¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

"Alien, el octavo pasajero", de Ridley Scott; "Sobre espiritualidad" (Vida de escritor); "La asertividad (IV)" (Vida de escritor); "Sin noticias de Gurb" (novela corta), de Eduardo Mendoza; "El exorcista", de William Friedkin; "El exorcista" (novela), de William Peter Blatty; "Mis libros más baratos en Estados Unidos y México"; "La semilla del diablo" (novela), de Ira Levin; "La asertividad (III)" (Vida de escritor); "La lista de Schindler", de Steven Spielberg; "Taller de escritura creativa en el Espacio Joven de Santander"; "La luz fantástica" (novela), de Terry Pratchett; "¿Qué fue de Baby Jane?", de Robert Aldrich; "Cómo motivarse, y la asertividad (II)" (Vida de escritor); "Lee los primeros capítulos de mis libros gratis".

sábado, 7 de mayo de 2016

El héroe de Berlín [7]

Poster original de El héroe de Berlín
Race
(Canadá, Francia, Alemania)
Dirección:
Stephen Hopkins
Guión:
Joe Shrapnel
Anna Waterhouse
Intérpretes:
Stephan James
Jason Sudeikis
Jeremy Irons
Carice van Houten
David Kross
Barbaby Metschurat
William Hurt
IMDb

Stephen Hopkins es un director de cine y televisión con una carrera de treinta años a sus espaldas. En televisión destaca su participación en la primera temporada de “24”, de la que también fue productor ejecutivo, y el biopic, abarrotado de estrellas, de Peter Sellers para la HBO “Llámame Peter” (un telefilm que se exhibió en los cines españoles), mientras que en cine ha dirigido terror (“Pesadilla en Elm Street 5”), acción (“Depredador 2”), ciencia ficción (“Perdidos en el espacio”), o thrillers (“Bajo sospecha”). En “El héroe de Berlín” vuelve al biopic para contar la gloria olímpica de Jesse Owens en 1936.
             En los años 30, cuando el racismo corroe los Estados Unidos, Jesse Owens (Stephan James), que sabe que es un gran atleta, decide asistir a una universidad donde no le tratarán nada bien por ser negro, pero lo hace porque ahí trabaja un gran entrenador, Larry Snayder (Jason Sudeikis), con el que confía llegar muy lejos. Las previsiones de Owens se van cumpliendo, pero su participación en las Olimpiadas de Berlín en 1936 peligra porque tal vez EE.UU. no acuda como protesta por la política nazi.
Stephan James en El héroe de Berlín
Stephan James
            “El héroe de Berlín” es muy irregular. Tiene un principio muy interesante, mientras te estás metiendo en la historia; una parte central floja; y unos cuarenta minutos finales, los de Berlín, muy emocionantes y muy buenos.
            A lo largo de la película, Hopkins es mejor en las competiciones atléticas que en las conversaciones de plano contra plano. Formalmente es similar a una revista con papel satinado, con todo muy bonito y cuidado: fotografía brillante y buena dirección artística; y aunque la película es bastante barata (al parecer costó solo 5 millones de dólares; “Altamira” ha costado el doble), Hopkins logra que luzca muy bien y que parezca que tuviera muchísimo más presupuesto. Por ese motivo, los primeros minutos son muy atractivos: ves los Estados Unidos de la Gran Depresión (el maravilloso y portentoso poder del cine de mostrar) y un poquito de la vida de Jesse Owens.
            Pero en seguida te das cuenta de que narrativamente va a trompicones, porque da la sensación de que quieren contar demasiadas cosas, sin que les dé tiempo a profundizar, o siquiera a resolver los conflictos de forma convincente (el más sangrante es con qué rapidez Owens se reconcilia con su novia). Lo mejor es la relación de Owens con su entrenador (ayudan dos actuaciones muy buenas de Stephan James y Jason Sudeikis), donde Owens sabe que no tiene que hacer caso a los comentarios racistas, y que debe demostrarles a los blancos lo grande que es con acciones.
            Curiosamente, en la parte central dedican mucho tiempo a dos conflictos —si Estados Unidos participará en los juegos, y si Owens irá a Berlín— que crean poca tensión porque ya te sabes la resolución. Yo, que de atletismo sé lo mismo que del kabuki japonés, sabía que Jesse Owens humilló a los nazis en las Olimpiadas del 36, y por lo tanto no me creaba mucho interés saber si EE.UU. boicotearía los juegos, porque ya sabía que no, por mucho que estuvieran Jeremy Irons y William Hurt, o más tarde si Owens viajaría a Berlín o se quedaría en casa como protesta, porque ya sabía que sí.
            Por fin llegan los juegos, y la película gana enteros. Dejando de lado que Goebbels (Barbaby Metschurat) es una caricatura de principio a fin, es muy interesante todo lo de Leni Riefenstahl (Carice van Houten) cuando dirigía “Olimpiada”; la relación entre Owens y el atleta alemán “Luz” Long (David Kross), quien le da una pista de la política racista nazi; el boicot a los atletas judíos; y todas las medallas que gana Owens.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.