¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

sábado, 4 de febrero de 2012

Un poco de tu sangre [4]

Portada de Un poco de tu sangre, de Theodore SturgeonNOVELA CORTA
Some of Your Blood
(EE.UU. 1961, 143 páginas)
Theodore Sturgeon

En “How to Write Best Selling Fiction” (1981) Dean Koontz alababa muchísimo el trabajo de Theodore Sturgeon. Sturgeon fue un escritor muy prestigioso de ciencia ficción y terror, y Koontz destacaba lo originales que eran sus historias, su punto de vista y su sensibilidad. “Un poco de tu sangre” (1961) es su obra de terror más famosa, una novela corta de la que Koontz aseguraba que era una de las mejores novelas de terror psicológico jamás escritas. Yo no comparto la euforia de Kootnz, y aunque reconozco que tiene partes que te dan escalofríos y tiene elementos geniales, me parece que “Un poco de tu sangre” ha envejecido mal.
   Un tal George Smith, un soldado estacionado en Tokio, escribe una carta a su novia, y cuando el Ejército la abre para censurarla, el contenido llama tanto la atención de un psiquiatra que decide comentárselo a un comandante. El comandante mantiene una conversación con Smith, quien reconoce que le gusta ir de caza, y cuando el comandante le pregunta por qué le gusta cazar, Smith lo ataca. Smith es envidado a los Estados Unidos e internado en una institución mental, donde un psiquiatra le pide que escriba sus memorias, pero que lo haga en tercera persona. Tras leer su vida, el psiquiatra comenzará un tratamiento con Smith que desvelará cosas escalofriantes de su pasado.
   “Un poco de su sangre” es muy original por cómo está contada. Comienza con una correspondencia entre dos psiquiatras asombrados por ese paciente, y en seguida pasa a los recuerdos de Smith, que es la parte central y más extensa de la novela. Esa parte está escrita con una voz que tiene muchísima personalidad, y además se nota que el narrador no es de fiar, algo muy peculiar, porque normalmente si el narrador no es de fiar suele estar escrito en primera persona. Y acaba retomando la correspondencia entre los psiquiatras, y cómo el que le está tratando, descubre, a través de terapia, secretos que estaban ocultos en el manuscrito. Y cuando descubres los secretos, se te ponen los pelos de punta.
   En esta última parte también funciona muy bien que el psiquiatra manda a una mujer investigar la vida auténtica de Smith, y te das cuenta de cómo éste veía distorsionada la realidad. Y es muy interesante cómo intentan explicar la enfermedad de Smith desde un punto de vista psicológico.
   Pero “Un poco de tu sangre” tiene un principio confuso a más no poder y la parte central muchas veces es aburrida y da muy pocas pistas de lo que está pasando (es imposible que nadie supiera qué estaba ocurriendo porque no hay datos suficientes). De hecho, como muchas veces no sospechas qué está ocultando, no entiendes por qué está contando esas cosas y sólo pillas que Smith venía de una familia disfuncional y que él era ya desde pequeño un chico muy raro.
   Supongo que en su época “Un poco de tu sangre” fuera reconocida por su estructura y por la parte de la psicología, pero hoy en día tienes que tener una fuerza de voluntad tremenda para leértela.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.