¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Dimiter [4]

Portada de Dimiter, de William Peter BlattyNOVELA
Dimiter
(EE.UU., 2010, 304 páginas)
William Peter Blatty

A pesar de que William Peter Blatty tiene una carrera de varias décadas como escritor, hay una novela que le hizo sombra al resto de sus trabajos: “El exorcista” (1971. Por su adaptación cinematográfica en 1973 Blatty ganó el Oscar el Mejor Guión Adaptado). Del resto de sus novelas, las más famosas son “The Ninth Configuration” (1978; Blatty dirigió la película con el mismo título en 1980) y “Legión” (1982), una secuela de “El exorcista” que Blatty dirigió en 1990 como “El exorcista III”.
   El año pasado, tras 11 sin publicar nada nuevo, Blatty regresó con dos novelas: “Dimiter”, que es un thriller, y “Crazy”, que es una sátira nostálgica. (“Dimiter” está traducida al español y conserva título original. Curiosamente, en el Reino Unido la han retitulado “The Redemption”. “Crazy” aún está por traducir).
   En 1973 en Albania, la policía busca a un hombre que ha atentado contra el Jefe de la Seguridad. Mientras lo buscan, el caso se complica cuando tienen que detener a un panadero implicado en una bessa, un código de honor albano en el que las ofrendas de sangre entre familias se pagan matando a los varones de la otra familia. Siguiendo la pista de la bessa, la policía da un hombre muy misterioso, al que detienen y torturan para sacarle información bajo la supervisión del coronel Vlora. Sin embargo, el detenido, al que llaman el Prisionero, no dice palabra y tiene una resistencia al dolor sobrehumana, y cada vez que logran alguna información por testigos o por hipnosis, solo sirve para añadir más misterio al personaje.
   Al año siguiente, en Jerusalén, el doctor Moses Mayo está preocupado por unos sueños religiosos que está teniendo últimamente y por una cura milagrosa de un niño con cáncer que no tiene ninguna explicación científica. Al mismo tiempo, su amigo el sargento de policía Peter Meral, que sufre una tremenda crisis personal por la muerte de su hijo y su mujer, investiga un accidente muy raro sucedido en una gasolinera, donde parece que un coche se estrelló contra un surtidor y otro vino a su rescate.
   “Dimiter” es una novela terriblemente confusa. La obra está divida en tres partes: la de Albania al principio, la de Jerusalén a la mitad, y la final, donde se resuelve el caso. Cuando termina, de forma muy espectacular, la primera parte, lees la parte de Jerusalén buscando qué las une, aunque es imposible saberlo. Luego te das cuenta de que Blatty ha dado tantas vueltas y plantado las pistas tan mal, que cuando llega la explicación no te queda más remedio que volver atrás para saber a qué personajes se refiere. Y el final, que tenía que ser explosivo, pierda mucha efectividad (se te escapa el componente religioso que tiene, por ejemplo).
   Lo peor es que esa confusión existe de principio a fin, no solo en la unión de las partes, y eso la hace muy aburrida. Se podría decir que Blatty se pone a divagar con los personajes (hay demasiados y cuesta saber cuáles son los importantes), con un estilo que a veces es muy farragoso (hay frases eternas que no sabes a dónde van), hasta que encuentra un hilo argumental que es muy interesante. En la parte de Albania, todo lo relacionado con la bessa es confusísimo, pero el interés sube con las torturas al Prisionero y lo poco que van descubriendo los torturadores, porque es imposible que un humano haga esas cosas. Además, entremezcla interrogatorios que se leen como una trascripción de preguntas y respuestas, y se agradece después de ese estilo tan barroco que tiene el resto. En Jerusalén pasa lo mismo. Las divagaciones con los personajes son terribles, pero sube la intensidad cuando comienzan a haber muertes o a suceder cosas muy raras; y también hay interrogatorios muy interesantes.
   Si alguien se la quiere leer, que se arme de paciencia. No me parece una novela satisfactoria, pero sí que tiene elementos buenos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.