¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

domingo, 5 de octubre de 2014

VIDA DE ESCRITOR: CÓMO TENER UNA CARRERA LITERARIA

Me he dado cuenta de que en el capítulo sobre cómo tener una carrera literaria de "Atrévete a ser escritor", no explico específicamente qué hacer para poder vivir de la escritura, aunque se puede deducir por la información que hay ahí. Para mejorarlo, he escrito este artículo. Pero ya os adelanto que no es una fórmula mágica, que es simplemente un patrón a tener en cuenta.
   Os voy a hablar de tres modelos que me gustan mucho, para que veáis que tienen elementos en común, y sobre todo, para que no os frustréis si os parece que todo va demasiado lento.
   Pero antes de empezar quiero que os planteéis la siguiente pregunta, y seáis sinceros contestándola: ¿queréis publicar un libro y ya consideraros autores, lo cual en la actualidad es sencillísimo, o queréis ganaros la vida como escritores de ficción?
   Si buscáis lo segundo, este artículo os ayudará. 

EL MODELO DE JAMES SCOTT BELLPortada de The Art of War for Writers, de James Scott Bell 
En "The Art of War for Writers" (2009), James Scott Bell dibuja una pirámide con una ruleta en la cumbre, y la divide en seis partes. Al ser una pirámide, a medida que asciendes, los niveles son más pequeños; y es que a medida que asciendes en tu carrera de escritor, va a tener menos competencia porque la gente abandona y tú sigues y sigues y sigues hasta lograrlo. 
   En la base, que es muy amplia, encontramos a los que sueñan con ser escritores. Tal vez han escrito algún cuento, o tienen, desde hace años, una novela a medias, o muchas ideas. Aquí empezamos todos, pero la inmensa mayoría no sube al siguiente nivel, que es... 
   Los que deciden aprender a escribir ficción. Siguen varios blogs, se compran libros de escrituras, se suscriben a revistas, hacen cursillos, acuden a conferencias, y lo más importante, escriben ficción. Yo hasta finales de 2008 estuve estancado en el primer nivel, sin hacer nada salvo soñar; entonces entré en éste. 
   Encima de los aprendices están los que acaban una novela. Aquí demuestran que tienen la constancia y determinación para terminarla. A mí me llevó poco más de 2 años acabar mi primera novela, y cuando lo hice, llevaba casi 4 años escribiendo ficción... sin ninguna compensación económica. 
   Encima de ese nivel están lo que escriben otra novela, y otra. No son escritores ocasionales, son novelistas. Saben que su primera novela posiblemente sea rechazada, así que escriben más. Yo ahora mismo estoy aquí. 
   En el siguiente nivel, el quinto, aparecen los autores publicados, y encima de estos, los autores varias veces publicados. Y una vez que logran tener varias novelas publicadas, entran en la Ruleta de la Fortuna, en donde si tienen suerte, van a lograr un best-seller. 
   Un escritor tiene poder, con su constancia y perseverancia, sobre los seis niveles de la pirámide, pero la Ruleta de la Fortuna no hay quien la controle. Así que dedicaos a ir ascendiendo por la pirámide, sabiendo que cada vez tenéis menos competencia y estáis más cerca de lograrlo.

EL MODELO DE INGERMANSON Y ECONOMY
Portada de Writing Fiction for Dummies, de Randy Ingermanson y Peter Economy
En "Writing Fiction for Dummies" (2010), Randy Ingermanson y Peter Economy dividen el camino desde aspirante a escritor a escritor publicado en cuatro etapas.
   En la primera etapa están a los que siempre les has encantado leer, y quieren ponerse a escribir; pero cuando lo hacen, descubren que es bastante más difícil de lo que se imaginaban. Entonces deciden aprender técnica a través de blogs, cursos, libros, revistas y escribiendo su propia ficción. Analizan lo que han hecho otros, analizan su ficción, y aprenden de los errores. Y entonces un día se dan cuenta de que han mejorado mucho.
   En la siguiente etapa están los que ya dominan la técnica, pero se ponen muy nerviosos con solo pensar que tiene que vender su trabajo. Tienen problemas para diferenciar a un agente de un editor, y no saben cómo funciona el mundo editorial. En esta etapa, aparte de seguir escribiendo ficción, tienen que aprender a venderse.
   En la tercera etapa aparecen escritores muy buenos, que no hacen más que escribir y escribir y escribir para perfeccionar su técnica, y al tiempo están perfeccionando las cartas de presentación y las propuestas en persona en conferencias, aunque todavía no han recibido un "Sí".
   En la última etapa, los escritores saben que tienen calidad más que suficiente para ser publicados (demonios, hay gañanes publicados que son mucho peores que ellos), y ya están moviendo una novela muy pulida por editoriales y agencias. Siguen buscando, sin importarles los rechazos, y siguen escribiendo más novelas, porque tal vez la siguiente sea la que les abra las puertas. Yo estoy aquí.

