¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección Cómo escribir ficción, muchos consejos para escritores, reseñas de novelas (desde 2015 sólo reseño las obras que me han gustado mucho) y las críticas de películas que escribí entre finales de 2006 y principios de 2017. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

domingo, 25 de diciembre de 2011

Hardfought [7]

Portada de Hardfought, de Greg Bear NOVELA CORTA
Hardfought
(EE.UU., 1983, Kindle: 143 KB)
Greg Bear

A pesar de que Greg Bear ha publicado varios thrillers, está considerado el heredero natural de Arthur C. Clarke y un maestro de la ciencia ficción dura. La ciencia ficción dura es aquella que presta mucha atención a los aspectos tecnológicos y científicos de las historias, y se asegura de que éstos sean correctos y factibles en el futuro; mientras que la ciencia ficción blanda deja de lado esos aspectos para centrarse en cuestiones antropológicas o sociales. A mí me gusta más la blanda.
   Bear ganó su primer Nebula (tiene cinco) en 1983 con “Hardfought”, una novela corta con una historia a veces demasiado confusa pero que esconde un subtexto genial. “Hardfought” se desarrolla en un futuro muy lejano, en donde dos razas de seres luchan por adueñarse del universo. Por una parte están los senexi, los primeros pobladores del universo que iban expandiéndose por la galaxia hasta que los humanos, la otra raza, comenzaron a hacer lo mismo, lo que provocó que los senexi se retiraron a sus mundos originales. Pero cuando los humanos siguieron con la expansión y los senexi no podían retirarse más, comenzó una guerra que dura eones.
   Los humanos están tan genéticamente modificados que no se parecen nada a lo que somos ahora. Prufrax es una humana de seis años (y tres metros de altura) que está adiestrada para destrozar cualquier cosa senexi que encuentre. Aryz es un senexi que al que le encomiendan que entre en contacto con los humanos para saber cómo son, pero lo que descubra se lo tiene que pasar solo a sus superiores. Tras un ataque humano a la nave de Aryz, Aryz y Prufrax entran en contacto, y lo que aprenderán el uno del otro, y de la historia de cada civilización, hará que cambien para siempre.
    “Hardfought” es una novela muy estilizada, por eso cuesta tanto al principio entender qué está pasando. Es estilizada en el sentido de que Bear te da muy pocos datos de cómo son las dos razas y cómo funcionan sus civilizaciones, y tú tienes que llenar muchos huecos cuando aún te estás situando en la historia. La cosa se complica cuando mete palabras que no sabes lo que significan hasta que no aparecen unas cuantas veces y por el contexto sacas su significado (pasa, por ejemplo, con “fib”, que significa película, y “Zap”, que algo así como machacar).
    Pero en cuanto vas viendo por dónde va la historia, y lo que te está contando Bear realmente, “Hardfought” gana enteros. Sin desvelar nada diré que Bear de forma muy original muestra la evolución de esa guerra eterna, de la que ya nadie se acuerda de su comienzo, y habla de la deshumanización del enemigo y de los propios soldados, que son manipulados por las altas esferas para su propio beneficio. Acaba con un final demoledor, pero en cierto sentido agridulce, en el que los protagonistas descubren la verdad y por unos instantes vuelven a tener sentimientos humanos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.
Las fotos sin atribuir son de dominio público o no necesitan atribución, y están sacadas de Pixabay u otras páginas similares, o las he comprado en Depositphotos o páginas similares.