¡BIENVENIDO AL RINCÓN DE CARLOS DEL RÍO!
Soy escritor y enseño a la gente a escribir novelas y cuentos. Aquí encontrarás un curso gratuito para aprender a escribir en la sección
Cómo escribir ficción, críticas de novelas y películas (desde 2015 sólo critico las obras que me han gustado mucho), y todo lo que aprendo a medida que escribo y vivo más y más. Disfruta tu visita, y espero verte a menudo por aquí.

Últimas críticas y artículos sobre cómo escribir ficción

"La lista de Schindler", de Steven Spielberg; "Taller de escritura creativa en el Espacio Joven de Santander"; "La luz fantástica" (novela), de Terry Pratchett; "¿Qué fue de Baby Jane?", de Robert Aldrich; "Cómo motivarse, y la asertividad (II)" (Vida de escritor); "Lee los primeros capítulos de mis libros gratis"; "La revisión (I)" (Proyecto novela); "Fahrenheit 451" (novela), de Ray Bradbury; "Soy leyenda" (novela), de Richard Matheson; "La asertividad (I)" (Vida de escritor); "La llamada de lo salvaje" (novela corta), de Jack London; "Matar a un ruiseñor", de Robert Mulligan; "¡Qué bello es vivir!", de Frank Capra; "El mito del talento, la motivación, y el mundo editorial" (Vida de escritor); "Novelas leídas en 2016".

sábado, 8 de febrero de 2014

La gran estafa americana [6]

Poster original de La gran estafa americanaAmerican Hustle
(EE.UU., 2013, 138 min)
Dirección:
David O. Russell
Guión:
Eric Warren Singer
David O. Russell
Intérpretes:
Christian Bale
Amy Adams
Bradley Cooper
Jennifer Lawrence
Jeremy Renner
Michael Peña
Alessandro Nivola
Elizabeth Röhm
Robert De Niro        
IMDb

Tan solo un año después de la estupenda "El lado bueno de las cosas", David O. Russell vuelve a dirigir otra comedia. Ahora, contando con un reparto coral genial, narra las andanzas de unos timadores en los años 70. A la película le está yendo muy bien en Estados Unidos y  arrasó en los Globos de Oro con tres premios (Mejor Comedia, Mejor Actriz de Comedia —Amy Adams— y Mejor Actriz Secundaria —Jennifer Lawrence), y junto a "Gravity", con 10 nominaciones a los Oscars, es la película más nominada del año.
   A mí me parece que está bien, pero que tampoco es para tanto (y sí demencial que en los Globos de Oro venciera a "El lobo de Wall Street").
   Irving Rosenfeld (Christian Bale) y Sydney Prosser (Amy Adams) son una pareja de estafadores que engañan a gente que necesita dinero desesperadamente. Sydney se hace pasar por una inglesa con contactos en la banca de ese país, y por un depósito de 5.000 dólares les prometen a sus clientes que les conseguirán mucho más dinero. Un día un cliente que parece muy interesado en Sydney, resulta ser un agente del FBI que les tiende una trampa. Si quieren salir libres, le tienen que ayudar a detener a cuatro estafadores como ellos. A regañadientes, Irving y Sydney aceptan.
Amy Adams y Christian Bale en La gran estafa americana
Amy Adams y Christian Bale
   "La gran estafa americana" está llena de momentos muy buenos, muchos de ellos gracias a lo bien que está todo el reparto, y de grandes ideas; pero tiene un gran problema: que es demasiado difusa. Esto hace que resulte demasiado larga y que haya situaciones que no están bien explotadas porque hay información que se te escapa.
   La película, cuando todavía no sabes nada, comienza con Bale, Adams y Bradley Cooper intentando estafar a Jeremy Renner. Luego salta al pasado, a cómo se conocieron los protagonistas. Ese principio tiene muchísima fuerza, y cuando aparece Cooper por primera vez, te preguntas cómo es posible que un agente del FBI se meta a estafador (un poco más tarde entiendes que es al revés).
   Ahora es cuando empieza a tener problemas la película. O. Russell hace avanzar la trama de la estafa al tiempo que te muestra las relaciones de los personajes, y a mí me parece que quiere contar demasiadas cosas en muy poco tiempo, por lo que se diluye la tensión de la estafa: la amistad entre Bale y Renner, cómo se erosiona la relación entre Bale y Adams, la relación entre Adams y Cooper, la relación de Bale y Lawrence, la relación de Cooper con su madre y su prometida, y los celos entre Adams y Lawrence.
   Donde más se nota que O. Russell está contando demasiado es en la parte final. Para que funcionara, porque todo sucede de sopetón y hasta el último momento no entiendes muy bien por qué han hecho eso, deberían resaltar lo falso que era Cooper, para que te cayera mal (es algo que está muy poco marcado, y Cooper siempre te cae bien); lo muy peligroso que era Robert De Niro (cuando aparece, da la sensación de que Bale no se quiere meter por no implicar a más estafadores, no porque sea hombre muerto si se mete ahí), y que Bale se había hecho amigo de verdad de Renner.

2 comentarios:

  1. ¡Buenas!

    A mí me gustó y, aunque el esquema es algo sencillo, tiene algún que otro giro de guion que la hace interesante. Y las actuaciones increíbles.

    Aprovechando que un día comentamos el tema del Oscar a mejor actriz de reparto y que Jennifer Lawrence nos gustaba como actriz, y habiendo visto su actuación, creo que está mejor que Lupita N'yongo. Su papel se presta a una actuación más extremada que el de Lupita, pero me convenció más. Sin embargo, no acabé de entender su papel en el conjunto de la película. Con lo poco que aparece en pantalla y lo poco que pinta en la historia (más allá de ser la que retenía de algún modo a Bale de largarse por ahí con Adams cuando las cosas se tuercen), no acabó de convencerme.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Esta peli es entretenida, pero no es la obra maestra que nos han vendido. Yo también prefiero a Lawrence que a N'yongo. Pero de secundarias me gustan más Julia Roberts y June Squibb.

    ResponderEliminar

Mi rincón tiene un filtro. Opina libremente, pero si no sabes cumplir unas normas mínimas de educación, no superarás el filtro. Si no te gusta lo que escribo, la solución es muy sencilla: deja de leerme, porque no tengo intención de dejar de escribir.

© 2006 - 2017. Textos de Carlos del Río. Todos los derechos reservados.
Los derechos de autor de los pósters y fotogramas de películas corresponden a sus correspodientes productoras o distribuidoras.
Los derechos de autor de las portadas y citas textuales de libros corresponden a sus correspodientes editoriales o autores.