¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

domingo, 5 de mayo de 2013

PROYECTO NOVELA. 46- CÓMO PUBLICAR (I)

Hablemos de peluquerías.
   No, no os habéis confundido de blog.
   Hay una regla que dice que el 80% de los negocios nuevos han desaparecido a los cinco años.
   Eso significa que de 100 nuevas peluquerías, 80 al quebrado a los cinco años.
   Esa regla continúa diciendo que del restante 20%, otro 80% va a desaparecer en los siguientes cinco años.
   Eso significa que de las 20 peluquerías que superaron la primera criba, sólo 4 van a durar más de diez años. Es decir, de las 100 peluquerías que había al principio, sólo 4 sobreviven a los 10 años.
Maquinilla de afeitar   Pero la regla dice que las que llegan a 10 años, ya se han establecido y es difícil que cierren. Las que han aguantado se han llevado clientes de peluquerías que cerraron, y lo van a tener más fácil que nuevas peluquerías, que tienen que crearse una clientela fija.
   Bueno, pues tener una carrera literaria es como tener una peluquería, con la pequeña diferencia de que no arriesgas dinero y de que sólo compites con una persona: contigo mismo. Los escritores que se establecen son los que persisten y persisten a pesar de que la mayoría abandona.
   De 100 aspirantes a escritor, a los 10 años sólo 4 continuarán escribiendo, y gracias a internet y todas las opciones que hay para publicar hoy en día, esos 4 estarán ganando dinero escribiendo (y si se lo toman como un trabajo para ganarse la vida, a esas alturas posiblemente ya puedan vivir de la escritura).
   Veamos quiénes se quedarán en el camino.
   Los primeros en caer, y es el grupo más numeroso, serán los que siempre quisieron escribir… y se quedan ahí. Jamás darán el paso de fantasear a trabajar; ni siquiera se pondrán a aprender técnica o a intentar escribir un cuento. Posiblemente encontrarán otro hobby y ni se acordarán de que un día quisieron ser escritores.
   También habrán caído los que se frustran a las primeras de cambio. Acostumbrados a esta sociedad que promete éxito rápido y sin esfuerzo, cuando vean que sus primeros intentos no funcionan, abandonarán creyendo que no pueden escribir.
   Caerán los que motivándose mucho, acabarán una novela, y cuando vean que nadie se la publica, abandonarán. Una variación de éstos serán los que acabarán una novela, se la auto-publicarán (alguien les habrá contado la mentira de que la auto-publicación es el futuro y la panacea), y cuando comprueben que sólo venden a familiares y amigos, abandonarán porque el esfuerzo no les merece la pena.
   Los más tarde en caer serán los que han llegado a publicar con una editorial, pero han tenido malas ventas. Y en vez de intentarlo de nuevo con otra novela, tirarán la toalla.
   ¿Y quiénes son los 4 que permanecerán?
   La primera cualidad que tienen, y sin ella no hay nada que hacer, es que sienten pasión por la escritura de ficción.
   Y después es gente que sabe que escribir ficción es un trabajo; que sabe que tiene que aprender técnica y practicarla hasta que le salga sola; gente que cuando ha logrado un reto, se impone otro mayor (escribir un cuento de cinco páginas; escribir un cuento de 15 páginas; escribir una novela corta de 80 páginas; escribir una novela de 300 páginas…); que cuando acaba una novela, se pone inmediatamente con la siguiente; que está al tanto del mundo editorial para saber cuál es el mejor camino que tiene para publicar… Es gente que jamás se rinde y persevera el tiempo que haga falta, sabiendo que las cosas se logran poco a poco y con esfuerzo.
   Yo voy camino de los cinco años, y sé que no voy a parar. La escritura sólo me ha traído cosas buenas, sigo disfruto muchísimo escribiendo, y no siento ni un ápice de pérdida de ilusión o de ganas.
   Y vosotros, ¿qué clase de aspirantes a escritor sois?

TIEMPOS DORADOS
Vivimos en el mejor momento de la historia para ser escritor. Gracias a internet, que nos permite promocionarnos en todo el mundo con un coste nulo, al libro digital y a la impresión bajo demanda, que nos permite vender libros en todo el mundo sin pagar dinero, y a las editoriales tradicionales, tenemos unas facilidades para publicar y para encontrar a nuestro público como nunca antes.
   Es un momento tan bueno que puedes estar acumulando lectores fieles incluso antes de publicar nada. Hasta hace muy poco, comenzabas a acumular lectores cuando tu libro llegaba a las librerías, y si no funcionaba, seguía sin conocerte la gente. Ahora tienes internet.
   Con esto no quiero decir que ser escritor sea fácil. Si fuera una manera sencilla de hacer dinero, todo el mundo lo haría.
   Hay tres cosas que quiero destacar:
  

   —La mejor promoción para un escritor es el boca a boca. El inconveniente del boca a boca es que es muy lento; la ventaja es que suele funcionar muy bien: las personas nos fiamos más de recomendaciones de amigos que de la publicidad o de lo que puedan decir los críticos. Pero para que empiece el boca a boca, tienes que dejar un buen sabor. Lo que me lleva al segundo punto.
 
