¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección Cómo escribir ficción, muchos consejos para escritores, reseñas de novelas (desde 2015 sólo reseño las obras que me han gustado mucho) y las críticas de películas que escribí entre finales de 2006 y principios de 2017. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos [2]

Poster original de Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinosCINEFILIA
Sānqiāng Pāi'àn Jīngqí
(China, 2009, 90 min)
Dirección:
Zhang Yimou
Guión:
Shi Jianquan
Xue Jianchao
Intérpretes:
Sun Honglei
Ni Dahong
Xiaoshenyang
Yan Ni 
IMDb

Existe una tendencia entre la crítica a alabar o despreciar la obra de un creador en su conjunto; y así etiquetan a uno de genio y a sus ojos solo ha creado obras maestras. El caso más obvio que me viene a la cabeza es Orson Welles, que tiene films flojísimos que están considerados clásicos. Yo diría que esto pasa en todas las artes: todos los Goyas son geniales y todas las composiciones de Mozart.
   Con esta forma tan peculiar de pensar, no sé cómo consideran a Francis Ford Coppola, si un genio o un mediocre, porque está clarísimo que ha dirigido obras maestras y grandes castañas, y esas calidades te las da tanto en los proyectos personales como en los encargos. Lo que ignoran los críticos (ignoran muchas cosas, pero ésta es de las más graves) es que los creadores son seres humanos y que tienen altibajos y comenten errores, y que por tanto, es estúpido juzgar la obra de nadie en su conjunto.
   Zhang Yimou es un gran director, que además es muy regular con la calidad de sus trabajos, que suelen ser muy buenos, y la crítica lo ama. Pero Yimou a veces se equivoca, y esta astracanada de “Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos” es su gran patinazo: un desastre que no hay por donde cogerlo. Con ella cosechó las peores críticas de su carrera; pero no fueron ni la mitad de duras de lo que este bodrio se merecía.
Yan Ni en Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos
Yan Ni
   “Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos” es un remake de “Sangre fácil” (1984), el debut de los hermanos Coen. Yimou traslada la acción a China, a un siglo pasado reciente, toma la trama en la que varios personajes se odian y los asesinatos van complicando la historia más y más, y le añade un humor muy burdo. El resultado no funciona en absoluto y es aburridísimo. Si esta cosa no fuera de Zhang Yimou, no habría salido de China y habría tenido unas críticas nefastas.
   Lo único bueno que se puede decir de esta película es que estéticamente está muy cuidada, con un planazo tras otro (hay imágenes que parecen salidas de “Hero”); que hay una secuencia excelente que muestra cómo se hacen los fideos chinos; y que tiene un clímax que no está mal por lo retorcido que es, aunque esos elementos ya estaban en la original.
   El humor es tan básico que cada vez que hay chistes parece que estás en otra película, y todo en la trama está forzadísimo para que se den los giros, con los personajes comportándose así porque a Yimou le da la gana (el soldado debería haber visto la caja fuerte antes de meterse en faena; no sé por qué los trabajadores tontos no se meten a abrir la caja fuerte en el primer intento; me cuenta entender por qué el soldado no mata al principio…). Además, Yimou pensaría que estaba creando mucha tensión, y la película está llena de planos de gente paseándose de un lado a otro y escondiéndose; y lo único que consigue es muchísimo tedio.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.
Las fotos sin atribuir son de dominio público o no necesitan atribución, y están sacadas de Pixabay u otras páginas similares, o las he comprado en Depositphotos o páginas similares.