¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

domingo, 8 de enero de 2012

PROYECTO NOVELA. 30- CÓMO FALSEAR LA REALIDAD (I)

Hace un año venía quejándome de la piratería en internet porque me parecía un problema gravísimo para los creadores. Ahora creo que muy, muy lentamente la situación está cambiando. Lo que veo claro es que primero se crearán negocios legales, que en España es algo que está yendo muy deprisa; luego llegarán las leyes, que eso siempre va muy lento; y por último cambiará la opinión pública, que será cuando la gente asimile que los contenidos digitales no pueden ser gratis, pero eso llevará mucho tiempo.
   Hace un año, cuando sacaba la piratería a colación, la gente se me tiraba al cuello, como si yo fuera el mismísimo Teddy Bautista (siempre me atacan con la SGAE y el canon digital; lo que me cabreaba sobremanera porque JAMÁS he defendido ni a la SGAE ni el canon digital). Ahora al menos logro que me escuchen. He encontrado dos preguntas muy buenas para que la gente se contenga antes de darme una dentellada:
  
   -¿Tú trabajarías gratis?
   -Hay dos opciones: o cultura gratis en internet, y entonces a medio plazo sólo tendremos contenidos amateur, o cultura más barata que nunca hecha por profesionales, ¿cuál prefieres?
           
   Todavía hay muchísima desinformación sobre el tema (el tratamiento que le dan los medios de comunicación españoles no ayuda nada. De los blogueros que no hacen más que tergiversar qué es la propiedad intelectual mejor ni hablar), y muchísima gente no es consciente de qué supone para un creador bajarse un contenido ilegal. Supone simple y llanamente que el creador no cobra por su trabajo.
   En la actualidad si creas un contenido que se pueda digitalizar, eres una víctima potencial de la piratería, independientemente de si eres rico o pobre, americano o de la Cochinchina, vas por editorial o te auto-publicas los libros. Y ahora mismo en España como alguien te piratee tu obra estás completamente desprotegido (aunque parece que esta situación va a cambiar en breve).
   También hay mucha desinformación sobre cómo va a ser el nuevo modelo de internet, y muchos se piensan que esos contenidos van a desaparecer de la red. Una amiga me preguntaba preocupada si a partir de ahora tendríamos que volver a los cds y los videoclubs. Lo que no sabía mi amiga es que el nuevo modelo crea negocios legales que ofrece esos contenidos a muy bajo precio, como Spotify, Filmin, Amazon (¡por fin desembarcó en España, con Kindle y todo!), o Canal +, que ya ofrece la posibilidad de descargarse películas y series.
Logotipo de Amazon
   Tengo un amigo al que sólo le falta el parche en el ojo y el loro en el hombro para ser un auténtico pirata, y un día me vino con la cantinela de que la piratería beneficiaba a los creadores, porque les promocionaba. Tiene mucha ironía que me lo dijera él, que nunca se ha gastado un céntimo en adquirir copias legales tras disfrutar de copias piratas. Yo le fui muy sincero:
   -No descarto dar alguna de mis novelas gratis en el futuro para promocionarme, como hacen muchos autores en el Amazon americano, pero lo que no puedo es dar ahora mi primera novela gratis. Esos autores ya han escrito varios libros y tienen unos lectores fijos, y así lo que intentan es ampliar su base de fans, porque normalmente regalan la primera parte de una serie de novelas.
   »Me voy a tirar dos años escribiendo la novela, ¿tú crees que puedo dar gratis dos años de trabajo para promocionarme? Y después me tiro otros dos escribiendo la siguiente y cuando la intente cobrar, si es que alguien se acuerda de mí, me van a odiar por querer ganar entonces dinero por mi trabajo.
   Le expliqué que mi forma de promoción es mi blog, que ése sí es gratis, y que posiblemente cuelgue capítulos y cuentos enteros y que en ningún momento obligaré a nadie a comprarse mis libros, pero que espero que si a alguien le interesan, se haga con copias legales (eso incluye las bibliotecas), que será la única manera que tenga de poder seguir escribiendo.

