¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección Cómo escribir ficción, muchos consejos para escritores, reseñas de novelas (desde 2015 sólo reseño las obras que me han gustado mucho) y las críticas de películas que escribí entre finales de 2006 y principios de 2017. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

domingo, 7 de enero de 2018

¿ERES DUEÑO DE TU CARRERA LITERARIA O TE DEJAS LLEVAR POR LAS MUSAS?, POR ANA BOLOX

Sección Vida de escritor

Como os prometí en mis propósitos para 2018, este año tendré más colaboradores, y la primera es Ana Bolox, una escritora especializada en misterios. Os dejo con ella para que os cuente cómo vivir de la escritura.

El escritor organizado, de Ana BoloxDéjame que te plantee una pregunta: ¿eres un escritor organizado, que planifica su carrera literaria, o un escritor que deja al albur de las musas los derroteros por los que ésta debe transitar? 

El mundo del cine, sobre todo, aunque no sólo él, nos ha pintado siempre la imagen del artista bohemio que vive única y exclusivamente para el arte. Como personaje para una comedia de Hollywood puede que esté bien, pero como ejemplo a imitar mejor desecharlo cuanto antes. No sé tú, pero yo como, pago facturas y tengo otras necesidades que sólo puedo cubrir con…, sí, el vil metal.

Y es que, nos guste o no, entre las decenas de facetas a las que debe atender un escritor está la muy mundana, pero imposible de soslayar, que refiere a las necesidades básicas de la vida.

ESCRIBIR PARA VIVIR

No estoy hablando metafóricamente. No me refiero a ese maravillosa idealización de la escritura que todos tenemos: escribo porque hacerlo me da la vida, me permite existir en mundos maravillosos que yo he creado y convivir con personajes nacidos de mi creatividad.

¡Qué va! Sin restarle un ápice de importancia a esa deliciosa experiencia que todos los escritores tenemos, estoy hablando de algo mucho más práctico. Estoy hablando de vivir de lo que escribes.

Suena bonito, aunque es muy difícil, lo sé. Todo el mundo lo dice y cuando el río suena…

¿Pero por qué no habría de convertirse ese sueño en realidad? Hay quien lo ha conseguido. ¿Por qué tú no? ¿O yo? 

UN PLAN PARA TU CARRERA LITERARIA

Si quieres vivir de lo que escribes, debes formarte como escritor, debes escribir, publicar e intentar hacer las cosas cada vez un poco mejor, pero, además, debes tener claro hacia dónde vas, cuál es tu destino, cuáles son las metas volantes y si vas cumpliendo las expectativas que un día imaginaste. Y esa tarea, la de conducir el vehículo, no la puedes dejar en manos del cerebro, porque lo que hará éste es ponerse en modo automático, lo cual te llevará directo a perder el  control del automóvil en el que viaja tu carrera literaria.

Yo he trabajado así mucho (en piloto automático) mucho tiempo y no es que me fuera mal, pero desde luego no avanzaba a buen ritmo y la meta de vivir de la escritura siempre se veía allí, en un horizonte indistinguible, casi inalcanzable o alcanzable sólo en un futuro muy lejano.

Y fue así hasta que me di cuenta de que un escritor, como cualquier otro profesional que quiera llevar sus metas a buen puerto, necesita un plan. 

EL ESCRITOR ORGANIZADO 

Desde el verano pasado, he venido organizando mi carrera literaria de una manera lógica y las cosas no es que no me hayan ido mal, es que me han ido genial.
¿Cómo lo he hecho? ¿Es que la musa de la productividad literaria vino y me tocó con su varita mágica? ¡Qué va! Los resultados se deben a un hecho mucho más prosaico: planificación y acción.

Durante estos últimos meses, he venido organizándome con lógica y creando los materiales que necesitaba para no sólo realizar una buena planificación, sino para llevar un registro de ella (que es tan importante como la planificación en sí), que ha resultado en un programa, El escritor organizado, con el que se han hecho muchos de mis seguidores en el blog y del que ya me están contando maravillas.

El escritor organizado me ha ayudado a ser muchísimo más productiva, a trabajar con menos estrés y en una dirección clara que está dando muy buenos resultados. ¿Qué me dirías si te contara que desde junio hasta ahora mis ingresos por libros se han multiplicado por veintitrés?

Es verdad que esos ingresos, antes de empezar a trabajar con El escritor organizado, eran bajos, así que multiplicar por 23 no me lleva aún a poder vivir de la escritura, pero, ¡caray!, es un avance brutal y en sólo seis meses.

EL FUTURO YA NO ES TAN LEJANO E INTANGIBLE

Salvo causas de naturaleza mayor, porque a todos nos pueden ocurrir desgracias (cruzo los dedos para que no sea así), en 2018 tengo previsto publicar:
  • dos novelas más de la señora Starling,
  • la segunda entrega de Carter & West,
  • una biografía novelada que me ha encargado una editorial
  • y, quizá, (porque, sí, en El escritor organizado también hay espacio para la duda, los imprevistos y los quizá) mi primer thriller.
Y, algo más, a finales de este año que acaba de comenzar, un tercio de mis ingresos procederá directamente de la venta de mis libros.

He pasado mucho tiempo caminando sin un rumbo fijo y eso es algo que mata muchas carreras literarias. Afortunadamente para mí, he abierto los ojos a tiempo y he sabido redirigir la mía. ¿Qué quieres hacer tú con la tuya?


Siguiente artículo: Domingo 4 de febrero
Anterior artículo: Propósitos para 2018

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2018. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.
Las fotos sin atribuir son de dominio público o no necesitan atribución, y están sacadas de Pixabay u otras páginas similares, o las he comprado en Depositphotos o páginas similares.