   —Los lectores te los ganas uno a uno, y en cada libro te estás vendiendo. Con esto quiero decir que NO TENGAS PRISA POR PUBLICAR. Publica cuando estés seguro de que estás dando la mejor calidad posible; si publicas un churro para hacer lectores, estás dando una imagen pésima y no vas a encontrar lectores fieles. Engañarás a alguno, pero posiblemente no vaya a repetir.

   —Las editoriales no van a desaparecer. Lógicamente, son un negocio y se están adaptando a internet para seguir funcionando. Mi apuesta es que van a darte unas condiciones que tú por ti mismo jamás podrás conseguir auto-publicándote: te colocarán en librerías y centros comerciales; te promocionarán en su página web y en anuncios por internet; te proporcionarán entrevistas con periodistas; te promocionarán en otros países; te traducirán a varios idiomas y te promocionarán en esos idiomas…
   Para poder sobrevivir, las editoriales utilizarán la impresión tradicional para best-sellers y el libro digital y la impresión bajo demanda para libros más minoritarios (la impresión bajo demanda es un maravilloso invento que te permite imprimir los libros que quieras, incluso sólo uno, con un coste muy bajo. Por lo tanto, ya no hace falta imprimir cientos de libros para que te salga barato y gastarte un pastón en almacenarlos).
   Será tan difícil como siempre llegar a una editorial, pero te merecerá la pena tener un contrato con alguna de ellas. Si no fuera así, desaparecerían.
  
   Quiero destacar tres ejemplos de lo que creo que será el futuro de las editoriales.
Logotipo de E-reads    El primero es E-Reads (www.ereads.com), que está especializaba en reeditar libros descatalogados, aunque de vez en cuando publica originales. Sólo vende en internet, pero vende libros digitales y libros en papel (bajo demanda).
   El segundo es Thomas & Mercer (http://www.amazon.com/gp/feature.html?ie=UTF8&docId=1000664921), que es una editorial especializada en thrillers y novelas de misterio, y que pertenece a Amazon. Sí, Amazon tiene su propia editorial, y vende en su tienda y en The Book Depository (www.bookdepository.com o www.bookdepository.co.uk; yo compro mucho ahí), que da la casualidad que pertenece a Amazon. Vende Kindles y libros de bolsillo. Todavía no lo ha hecho, pero estoy convencido de que Thomas & Mercer acabará traduciendo sus libros a todos los idiomas donde Amazon tenga una tienda.
   Y el tercero, y a mí me parece el mejor, es Premier Digital Publishing (www.premierdigitalpublishing.com). Vende libros digitales y de bolsillo en internet, y además vende libros en librerías.
   Ahora mucha gente que se auto-publica echa peste de las editoriales, incluso cuando ni siquiera han intentado publicar con una. Mi postura es que si hacen su trabajo, y logran que te conozcan más lectores, bienvenidas sean. Y si no hacen su trabajo, siempre tienes la auto-publicación. Pero no entiendo por qué tienes que cerrarte puertas sin ni siquiera intentarlo.
   Voy a contaros mi plan. Yo quiero que mis novelas vayan por editorial. Por mucho que me promocione en internet, jamás lograré los lectores que me pueda proporcionar una buena editorial. Y mientras tanto, pues me auto-edito libros que una editorial jamás me publicaría: colecciones de cuentos con comentarios y libros para escritores. Para una editorial sería ruinoso publicar esos libros, pero a mí me viene muy bien, y ya estoy creándome lectores.
   De esta manera, los lectores que gane con los libros que me auto-edite beneficiarán a las editoriales (y a mí), porque más gente comprará mis novelas, y los lectores que gane con las editoriales, me beneficiarán a mí, porque se comprarán mis libros auto-editados.
   También quiero que mis libros jamás se queden descatalogados. La razón es muy sencilla: yo gano dinero por cada libro que venda; si se descatalogan, dejo de ganar dinero. Si por algún motivo una novela mía ya deja de venderse, quiero que me reviertan los derechos de autor y me la auto-publico.
   Y quiero que todos mis libros estén disponibles en formato digital y en papel. Ahora muchos de los escritores que se auto-publican están obsesionados con el libro digital, y yo no lo entiendo. Publicar en papel cuesta lo mismo que publicar en digital: cero patatero. (Y personalmente, yo vendo muchísimo más en papel que en digital).
 
OPCIONES PARA PUBLICAR 

Veamos cómo puedes llegar a tu público.  

