo cada una se lo toma de forma distinta y actúa en consecuencia. La caracterización es genial (lo es con todos los personajes de la novela, donde se ve muy bien por qué actúan como actúan), y aunque Levin dedica más tiempo a uno de los personajes, de vez en cuanto vuelve al otro, para que el clímax, que es muy largo y tenso, sea excelente porque conoces los dos puntos de vista. Hasta llegar allí, Levin ha ido dando varios giros perfectamente plantados y resueltos. Y del que hablaba Koontz, te deja pálido.
   La segunda parte es mi favorita. En la primera me llamaba la atención que Levin se guardara un dato muy importante (la mayoría de los lectores estarán tan metidos en la novela que ni se darán cuenta); cuando llegué a la segunda parte, entendí el porqué. Esta parte es imposible que funcione en el cine, y en ella Levin va dando pistas para la resolución del caso y entonces da un giro que lo cambia todo. Además, crea momentos de mucha tensión y logra que sientas empatía por los personajes. Al final de esta parte está la mejor sorpresa de todas: cuando descubrí qué estaba pasando realmente, sentí un escalofrío y me quedé con la boca abierta… Y me puse a leer como un loco para saber cómo acababa.
   Esas dos primeras partes son tan buenas, y has asumido que Levin va a sorprenderte cada pocas páginas, que la tercera es decepcionante. El principio está bien, porque ves muy bien que está subiendo la tensión, pero esperabas algo mucho más retorcido para la resolución. Así y todo, “Un beso antes de morir” es una novela estupenda.

4 comentarios:

  1. Carlos, con tu comentario sobre la novela, me has incitado a leerla...Gracias

    ResponderEliminar
  2. si le cambiarias el fianal como lo arreglarias??????????
    me he leido este libro y es muy interesante pero no me gusto mucho el final

    ResponderEliminar
  3. De lo que recuerdo, porque me lo leí hace un par de años, el final era mucho menos sorprendente, porque durante las dos primeras partes los giros eran geniales. Pero no sé decirte detalles concretos de cómo mejorar el final.

    ResponderEliminar

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.