¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección Cómo escribir ficción, muchos consejos para escritores, reseñas de novelas (desde 2015 sólo reseño las obras que me han gustado mucho) y las críticas de películas que escribí entre finales de 2006 y principios de 2017. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

jueves, 16 de agosto de 2012

The Book Case [7]

Portada de The Book Case de Nelson DeMilleCUENTO
The Book Case
(EE.UU., 2012, 49 páginas)
Nelson DeMille

Una de las consecuencias inesperadas del libro digital es el resurgimiento del cuento. Tras décadas y décadas en las que la novela era la reina, ahora, poco a poco, el cuento y la novela corta están volviendo a aparecer en el panorama editorial. Es una buena noticia para los escritores, que tienen otro mercado donde colocar sus productos (no me extrañaría que volviera a haber otra edad de oro de revistas –ahora digitales- de cuentos, como pasó en las décadas de los 1920 y 1930 con las revistas pulp), y para los lectores, que por muy poco dinero, y con obras que se leen de una sentada, pueden conocer a un montón de escritores.
   Nelson DeMille se ha sumado a la nueva moda y su última obra, “The Book Case”, es un cuento de 49 páginas que sólo está disponible en formato digital y en audiolibro. DeMille es un conocido autor de best-sellers, especializado en thillers y novelas de suspense, y para su incursión en el nuevo formato ha utilizado a uno de sus personajes más conocidos, John Carey, un detective de Nueva York que ya ha protagonizado seis de sus novelas. Yo no había leído nada de DeMille, así que antes de meterme con alguna de sus novelas, decidí comprarme “The Book Case”, y he reconocer que el cuento está bien.
   El detective John Carey tiene que investigar un caso peculiar en una librería: su dueño ha aparecido aplastado bajo el peso de una enorme estantería abarrotada de libros. Todo apunta a que fue un accidente, y que de ser un asesinato, deberían darse demasiadas coincidencias, pero algo le dice a Carey que el librero fue asesinado y está dispuesto a demostrar que está en lo cierto y a descubrir al asesino.
   Lo mejor de este cuento, y es algo excelente, es la voz de su protagonista: ingenioso, irónico y divertidísimo. Tiene muchísima gracia cómo ve las cosas Carey (está narrado en primera persona), sus pensamientos, y varios diálogos que mantiene con otros personajes. Pero el caso en sí es un poco simple. Está bien cómo Carey va hilando las distintas pistas que encuentra y cómo se las apaña para sacar información a los sospechosos (aunque la primera confesión está algo trillada), pero la dinámica del caso es un poco como las construcciones hechas con piezas de dominó: tiras una y van cayendo todas de seguido, sin que sea excesivamente sorprendente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.
Las fotos sin atribuir son de dominio público o no necesitan atribución, y están sacadas de Pixabay u otras páginas similares, o las he comprado en Depositphotos o páginas similares.