¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección Cómo escribir ficción, muchos consejos para escritores, reseñas de novelas (desde 2015 sólo reseño las obras que me han gustado mucho) y las críticas de películas que escribí entre finales de 2006 y principios de 2017. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

miércoles, 29 de febrero de 2012

La invención de Hugo [8]

Poster americano de La invención de HugoHugo
(EE.UU., 2011, 126 min)
Dirección:
Martin Scorsese
Guión:
John Logan
Intérpretes:
Asa Butterfield
Chloë Grace Moretz
Ben Kingsley
Helen McCrory
Sacha Baron Cohen
Emily Mortimer
Michael Stuhlbarg
Christopher Lee
Jude Law
IMDb

A Martin Scorsese le costó muchísimo sacar adelante la superproducción “Gangs of New York” (2002) porque no era un director taquillero, y tanto él como Leonardo DiCaprio tuvieron que rechazar a parte de su sueldo para terminarla. La película no funcionó bien en taquilla, pero curiosamente hizo que Hollywood le financiara a partir de entonces películas muy caras. “La invención de Hugo” es una superproducción en 3D, que venden como si fuera una fantasía familiar, pero que realmente es una personalísima carta de amor al cine.
   Hugo Cabret (Asa Butterfield) es un chico huérfano que vive escondido en una estación de tren parisina en los años 20. Antes de que su padre muriera (Jude Law), le regaló un autómata roto y juntos se pusieron a repararlo. En esa misma estación trabaja Georges (Ben Kingsley), un viejo y amargado juguetero que un día atrapa a Hugo robándole piezas. Georges le quita un cuaderno con dibujos del autómata y se lo lleva a casa para quemarlo. Hugo lo sigue y habla con su ahijada Isabel (Chloë Grace Moretz) para que convenza a su padrino de que no queme el cuaderno. Isabel y Hugo se hacen amigos, y mientras Isabel le enseña a Hugo el mundo mágico de los libros, Hugo le descubre el mundo de los sueños: el cine. Un día Hugo se da cuenta de que Isabel tiene un colgante con forma de corazón que encaja en la cerradura del autómata, y cuando le dan cuerda, reciben un mensaje que cambiará sus vidas y la de Georges para siempre.
   Durante la primera hora de película, me parecía que “La invención de Hugo” era un precioso mastodonte que era tan enorme, y Scorsese se molestaba tanto en mostrarte lo precioso que era, que le costaba avanzar. Técnicamente la película es impresionante por lo bien hecha que está y visualmente es muy, muy bonita; pero la trama, en esa parte, tardaba muchísimo en avanzar.
Asa Butterfield y Ben Kingsley en La invención de Hugo
Asa Butterfield y Ben Kingsley
   Tras una presentación de la estación que te deja con la boca abierta, Scorsese planta el autómata en un flashback muy bonito, y la relación entre Hugo y Georges Méliès y Hugo e Isabel. Pero aparte de que esas relaciones se desarrollan en escenas muy estiradas (da la sensación de que Scorsese era consciente de que había logrado planos estéticamente tan buenos, en los que sacaba el máximo provecho a unos decorados magníficos, que en montaje no se atrevió a reducirlos), mete entre medias otros personajes de la estación que a mí me parecían un estorbo, también en escenas muy largas.
   Pero entonces aparece el amor al cine y a Georges Méliès, y la trama está mucho más ajustada (ya se sabe qué quieren conseguir los personajes), y la segunda hora de “La invención de Hugo” es una obra maestra.
   Viendo la carrera comercial que lleva la película en EE.UU., que va a estar más de 4 meses dando dinero en los cines con recaudaciones semana a semana muy regulares, pero sin despegar nunca (y va acabar siendo deficitaria); y lo que ha pasado en los Oscars, donde ha arrasado sólo en los premios técnicos; me parece que tienes que ser muy cinéfilo para que te encante esta película. Si no eres un enamorado de la historia del cine, “La invención de Hugo” te parecerá bonita pero no muy emocionante.
   Para mí esa segunda hora era una oleada de emoción tras otra. Primero porque era ver cosas que me sabía de memoria por haberlas leído en varias historias del cine (a mí me puso los pelos de punta ver la reacción del público ante la llegada del tren; y me pasó lo mismo con todo el pasado de Georges Méliès; aparte de que reconocía la mayoría de los fragmentos de las películas que aparecían) y segundo por dos temas que tiene, que me llegan muchísimo: la necesidad de dejar atrás el pasado para disfrutar del resto de tu vida y la importancia de encontrar tu hueco en el mundo (y me emociona mucho en qué se convierte la chica al final de la película).
   ¡Qué película tan encantadora! Si eres cinéfilo, no dudes en ir a verla. Si no lo eres, no sé qué decirte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.
Las fotos sin atribuir son de dominio público o no necesitan atribución, y están sacadas de Pixabay u otras páginas similares, o las he comprado en Depositphotos o páginas similares.