¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

"3ª promoción del curso de escritura creativa de Carlos del Río"; "Matar a un ruiseñor" (novela), de Harper Lee; "Un escritor acaba lo que empieza" (Vida de escritor); "Las poseídas de Stepford" (novela), de Ira Levin; "Muchas gracias por las 350.000 visitas"; "Colaboradores de 'La aventura de ser escritor'" (Vida de escritor); "Acabé la primera versión de 'La aventura de ser escritor'"; "El canto del cisne" (novela), de Robert McCammon; "Alien, el octavo pasajero", de Ridley Scott; "Sobre espiritualidad" (Vida de escritor); "La asertividad (IV)" (Vida de escritor); "Sin noticias de Gurb" (novela corta), de Eduardo Mendoza; "El exorcista", de William Friedkin; "El exorcista" (novela), de William Peter Blatty; "Mis libros más baratos en Estados Unidos y México".

martes, 5 de agosto de 2014

The Abandoned [4]

Portada original de The Abandoned, de Amanda Stevens
NOVELA CORTA
The Abandoned
(EE.UU., 2011, 73 páginas)
Amanda Stevens   

Amanda Steven es la autora de más de cincuenta novelas, la mayoría romances de suspense, pero en la actualidad se dedica en exclusiva a dos series: "Soul Jumper", que es juvenil y de la que todavía no hay nada publicado, y "La reina del cementerio", que son misterios paranormales para adultos, y de la que hay de momento tres novelas (incluso están traducidas). Para promocionar "La reina del cementerio", Steven escribió en 2011 una novela corta, "The Abandoned", solo disponible en versión digital, donde presentaba a su protagonista, Amelia Gray.
   Ree Hutching, quien trabaja como voluntaria en un hospital psiquiátrico, una noche ve cómo muere su paciente más querida, la anciana Violet Tisdale. Cuando va al despacho del director a dejar un paquete, escucha una conversación entre éste y otro hombre, y se da cuenta de que el visitante le está chantajeando para que no salga a la luz un secreto relacionado con la familia Tisdale. A partir de entonces Ree tendrá visiones extrañas, como si la hubiera poseído algún fantasma, y decidirá averiguar qué oculta ese hospital.
   A pesar de lo mucho que me gusta lo paranormal (y si lo juntas con un misterio, mejor que mejor), esta obra me pareció agotadora. El principal problema es que Stevens ha metido el desarrollo de una novela en una novela corta, y la sensación es que pasan demasiadas cosas, que muchas veces no sabes cuál es la información importante y de qué va realmente la historia, y que a veces hay muchas casualidades.
   Cuando la acabé, me di cuenta de que la trama no está nada mal, pero daba tantas vueltas, y sucedían tantos acontecimientos, que muchas veces no la identificaba. Simplificada, es así: la protagonista no cree en fantasmas, pero cuando muere una anciana en el hospital donde trabaja, un espíritu la posee. Ese espíritu busca venganza por algo que le hicieron décadas atrás en ese hospital, y la protagonista tiene que averiguar qué pasó.
   Pero ¡Díos mío, cómo te lo cuenta Stevens! No sabes muy bien si a la chica le ha poseído algo, o si lo importante es el chantaje al director el hospital, o lo que le pueda contar el cazafantasmas que tan a mano se encuentra en el cementerio.
   Una cosa que me hace gracia, que debe de ser un defecto por escribir muchos romances, es que Stevens te presenta a tres personajes masculinos como muy atractivos, venga o no a cuento por la historia. Y después tiene inconsistencias, como que Ree pase de ser una escéptica a creer que la ha poseído el espíritu de la madre de Violet sin ninguna pista clara. O que encuentre muy fácilmente información para seguir con la investigación.
   Hacia el final, el cazafantasmas del que se enamora Ree (resulta que es guapo), sabe que si emite mucho calor al lado de ella, el fantasma pasará a él. Entonces no se les ocurre otra cosa que hacer el amor, y lógicamente el fantasma cambia de huésped. Esto realmente es un atajo que toma Stevens para cerrar la obra (le viene muy a mano que el chico tenga el fantasma dentro), pero está muy forzado, porque no tiene ningún sentido que el cazafantasmas voluntariamente se haga con un espíritu, y después se quede tan tranquilo, sin hacer nada.
   También en la parte final, hay un momento que está escrito de forma tan confusa que parece que el cazafantasmas le ha tendido una trampa a Ree, por lo que la resolución no tiene ni pies ni cabeza (el chico la traicionaba en un momento, pero al siguiente la ayudaba). Cuando la releí, me di cuenta de era otra persona la que secuestraba a Ree, y entonces el final mejora, aunque no estoy seguro del todo, porque me sigue pareciendo un pasaje confusísimo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.