EL MODELO DE DONALD MAASS
A mí me gusta utilizar estas fórmulas:

   Carrera literaria = trabajo duro leyendo y escribiendo + perseverancia.
   Estrellato literario = trabajo duro leyendo y escribiendo + perseverancia + mucha suerte.

   El trabajo duro no te lo quita nadie, y si no eres perseverante, no vas a llegar a ningún lado. Además, conseguir un best-seller es puro azar, así que no te metas a escribir buscando uno, que te vas a frustrar; ponte a escribir porque es lo que te encanta, y el dinero llegará.
   Para ser escritor no tienes que tener prisa, pero tampoco te puedes detener nunca. No puedes tener prisa porque lleva mucho tiempo dominar la técnica y encontrar a tus lectores; y no te puedes detener porque lo que no hagas tú, no lo va a hacer nadie por ti.
   Existe la noción errónea de que si eres escritor o te forras o te mueres de hambre, pero que no existe un término miedo. Y yo creo que ahora mismo, con las facilidades que hay para publicar y para promocionarte, si quieres vivir de la escritura, lo puedes hacer.
   ¿Y cómo se puede vivir de la escritura? Pues logrando que miles de lectores fieles se compren tus libros.
   Hey, no he dicho que fuera fácil. He dicho que se puede lograr. Pero para eso te lo tienes que tomar como un trabajo.
Portada de The Career Novelist, de Donald Maas   Según el agente Donald Maass en "The Career Novelist" (1996), hace falta que pasen diez años desde que comienzas a escribir tu primera novela, y que tengas al menos cinco novelas publicadas —y que se sigan vendiendo— para que los ingresos que te generen te den para vivir en exclusiva de la escritura. "The Career Novelist" es libro es de hace casi 20 años, pero ese cálculo me parece que sigue siendo acertado.
   Otra noción errónea que existe es que con un único libro, puedes vivir el resto de tu vida. A menos que tengas un mega-best-seller, que Hollywood ha adaptado a un blockbuster (sinceramente, tienes más posibilidades de que te toque el Gordo de Navidad que eso), una vez que tienes el colchón de las cinco novelas, tienes que seguir escribiendo y publicando constantemente.
   He hecho unos cálculos rápidos, y teniendo en cuenta lo que ganas por libro, ya sea auto-editado o vaya por editorial, en papel o digital, comprado o alquilado, para poder vivir necesitas que unos 5.000 lectores fieles se compren o alquilen dos libros tuyos al año, ya sean tus últimas novelas o libros de tu fondo editorial (por eso es importante tener varios libros publicados. Afortunadamente en la actualidad, con el libro digital y la impresión bajo demanda, los libros no tienen por qué quedar descatalogados).
   Esos 5.000 lectores te los ganas con el tiempo, uno a uno, y para mantenerlos y que te descubran otros, tienes que tener una presencia activa en internet, y publicar libros con regularidad. Lógicamente, cuantos más lectores tengas, mejor y más tranquilo vas a vivir. También hay que tener en cuenta que en cada libro te estás vendiendo, por lo que siempre tienes que esforzarte por dar buena calidad.
   Esto me lleva a la auto-edición. Yo quiero llegar a una buena editorial para mis novelas, porque me parece que me va a beneficiar; pero al mismo tiempo estoy encantado con el servicio de auto-publicación de Amazon; si no llega a ser por él, aún no tendría ningún libro publicado. En la actualidad, como es tan sencillo publicar, mucha gente se precipita y se auto-edita lo primero que escribe, pensando que en cuanto tienes un libro a la venta, te estableces como escritor y es dinero fácil. Eso es un error gravísimo: no pienses en dinero rápido, piensa en una carrera a largo plazo.
   Tanto si queréis ir por editoriales tradicionales o auto-editaros, tenéis que esperar a que vuestra escritura tenga calidad profesional, y eso lleva años. Volviendo a los modelos de James Scott Bell y de Ingermanson y Economy, creo que debéis estar al menos en el nivel 3 de ambos (haber escrito una novela decente —pensando en el lector, no lo primero que brotó de vosotros—), tanto para contactar con editoriales como para auto-editaros un libro.
   Ya veis, si queréis tener una carrera como novelistas no os va quedar más remedio que escribir mucho y publicar muchos libros. Y si para ello tenéis que estar escribiendo 8 (o más) horas al día, 6 (o 7) días a la semana, las 52 semanas del año, que así sea. Es vuestro trabajo, con el que disfrutáis mucho, algo que no puede decir la mayoría de los trabajadores.      
   Así que preparaos para que vuestros teclados echen humo. 
   Y preparaos para que mi tienda se llene de libros. 

Siguiente artículo: Curso de escritura creativa

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.