¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección Cómo escribir ficción, muchos consejos para escritores, reseñas de novelas (desde 2015 sólo reseño las obras que me han gustado mucho) y las críticas de películas que escribí entre finales de 2006 y principios de 2017. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Salvajes [5]

Poster original de SalvajesSavages
(EE.UU., 2012, 131 min)
Dirección:
Oliver Stone
Guión:
Shane Salerno
Don Winslow
Oliver Stone
Intérpretes:
Taylor Kitsch
Aaron Johnson
Blake Lively
Salma Hayek
Benicio del Toro
John Travolta
Demián Bichir
IMDb

Estoy llegando a la conclusión de que Oliver Stone es un director que cuida muchísimo la forma, que logra grandes y trepidantes momentos, y unas actuaciones increíbles, pero que, salvo excepciones, tiene serios problemas para contar una historia. “Salvajes” es su última película, y me parece una pena: detrás del embarullado conjunto se esconde una gran obra. Ojalá diera con un guionista que le estructurara las historias.
   Chon (Taylor Kitsch) y Ben (Aaron Johnson) son dos amigos que se ganan la vida cultivando marihuana en California y comparten novia (Blake Lively). El trío parece que está viviendo una vida perfecta de paz y armonía (que la maría sea ilegal es sólo un pequeño escollo), hasta que el grupo de narcotraficantes mexicanos de Elena Sánchez (Salma Hayek) decide hacerles una oferta, que no podrán rechazar, para meterse en su negoció. Pero Chon y Ben rechazan la oferta, y cuando pensaban que habían dado esquinazo a los hombres de Elena Sánchez, ésta les sorprende con algo que les forzará a negociar con ella. Y entonces entrarán en una espiral de violencia donde no se sabrá cuál de los narcotraficantes es más salvaje.
Taylor Kitsch, Blake Lively y Aaron Johnson en Salvajes
Taylor Kitsch, Blake Lively y Aaron Johnson
   A pesar de las vueltas y vueltas y vueltas que da esta película, hay que reconocer es que muy clara y nunca te pierdes; pero este film debería ser muchísimo más sencillo. Empieza muy bien, presentado a los protagonistas y el mundillo de fantasía en el que ellos están convencidos que viven; y Kitsch, Johnson y Lively tienen el físico perfecto para sus personajes. También está muy bien cómo meten el elemento de discordia en ese mundo (el vídeo que abre la película y que luego ven los personajes) y cómo van llegando al gran conflicto de la película, con esa reunión con los mexicanos y su intento de huida (aunque hay un parón cuando Stone te vuelve a contar lo mucho que se aman los tres y el viaje al centro comercial).
   Luego la tensión se dispara… y las acciones también. Son muy buenas las ideas de que allí nadie juega limpio, que muchos tienen una agenda oculta, y que no se sabe quién es más salvaje; pero para llegar a eso, no hay más que giros y giros y giros.
   El personaje de El Azul podía haberse nombrado simplemente, porque después no pinta mucho; y varias acciones de los protagonistas son inverosímiles. Por ejemplo, cuando necesitan dinero no se les ocurre otra cosa que robar a Salma Hayek, sabiendo que es una mujer muy astuta y peligrosa, y que si lo descubre (algo harto probable), matará a su novia. Como que no podían robar a cualquier otro narcotraficante.
   Y más tarde le van con una patraña a Benicio del Toro para que denuncie a Demián Bichir, sabiendo que si descubren la jugada, su novia muere. No sé, yo en su lugar intentaría mantener las aguas calmadas en el bando de Salma Hayek, que ya la situación es muy tensa por sí sola como para estar alterándola más.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.
Las fotos sin atribuir son de dominio público o no necesitan atribución, y están sacadas de Pixabay u otras páginas similares, o las he comprado en Depositphotos o páginas similares.