¿SE PUEDE FALSEAR LA REALIDAD?
En ficción la respuesta a la pregunta de arriba es un rotundo sí. Pero hay que tener en cuenta unas pautas:

   -Cuanto más realista sea tu novela, menos te puedes inventar.
   -Cuanto más conocido sea un elemento de tu historia, más te tienes que ceñir a la realidad.
   -Inventes lo que te inventes, siempre tiene que resultar verosímil.

   Antes de continuar, quiero hacer una distinción entre dos conceptos que muchas veces se confunden:

   -Auténtico: Que es cierto, que es real. Es sinónimo de veraz.
   -Verosímil: Que parece auténtico, aunque no tiene por qué serlo.

   Comenzaré con algo que me llama mucho la atención. He descubierto que todos los meses me entran visitas en el blog buscando “novelas de ficción”. También he descubierto que mucha gente cuando le cuento de qué va mi novela, me dice que estoy escribiendo una “novela de ficción”.
   Vamos a ver, todas las novelas son de ficción. Decir que una novela es de ficción es como decir que una película, que no es un documental, es de ficción. Otra cosa es que te bases en un hecho real y quieras ser muy fiel a lo sucedido, y entonces tendrás una novela realista. Pero a menos que te ciñas 100% a lo que pasó, y puedas demostrar las fuentes de todos los datos que utilices (incluidos los pensamientos de los personajes), estás escribiendo ficción.
   Libros de no ficción narrativos son las crónicas (una de las más famosas es “A sangre fría”, de Truman Capote, que es tan apasionante que se lee como una novela. Pero todo lo que aparece allí lo desenterró Capote documentándose exhaustivamente); los reportajes, que son parecidos a las crónicas pero sin que la presencia y la opinión de autor se note tanto; y las biografías y la autobiografías. En estos libros no puedes inventarte nada. (Por eso la divertidísima “Trópico de Cáncer” es una novela, porque no hay manera de saber qué es real y qué es inventado, aunque parezcan unas memorias de Henry Miller.)
Retrato de María Antonieta
María Antonieta
   Si quieres escribir algo realista, va a haber momentos en los que no te quede más remedio que inventarte las cosas. Pongamos por ejemplo que vas a escribir una novela sobre María Antonieta y quieres ceñirte lo más posible a la historia real. Te lees unas cuantas biografías del personaje y libros de historia para saber cómo era la Francia del XVIII; y cuando la estás escribiendo, te documentas para que cada detalle histórico sea el correcto.
   Entonces se te ocurre que sería emocionalmente muy potente poner lo que piensa y siente María Antonieta mientras va a la guillotina, o incluso mejor, lo que piensa y siente cuando está cayendo la cuchilla. Lógicamente, no existen documentos escritos que digan qué pensó María Antonieta en esos momentos, así que la solución es inventártelo, siempre teniendo en cuenta que lo que escribas debe ajustarse al personaje de María Antonieta que has dibujado a lo largo de la novela. El resultado debe ser verosímil.
   Werner Herzog hizo algo parecido en su película “Aguirre, la cólera de Dios”. Lope de Aguirre, el personaje histórico, fue un conquistador español que en siglo XVI se internó con un grupo de personas en el Amazonas, buscando la mítica El Dorado, que desapareció sin dejar rastro. No hay documentos escritos de cómo murieron, pero la película, que es muy realista, trata exactamente de eso. Así que lo que hizo Herzog fue inventarse todo, simplemente jugando con hipótesis muy verosímiles de lo que pudo haber sucedido.
   Voy a hablar de la parte histórica de “El terror”, de Dan Simmons, que es una novela que mezcla el terror y novela histórica. Dan Simmons coge un hecho auténtico (la expedición perdida de Franklin en el XIX, en la que dos barcos intentaron llegar al Pacífico desde el Atlántico cruzando el Ártico) y para darle apariencia de realidad, pone un montón de detalles veraces de la época y de la expedición, pero Simmons se inventa muchas cosas para hacer avanzar la trama. Pero todas las situaciones y el comportamiento de los personajes son verosímiles.

