¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

viernes, 15 de marzo de 2013

Un artículo contra la libertad en internet

Es la primera vez que escribo una entrada recomendando un artículo, pero es que con éste coincido plenamente: "Contra la libertad en internet", en InfoLibre.es.
   El autor, Luis Arroyo, explica cómo la idea que teniamos de un internet sin leyes maravilloso se ha desvirtuado y se ha convertido en un terreno en el que los más manipuladores están prosperando a costa de otros, y habla de lo muy expuestos que estamos todos a que se sepa todo de nuestra vida.
   Ya lo he dicho en más ocasiones: internet necesita leyes. Internet no es una realidad paralela que tiene que gobernarse de manera distinta, porque lo que sucede allí, repercute en lo que sucede aquí.
   Los más libertarios no van a cambiar de opinión, porque durante un tiempo hicieron muchísimo ruido y dominaron internet (en España incluso los periodistas estaban con ellos; y los creadores más oportunistas se sumaron al carro, aunque era obvio que no defendían la cultura libre), y van a seguir en sus trece por mucho que demuestres que su compartamiento dañe a otras personas. Te piratean un libro en el que has estado trabajando durante años, y dicen que comparten cultura, que dan la opción a la gente a pagar o a tenerlo gratis. Pero eso sí, con su trabajo no dan la opción a cobrar o a trabajar gratis. Y así pasa con la música o las películas.
   En España poco a poco va cambiando la percepción. Gracias al cierre de Megaupload, la muy floja ley Sinde (ha hecho que los enlaces y las descargas ilegales desaparezcan de blogs y tengas que create cuentas en páginas piratas para acceder a ellos), el cierre de YouKioske (ahí los periodistas se dieron cuenta de que la piratería también les perjudicaba a ellos; y entonces cambiaron de opinión), y el derrumbe de la muy corrupta SGAE, que hizo más daño a los creadores que los piratas, la gente comenzó a ver que eso de la cultura libre estaba enriqueciendo a ladrones, y que la piratería no beneficiaba a los creadores.
   Pero como lo gratis es algo muy tentador, y más durante una crisis económica, la piratería sigue en la estratosfera en España. Afortunadamente, ya la opinión pública ha pasado de "La piratería está bien, y beneficia a los creadores, y eres tonto si te gastas dinero en cosas que puedes tener gratis", a "Bueno, la piratería está mal, pero siguiré descargando mientras me dejen". Es un paso. Y gracias a la proliferación de páginas legales, muy lentamente se está acabando con la piratería.
   Como los periodistas y los blogueros se mueven por modas, ahora parece que reconocen que sí, que la piratería está mal (alguno todavía dice que las páginas con ánimo de lucro están mal, pero que el intercambio de archivos en redes P2P está bien. Bueno, pues para un creador el resultado es el mismo: que no cobra por su trabajo), pero que no hacen falta leyes en internet, porque son ineficaces, y que basta con educar a los internautas.
   Para mí eso es como decir que como las normas de circulación no han acabado con las infracciones de tráfico, y como es imposible tener controladas todas las carreteras de un país, quitemos las normas de tráfico y tan sólo démosles a los conductores recomendaciones para ser buenos al volante.
   O que como las leyes no han acabado con los asesinatos, quitémoslas, y tan sólo tenemos que educar a la gente diciendo que matar está mal.
   O que como las leyes no han acabado con los robos, pues quitémoslas.
   O como existen políticos corruptos, quitemos las ineficaces leyes anticorrupción, y simplemente digámosles que no roben.
   Internet necesita leyes porque la gente por sí sola no piensa en el bien del prójimo. Las leyes no sólo son para poner trabas a la piratería, que es lo que hacen las leyes, crear elementos disuasorios para que la gente no se comporte de una determinada forma, sino para que nuestra intimidad esté protegida.

2 comentarios:

  1. Sí, yo cuando comencé a utilizar internet regularmente, a principios de 2006, pensaba que qué bien no tener leyes y mantener el anonimato, y que los foros y blogs iban a poder mostrar pensamientos que no tenían nada que ver con las modas, que iban a mostrar algo distinto a los medios de comunicación.

    El tiempo ha demostrado lo ingenuo que era. Sin leyes, los manipuladores prosperan y la gente honrada lo tiene muy mal.

    El anonimato crea trolls, y hace que la gente se comporte de una maneja de la que jamás se atrevería a comportarse en persona. Son unos cobardes escondidos tras el anonimato.

    Infinidad de blog los llevan gente que quisieran ser periodistas, y son como una versión no refinada de éstos. Ni diversidad de puntos de vista ni nada; es un periodismo mucho peor que el de los medios de comunicación (y eso que el "oficial" es mediocre).

    El día que la gente viva y deje vivir, y actúe de una manera que no perjudique a nadie, no harán falta leyes ni en internet ni en ninguna parte. Desgraciadamente el "vive y deja vivir" se entiende como "vivo y dejo vivir a los que son y piensan como yo, y desprecio a los demás; y mientras a mí me vaya bien, me da igual el resto".

    Vaya, que vamos a necesitar leyes toda la vida.

    ResponderEliminar

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.