Bienvenido

domingo, 24 de junio de 2012

Mi rincón se va a llenar de rarezas

Me encanta ir al cine. Incluso si la película es una castaña, nunca me parece una pérdida de tiempo. Cada vez que apagan las luces y comienza la película, me sigo emocionando como cuando era niño.
   Pero llega el verano los saldos invaden las salas. Aparte de sudar como un pollo, sudo por encontrar una película decente en la cartelera.
Logotipo de Filmin   Así que me he hecho con la tarifa plana de Filmin durante 3 meses por 10 euros al mes. Filmin tiene un catálogo de más de 2.600 películas, y allí aparecen muchos clásicos, muchas películas de culto, y muchas rarezas. La mayoria puedes verlas dobladas o en versión original y poco a poco están introduciendo la HD. Lo malo es que sólo se puede ver en España.
   Además de poder ver películas que hacía siglos que queria ver ("El fotógrafo del pánico", de Michael Power), de volver a ver otras que hace siglos que no veo ("Mujeres al borde de un ataque de nervios", de Pedro Almodóvar), puedo ver películas que no se estrenaron en los cines españoles ("El hombre sin edad", de Francis Ford Coppola; o "Encerrada", de John Carpenter) y películas tan minoritarias -pero muy prestigiosas- que no llegaron a los cines de Santander ("Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas", Palma de Oro 2010; "Fausto", León de Oro 2011; "The Turin Horse", Gran Premio del Jurado en Berlin 2011).
   Me temo que no tienen "El baile de los vampiros".
   Y la primera rareza que va a aparecer en mi rincón es... el clásico del anime "Akira".
   Me siento como cuando de niño me regalaban juguetes (y no la maldita ropa).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al escribir un comentario aceptas la política de privacidad de esta página web.

© 2006 - 2018. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.
Las fotos sin atribuir son de dominio público o no necesitan atribución, y están sacadas de Pixabay u otras páginas similares, o las he comprado en Depositphotos o páginas similares.