NADA DE PEREZA
Vamos a ver algo que no se debe hacer. En 2002, cuando estudiaba en la escuela de cine (la ECAM), fue a darnos una charla una guionista que tenía bastante prestigio por escribir películas realistas que estaban basadas en hechos reales o se desarrollaban en lugares geográficos muy específicos, y que se vendían casi como estudios sociológicos y antropológicos.
   Lo que nos contó esa mujer fue que a ella le daba mucha pereza ponerse a hablar con gente para documentarse y que todo lo sacaba de internet (como ya he indicado, esto fue en 2002, cuando internet no era ni parecido a lo que es ahora).
   Años después vi una película con guión suyo sobre el problema del terrorismo en Euskadi ¡y monté en cólera! Estaba dirigida por un hombre con el que solía colaborar, y que también se las daba de muy realista. ¡Qué zafiedad! ¡Qué básico era todo! ¡Cómo se notaba que no tenían ni idea de lo que estaban hablando! Estas personas debieron de visitar un día el Guggenheim de Bilbao y ya se pensaron que sabían todo sobre el País Vasco. Lo único que puedo decir es que si la situación de Euskadi fuera remotamente parecida a lo que dibujaba esa película, yo no hubiera vivido allí cuatro años.
   Si vas a basarte en algo real y lo vas a vender como algo muy fiel a la realidad, no te queda más remedio que hacer trabajo de investigación. Y si te da pereza, pues no escribas ese tipo de guiones; y mucho menos intentes dar gato por liebre, que te van a pillar.
    Una solución es lo que hizo Jack Ketchum en “La chica de al lado”. Esa excelente (y horrorosa) novela se basa en el crimen de Sylvia Likens, ocurrido en Indiana a mediados de los 60. En una entrevista que aparece en la edición de Leisure Books de la novela, Ketchum cuenta que como no tenía ni idea de cómo era Indiana en esa época pasó la acción a Nueva Jersey durante los 50, un lugar y una época que dominaba porque fue donde él se crió (hay un montón de referencias auténticas en la novela); y cambió el nombre de los personajes y varias de las acciones. La novela es durísima por cómo te mete en ese mundo tan verosímil, que parece tan real, y por cómo te identificas (y odias por pasivo) al protagonista. Pero en ningún momento el autor te quiere engañar diciendo que esa es la historia real de Sylvia Likens.
   Joyce Carol Oates hizo algo similar con la también excelente (y horrible) “Zombi”. “Zombi” está inspirada en la vida de Jeffrey Dahmer, un psicópata gay que entre 1978 y 1991 mató a 17 hombres y chicos. Carol Oates cambió el nombre del protagonista, pasó la acción de Wisconsin a Michigan, y cambió varias acciones para poder contar la historia que le interesaba a ella. Y nunca es deshonesta haciéndonos creer que nos está contando la historia auténtica de Jeffrey Dahmer.
   No sé qué me hace leer este tipo de novelas tan horripilantes.
   Seguimos con más ejemplos en el siguiente artículo.

Recomendaciones:
   -Story Engineering”, de Larry Brooks. Este libro es muy, muy bueno para entender qué elementos tienes que estar barajando para contar historias. Brooks explica muy claramente que hay cuatro pilares básicos (concepto, personaje, tema y estructura) y dos secundarios (la ejecución de escenas y la voz) en todas las historias escritas. Brooks dedica un capítulo a cada elemento, siendo el más largo el de la estructura; y he de reconocer que es una de las mejores explicaciones que he leído en mi vida. Éste lo recomiendo con mayúsculas.
   Consíguelo en Amazon.es o en Iberlibro.com

   -www.raulmartos.com. Hace unos meses hablé de mi amigo Raúl Martos, al que conocí estudiando Periodismo, y con el que compartía dudas, sufrimientos y alegrías por e-mail y teléfono porque él también estaba escribiendo su primera novela. Raúl acaba de terminar la suya y ya la está moviendo por concursos. http://www.raulmartos.com/ es su página web. Allí podéis leer artículos sobre los ocho meses que pasó en África, ver fotos y leer su columna, donde da una visión del mundo que no tiene nada que ver con los (terribles y miopes) medios de comunicación. Además tiene un apartado especial para escritores: Escritores sin barreras, en donde puedes colgar tus cuentos y recibir comentarios. Echadle un vistazo.

Siguiente artículo: 31- Cómo falsear la realidad (II)
Anterior artículo: 29- Las épocas y lugares

1 comentario:

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.