¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

martes, 18 de noviembre de 2014

The Turtle Boy [4]

Portada de The Turtle Boy, de Kealan Patrick BurkeNOVELA CORTA
The Turtle Boy
(EE.UU., 2004, 87 páginas)
Kealan Patrick Burke 

Kealan Patrick Burke es un autor irlandés especializado en terror, misterio, y fantasía oscura. Su personaje más conocido es Timmy Quinn, un chico de 11 años que resuelve misterios paranormales, y que apareció por primera vez en "The Turtle Boy", una novela corta por la que Burke ganó el premio Bram Stoker en 2004.  Desde entonces, Quinn ha aparecido en cuatro libros más.
   El verano de 1979 se presenta eterno para los chicos Timmy y Pete. A pesar de ser muy diferentes, los dos vecinos son buenos amigos, y para matar el rato deciden ir a un estanque cercano. Ahí les espera una sorpresa: a la orilla hay un niño deforme que dice llamarse Ashley, y que está alimentando a las tortugas... con la carne pútrida de su pie. Timmy y Pete huyen, sospechando que han visto a un niño muerto. Cuando regresan a casa, sus padres les prohíben que vuelvan al estanque, pero Timmy quiere saber quién es el chico de las tortugas.
   El principal problema de "The Turtle Boy" es que es demasiado corta para lo que cuenta.  Da la sensación de que le falta el nudo, porque en seguida estás en medio del clímax, con un montón de acciones sin preparar, y con varios personajes comportándose de forma poco coherente para cerrar la historia a toda pastilla.
   "The Turtle Boy" empieza muy bien, y el principio tiene tono muy bonito, con la presentación de los dos amigos y su encuentro con el chico muerto. En el segundo capítulo pasa una cosa un poco rara (Timmy tiene 11 años, pero su padre sigue leyéndole cuentos en la cama), pero la novela continúa estando bien. El desencuentro entre los dos amigos, por culpa del padre de Pete, está demasiado forzado (el padre de Pete parece una caricatura de principio a fin); y no se entiende muy bien que ellos se enfaden, porque Pete, que en ningún momento ha atacado a su amigo, encima le pide perdón. Luego viene el encuentro entre Timmy y la niña Kim Barnes, que está muy bien, y vuelve a tener el mismo tono bonito que al principio.
   A estas alturas empiezan las incongruencias. Timmy y Kim tienen un encontronazo con el padre de Pete, y más tarde el padre de Timmy va a hablar con él. Aunque hace una noche de perros, el hombre deduce (?) que su vecino ha ido al estanque. Más tarde, en esa misma noche de perros, Timmy deduce (?) que los hombres han ido al estanque. Y el padre de Pete tarda varios días en deshacerse de algo muy importante.
   Entonces viene una escena de un asesinato muy buena, y luego un clímax trepidante, pero un tanto confuso. La desaparición de Pete no está preparada, y por lo tanto, cuando aparece en el clímax es una sorpresa desconcertante. Y la resolución del caso está narrada, lo cual siempre resta emoción, y nunca se sabe por qué el chico tortuga decidió aparecerse en ese momento, después de llevar varios años muerto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.