   Editoriales:

   Hasta hace nada, eran la única opción para publicar. Se encargan de corregirte el original, de maquetarlo y diseñar la portada, de imprimirlo y de que llegue a los puntos de venta. Y si todo va bien, de darte publicidad.
   Algo muy importante: TÚ NO PAGAS NADA A LAS EDITORIALES, LAS EDITORIALES TE PAGAN A TI.
   Cobras un porcentaje de las ventas, los famosos royalties, que suele rondar el 8% del precio del libro en papel; en digital el porcentaje suele ser el 25%, aunque hay casos que llega al 50% (lo cual me parece justo; también me parece justo que los royalties de la impresión bajo demanda sean mayores).
   Cuanto más vendas, más dinero haces ganar a la editorial, y más dinero ganas tú.
   Las editoriales son un negocio, y por lo tanto, para sobrevivir, tienen que tener beneficios. No van a publicar novelas en las que no confían o que están mal escritas (de verdad, no esperes que una editorial te enseñe a escribir, ésa es tu labor); sólo van a publicar aquello que piensen que se va a vender, siguiendo su línea editorial.

   Agencias:

   Como es difícil que una editorial te publique (es difícil porque tienes una competencia enorme; aunque si lo piensas, la gran mayoría de esa competencia son novelas de gente que no se ha molestado a aprender a escribir), se han creado las agencias.
   Si tienes un agente o representante, éste moverá la novela por ti, y en teoría logrará el mejor contrato posible porque se sabe todas las triquiñuelas legales y tiene contactos en editoriales. Antes de moverla, trabajará contigo para que la novela sea lo mejor posible. Los agentes también se encargan de venderte los derechos al extranjero y de los derechos audiovisuales (en el muy hipotético caso de que adapten tu novela al cine o a la televisión).
   TÚ NO PAGAS AL AGENTE PARA QUE TE REPRESENTE. El agente suele cobrar el 15% de lo que ganes tú. Cuanto más ganes tú, más gana él, así que le conviene que tengas el mejor contrato posible.
   Como con las editoriales, no esperes que el agente te enseñe a escribir. Es tu deber mandar a las agencias una novela de calidad profesional.
  
   Concursos:

   Las editoriales viven de vender libros, y necesitan nuevo material constantemente, así que convocan concursos. Buscas un concurso en el que encaje tu novela, mandas una novela de calidad profesional, y si ganas o quedas finalista, logras que te la publiquen.


   Editores independientes:
   Éstos realmente son un paso intermedio antes de llegar a publicar. Son editores que por una cantidad de dinero, te corrigen el original; la corrección puede ir desde la gramática a cuestiones de estructura o de narrativa. Yo esta opción sólo se la recomiendo a gente que ha escrito un libro y no tiene intención de escribir nada más en su vida, y toma este paso antes de mover la novela por editoriales, agencias, concursos, o de auto-publicársela. Me parece que si quieres ser escritor, tú tienes que aprender a hacer estas cosas solo.Portada original de El poder de mantenerse enfocado, de Jack Canfield, Mark Victor Hansen y Les Hewitt

   Ahora mismo se está formando el nuevo modelo editorial, y a veces se crean conflictos de intereses: editoriales tradicionales que se enmascaran como escuelas de escritura; agencias que ofrecen servicios de corrección; agencias que ofrecen servicios de auto-publicación. Y después hay timos: paga y te publicamos (eso posiblemente sea una editorial de auto-publicación, y no una editorial de verdad), paga y te representamos (ésos son, sin duda alguna, unos jetas).

   La cuestión es que tengas claro qué quieres para evitar timos.
   En el siguiente artículo veremos las opciones de auto-publicación (me parece que sólo hay una buena) y cómo mejorar tus posibilidades de llegar a una editorial.

Recomendaciones:
   -El poder de mantenerse enfocado” (“The Power of Focus”), de Jack Canfield, Mark Victor Hansen, y Les Hewitt. Llega un momento en que tienes que plantearte si lo de escribir quieres que sea un hobby o tu forma de ganarte la vida; si eliges lo segundo, tienes que tomarte tu escritura como un negocio, y con este libro tendrás muy claro cómo alcanzar tus objetivos (su subtítulo es “Cómo dar en el blanco financiero, personal y de negocios con absoluta certeza”). Son diez estrategias que puedes adaptar fácilmente a vivir de la escritura, y de verdad, funcionan. Eso sí, no esperes éxito rápido, pero sí a medio y largo plazo.
   Consíguelo en Amazon.es o en Iberlibro.com

   -“Create a Language Clinic”, de Holly Lisle. Esta es una recomendación especial para escritores de fantasía y ciencia ficción, ya que es un manual para crear idiomas. Es muy divertido, y va desde crear nombres de personajes y lugares que parezcan de un idioma verdadero, a crear idiomas completos, incluyendo su grafía. Yo lo he utilizado para nombrar a los personajes de la novela de fantasía en la que estoy trabajando en el momento.
    Consíguelo en Amazon.es

   
   Fotografía de la maquinilla: Batholith (en dominio público).

Siguiente artículo: 47- Cómo publicar (II)
Anterior artículo: 45- La revisión (III)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.