Santa’s Twin [6]

Portada de Santa's Twin, de Dean KoontzCUENTO

Santa’s Twin
(EE.UU., 1996, 72 páginas)
Dean Koontz
con ilustraciones de Phil Parks 
Los fans de Dean Koontz le pidieron que acabara un poema sobre el hermano de Papá Noël que aparecía en “Espejo mortal” (“Mr. Murder”, 1993), y el autor creó en 1996 “Santa’s Twin”. “Santa’s Twin” es un cuento infantil escrito en verso, con ilustraciones de Phil Parks, que yo tenía muchas ganas de leer para saber cómo Koontz, cuyas novelas tienen partes muy oscuras y que en absoluto son infantiles, escribía para niños. La editorial, en las solapas, lo describe como una obra maestra, comparándolo con “Cuento de Navidad” y “Pesadilla antes de Navidad“; y aunque ni de lejos se aproxima a esas dos obras, “Santa’s Twin” no está mal.
   Papá Noël tiene un hermano gemelo muy malo llamado Bob. En Nochebuena Bob mete a su hermano en su saco y lo encierra en un lugar apestoso, y con los renos y el trineo recorre las casas cambiando los regalos de los niños por cosas viscosas… y verduras. Las hermanas Charlotte y Emily son dos de esas niñas, quienes descubrirán al Papá Noël malo, e intentarán que todo vuelva a la normalidad antes de que llegue el día de Navidad.
   “Santa’s Twin” es bastante corto, pero tiene un diseño muy cuidado: el formato es muy grande (es algo superior a un DIN A4), con las páginas apaisadas, donde se ven muy bien las bonitas ilustraciones de Parks. Los dibujos tienen el añadido de esconder muñecos de nieve que tienes que encontrar como si fueran Wally (¡qué bien me lo he pasado!) y un par de guiños a Koontz; además, algunas de las rimas son muy graciosas, y la dedicatoria de Koontz a su esposa es preciosa: “A Gerda, como recuerdo de nuestras primeras Navidades, cuando nevó solo para nosotros, y el mejor regalo fue estar juntos” (eso representa algo de Koontz que me encanta: incluso sus peores obras esconden un núcleo muy tierno).
   Pero la historia en sí es un poco decepcionante. Koontz al principio presenta que algo raro pasa con Papá Noël, para desvelarte que es el hermano malote que le ha suplantado, y que hace cosas malotas para que no le quieran los niños. Entonces dos hermanas le descubren, y le intentan detener infructuosamente con una pistola mágica, y cuando parece que no van a poder con él, todo se arregla demasiado fácilmente (Bob se cae por las escaleras heladas, y se queda K.O.).
   A partir de este momento, es pan comido. Las hermanas vuelan al Polo Norte con Bob grogui, y rescatan a Papá Noël. Bob se arrepiente de lo que ha hecho cuando le amenazan con contárselo a su madre (como si él fuera un niño pequeño, y como si su madre no fuera a darse cuenta por sí sola), y se hace bueno. Y las dos hermanas y los dos Noëles vuelan rápidos a deshacer todo el estropicio que creó Bob.
0 comentarios

Deja un comentario

.
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.