¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

sábado, 10 de septiembre de 2016

ENCONTRONAZO CON DOS DISCÍPULOS DE DONALD TRUMP

Ayer tuve un encontronazo con dos discípulos de Donald Trump. Estaba tomando un café con una amiga en la terraza de un bar cuando los hombres, de unos 60 años y cada uno con su coche caro, aparcaron directamente en las plazas para minusválidos. Cuando salieron, les dije “Disculpad, pero habéis aparcado donde los minusválidos”. El uno se parapetó tras el móvil, el otro tras su mala educación, prepotencia y mentiras.
Primero le echó la culpa al otro, por haber aparcado primero, como si él no supiera actuar por su cuenta. Le dije que el aparcamiento estaba medio vacío. Me preguntó un poco más alto si yo trabajaba allí, como si trabajar en ese bar tuviera que ver con ser cívico y pensar un poco en los demás o no serlo. Le dije que no. Entonces me soltó que él era el dueño y se piraron adentro. Aquí es donde yo cometí mi único error, que fue pedirle perdón. Ahora que lo pienso, ¿perdón por qué, por ser unos maleducados? Mi amiga me dijo que era mentira, porque ella conocía a los dueños. Lo confirmó la camarera, que al verlos les dijo, “Os tengo dicho que no aparquéis allí”.
Mi amiga acabó cabreadísima. Yo le dije que yo me quedaba tranquilo, que si no hubiera dicho nada, me estaría reconcomiendo la conciencia por ver eso delante de mis narices y quedarme callado. Le dije que posiblemente a él le habría molestado mucho más que yo le dijera eso, porque nadie se lo habría dicho antes, que lo que me molestaron sus malas contestaciones, que realmente me daban igual. Y así me habían demostrado que eran unos maleducados, que yo no me parecía en nada a ellos y era bastante más maduro, y que jamás me rebajé a su nivel.
Fue un momento incómodo, pero ¿lo volvería a hacer?
Sin duda alguna.

2 comentarios:

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.