¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

"Alien, el octavo pasajero", de Ridley Scott; "Sobre espiritualidad" (Vida de escritor); "La asertividad (IV)" (Vida de escritor); "Sin noticias de Gurb" (novela corta), de Eduardo Mendoza; "El exorcista", de William Friedkin; "El exorcista" (novela), de William Peter Blatty; "Mis libros más baratos en Estados Unidos y México"; "La semilla del diablo" (novela), de Ira Levin; "La asertividad (III)" (Vida de escritor); "La lista de Schindler", de Steven Spielberg; "Taller de escritura creativa en el Espacio Joven de Santander"; "La luz fantástica" (novela), de Terry Pratchett; "¿Qué fue de Baby Jane?", de Robert Aldrich; "Cómo motivarse, y la asertividad (II)" (Vida de escritor); "Lee los primeros capítulos de mis libros gratis".

miércoles, 8 de enero de 2014

Atrápame si puedes [9]

Poster original de Atrápame si puedes
CINEFILIA
Catch Me If You Can
(EE.UU., 2002, 141 min)
Dirección:
Steven Spielberg
Guión:
Jeff Nathason
Intérpretes:
Leonardo DiCaprio
Tom Hanks
Christopher Walken
Nathalie Baye
Amy Adams
Martin Sheen
James Brolin
Jennifer Garner
Elizabeth Banks
IMDb

He aquí una de las mejores y más entretenidas películas de Steven Spielberg. "Atrápame si puedes" está basada en la vida de Frank Abagnale Jr., un estafador que con menos de veinte años se había hecho pasar por piloto de avión, por médico y por abogado, sin que nadie le pillara, y que robó varios millones de dólares falseando cheques en los 60. Tras varios años rondando por Hollywood el proyecto, Steven Spielberg decidió dirigirlo en 2002, con Leonardo DiCaprio como Abagnale y Tom Hanks como el agente del FBI que le pisaba los talones. La película fue un éxito de crítica y público, y aunque personalmente me parece excesivamente larga, es tan encantadora, y te lo pasas tan bien, que es una gozada.
   El adolescente Frank Abagnale (Leonardo DiCaprio) vive en una familia perfecta. A su padre (Christopher Walken) le dan premios en su trabajo, y su madre (Nathalie Baye) es una feliz ama de casa. Sin embargo, un día las cosas comienzan a torcerse: el padre tiene problemas con Hacienda y no puede conseguir un préstamo en un banco, ni siquiera recurriendo a la picaresca; su madre tiene un lío con un amigo de su padre. Los padres se divorcian y Frank huye de casa, ganándose la vida con identidades falsas y falsificando cheques. El FBI investiga el caso, encargándoselo al agente Carl Hanratty (Tom Hanks), el cual vive para su trabajo, y que seguirá a Abagnale hasta detenerlo.
Tom Hanks y Leonardo DiCaprio en Atrápame si puedes
Tom Hanks y Leonardo DiCaprio
   Spielberg va saltando en el tiempo y en las tramas, para que el espectador monte un puzzle con la historia de Abagnale y lo que realmente siente: con una claridad narrativa impresionante (te muestra una situación, Abagnale le eche mucho morro y reacciona, y entonces ves el resultado), con muchísima gracia, y un Leonardo DiCaprio especialmente encantador, Spielberg cuenta que el chico huye cuando se desmorona su familia, y cómo se las apaña para ir moviéndose por el mundo utilizando las enseñanzas de su padre y sus habilidades para fingir personalidades (poco antes te muestra que se hizo pasar por el profesor de francés sustituto y nadie se dio cuenta durante unos días). Pero el chico, que sigue siendo un niño, realmente lo que quiere es recuperar a su familia, y cuando descubre que su sueño no es posible, no le queda más remedio que huir hacia adelante, porque se ha metido en la mierda hasta las orejas.
   Spielberg se lo pasa muy bien, y le contagia la alegría al espectador con escenas geniales: todas las secuencias de montaje que muestran el ascenso de Abagnale; los divertidos montajes paralelos que muestran la vida tan glamourosa de Abagnale frente a la vida gris de Hanratty; el encuentro con Jennifer Garner, las escenas con Martin Sheen, las escenas en el hospital, la huída en el aeropuerto... básicamente, todas las escenas en las que sale DiCaprio son maravillosas.
   Los únicos problemas de "Atrápame si puedes" son que la relación entre DiCaprio y Hanks es lo más inverosímil de la trama, y sus últimos quince minutos. Spielberg hace que Hanks rescate a DiCaprio, y así cerrar una herida abierta que tiene con su hija. El primer encuentro, donde DiCaprio burla a Hanks, es genial, pero queda muy forzado que de toda la gente que conoce, DiCaprio decida llamar a Hanks un día de Navidad, por obvio que sea que necesita a un padre (de hecho, sigue en contacto con su padre real, por lo que lo más lógico era que le llamara a él). Pasas por alto lo forzada que resulta era conversación, y la película sigue funcionando a las mil maravillas.
   El otro problema son los últimos minutos. Spielberg, que ya ha cerrado todos los conflictos, se crea otro: ¿podrá vivir una vida normal DiCaprio? No es que sean minutos aburridos, es que parece que pertenecen a otra película: en ningún momento está plantado que DiCaprio huya porque no quiere una vida normal; de hecho, a mitad de película el chico ansía dejar su vida por una normal.

2 comentarios:

  1. Me encanta esta película.
    Me lo paso genial viéndola, y me parece que está muy bien hecha, muy divertida.
    De mis favoritas.
    Todo el reparto está perfecto.
    Un 10!!
    L

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida de nuevo, L.

    A mí también me encanta.

    ResponderEliminar

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.