¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

"La lista de Schindler", de Steven Spielberg; "Taller de escritura creativa en el Espacio Joven de Santander"; "La luz fantástica" (novela), de Terry Pratchett; "¿Qué fue de Baby Jane?", de Robert Aldrich; "Cómo motivarse, y la asertividad (II)" (Vida de escritor); "Lee los primeros capítulos de mis libros gratis"; "La revisión (I)" (Proyecto novela); "Fahrenheit 451" (novela), de Ray Bradbury; "Soy leyenda" (novela), de Richard Matheson; "La asertividad (I)" (Vida de escritor); "La llamada de lo salvaje" (novela corta), de Jack London; "Matar a un ruiseñor", de Robert Mulligan; "¡Qué bello es vivir!", de Frank Capra; "El mito del talento, la motivación, y el mundo editorial" (Vida de escritor); "Novelas leídas en 2016".

sábado, 21 de enero de 2017

Matar a un ruiseñor [8]

Poster de Matar a un ruiseñorTo Kill a Mockingbird
(EE.UU., 1962, 129 min)
Dirección:
Robert Mulligan
Guión:
Horton Foote
Intérpretes:
Gregory Peck
Mary Badham 
Phillip Alford
John Megna
James Anderson
Collin Wilcox
Ruth White
Paul Fix
Brock Peters
Frank Overton
Robert Duvall
IMDb
 
“Matar a un ruiseñor”, basada en la maravillosa novela de Harper Lee, es la película más famosa de Robert Mulligan. Realizada dos años después que el libro, fue un gran éxito de crítica y de público, estuvo nominada a 8 Oscars, incluidos Mejor Película y Director, y ganó 3: Actor, Guión Adaptado, y Decorados en Blanco y Negro. Fue el año que “Lawrence de Arabia”, de David Lean, arrasó con justicia (y en mi humilde opinión, a pesar del grandísimo trabajo de Gregory Peck aquí, también se merecía el de Mejor Actor, para Peter O’Toole).
Mary Badham y Gregory Peck en Matar a un ruiseñor
Mary Badham y Gregory Peck
            En la década de 1930, en un pueblo de Alabama, viven los niños Scout (Mary Badham) y Jem (Phillip Alford) con su padre Atticus Finch (Gregory Peck), quien les quiere inculcar las nociones de integridad y justicia. Atticus, que es abogado, acepta un difícil caso en el que tiene que defender a un negro acusado de violar a una blanca, creándose la enemistad de gran parte del pueblo. Mientras Scout y Jem crecen, el caso de Atticus provocará que sufran por racismo e intransigencia.
            “Matar a un ruiseñor” es una gran película, pero si sus dos tramas estuvieran mejor integradas, sería aún mejor (es algo que también le pasa a la novela).
Por una parte, y se lleva lo principal de la primera mitad, tenemos la presentación del pueblo y la historia de los niños en escenas sumamente encantadoras: se hacen amigos del sobrino de la vecina; espían a Boo, un vecino al que nadie ve desde hace años y del que corren muchos rumores; Scout va al colegio por primera vez; descubren misteriosos objetos en el nudo de un árbol… Suelen ser momentos tiernos y divertidos, y muy evocadores, ayudados por una banda sonora preciosa de Elmer Bernstein, que transmiten perfectamente qué era ser niño, y son los que al recordar esta película te hacen decir, “¡Qué bonita era ‘Matar a un ruiseñor’!”.
Y por otra está la historia del juicio, que se lleva lo principal de la segunda parte, y donde desaparecen casi por completo los niños. Aquí es donde Peck se luce, y en esta parte también hay grandes momentos: la larguísima secuencia del juicio, con actuaciones sobresalientes de todos, donde vas vislumbrando, cada vez más interesado, lo que pasó realmente en la supuesta violación; el momento en el que los asistentes negros se levantan porque Atticus Finch va a salir; cómo recibe Atticus una muy mala noticia de su cliente, y cómo él la tiene que transmitir a otras personas.
Son dos grandes historias que no acaban de estar bien integradas del todo, y supongo que no las mezclaron para ser fieles a la novela y por miedo a perder emoción. Pero me parece que la película hubiera ganado si la presentación del caso que tiene que defender Atticus fuera mucho antes, y al tiempo que veías las aventuras de los niños y su extraña relación con Boo (un personaje al que olvidas en la película), sentían la presión del racismo. El bloque del juicio seguiría igual, porque es muy emocionante, pero antes de llegar al final, estaría bien alguna referencia a Boo. Y del final, yo cambiaría cómo aparece Boo, porque me sorprende la reacción de todos cuando descubren dónde estaba escondido, como si fuera lo más normal del mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.