¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

viernes, 5 de octubre de 2012

Muerto hasta el anochecer [4]

Portada americana de Muerto hasta el anochecer, de Charlaine HarrisNOVELA
Dead Until Dark
(EE.UU., 2001, 292 páginas)
Charlaine Harris

Aunque Charlaine Harris lleva más de 30 años escribiendo, él éxito le llegó de mayor y no hace mucho. En 2001, la autora comenzó una serie de misterios paranormales con Sookie Stackhouse de protagonista, y cuando iba por su octava entrega, la HBO llegó con su varita mágica y creó la serie de televisión “True Blood” basada en las novelas, y éstas se dispararon en las listas de los más vendidos, convirtiendo a Harris en una escritora superventas. “Muerto hasta el anochecer” es la primera novela de Sookie, y aunque tiene ideas muy buenas sobre cómo es ese mundo, la trama deja mucho que desear. A mí me recordaba a “Placeres prohibidos”, de Laurell K. Hamilton, pero con más humor, menos sexo, y muchísima más coherencia (aunque eso no significa que esta novela tenga mucha).
   Sookie Stackhouse es una camarera que vive un pueblo de Luisiana que tiene el don de oír los pensamientos de la gente. Pero una noche se topa con un cliente del que no oye nada… porque es un vampiro. Los vampiros acaban de salir del armario (o del ataúd, como dicen ellos), y poco a poco se están acostumbrado a vivir con los seres humanos. Tras salvar al vampiro Bill de una pareja que le quería sacar la sangre para venderla, Sookie comenzará una relación con él; pero un misterioso asesino va matando a chicas que se relacionaban con vampiros, y Sookie no sabe muy bien qué pensar de su novio.
   Lo mejor de “Muerto hasta el anochecer”, además de un título excelente (lo tienen todas las novelas de la serie; ya me gustaría a mí titular como ella), es lo original que es ese mundo (aunque a veces hay incongruencias) donde los vampiros son una realidad, y el humor que utiliza Charlaine Harris (lo del vampiro Bubba es una genialidad divertidísima), que hace que tampoco te tomes muy en serio la novela. Pero esta autora es terrible desarrollando una trama, caracterizando personajes secundarios, y subiendo la tensión.
   Constantemente está metiendo a Sookie en la boca del lobo sin demasiada justificación, y yo no me lo creo. Ocurre cuando va con Bill por primera vez al bar de vampiros (ese bar es una idea muy original): Sookie está aterrorizada por un reciente encuentro con vampiros, y decide meterse en un bar lleno de ellos. La justificación viene a posteriori, pero yo creo que el lector debería saberlo antes, que lo pensaba Sookie sin decírselo a Bill; porque entonces la única justificación es que Sookie hace eso para ayudar a su hermano, del que ves que se lleva bien, pero al que tampoco está muy unida.
   Vuelve a ocurrir cuando Bill se tiene que ausentar al final, y no te explica por qué se fue hasta después del clímax. A mí me parece una forma muy torpe de subir la tensión: cuando Sookie está más amenazada, su novio se pira si explicar por qué.
   Y el caso más sangrante es el clímax. Sookie está sola en casa, y nota que el asesino la espera fuera, y ella, en vez de quedarse dentro, sale a la calle. Harris lo intenta justificar, pero a mí esto me parece como decir que te persigue un monstruo, y para evitar que te mate, te lanzas a sus fauces, a ver si así no te muerde.
   Además, no acabo de comprender muy bien qué es legal e ilegal en ese mundo. Hay un bar donde todo el mundo sabe que van gruopies de vampiros a que los muerdan, pero la policía hace una redada. No sé, cuando existían los speakeasy durante la Ley Seca, éstos estaban escondidos, no a la vista de todo el mundo. Y en esa misma escena, no comprendo por qué Sookie y Bill se paran en una cuneta a liarse, si la policía les pisa los talones (comprendo que es una forma muy torpe de subir la tensión).
   Harris a veces planta elementos que no van a ninguna parte (como los celos del hermano de Sookie porque su abuela le ha dejado la casa a ella en el testamento; o la creación de una turba que quiere matar vampiros, que como idea está muy bien, pero que se queda a medias), y otras veces se los saca de la manga (como que existen personas que cambian de forma –no me creo que Sookie no lo supiera de la que aparece aquí, si ella puede leer mentes-).
   Pero lo peor de “Muerto hasta el anochecer” es que apenas tiene tensión. El problema es que el misterio de las muertes no funciona en absoluto: por una parte, está tan embarullado que te cuesta imaginar que ella pueda ser una posible víctima; luego, cuando la turba sedienta de sangre, que podía subir muchísimo la tensión, se queda en nada, provoca que las muertes también pierdan fuerza (es decir, Sookie se libra de una situación muy grave sin mover una pestaña, pues te imaginas que con las muertes pasará lo mismo); y tercero, los personajes secundarios están tan mal dibujados, que te cuesta diferenciar a uno de otro, y por lo tanto, no tienes posibles sospechosos, ni tampoco Harris se molesta por plantarlos. Y eso en un misterio es un error catastrófico. (Cuando se desveló el misterio me dije “¿Y este tipo quién es?” y tuve que volver atrás buscando ese personaje.)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.