Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel [4]

Cartel original de Coco, de la rebeldía a la leyenda de ChanelCoco avant Chanel

(Francia, 2009, 105 min)
Dirección:
Anne Fontaine
Guión:
Anne Fontaine
Camille Fontaine
Intérpretes:
Audrey Tautou
Beînot Pooelvorde
Alessandro Nivola
Marie Gillain

Coco Chanel revolucionó el mundo de la moda en el siglo XX. Desde su humildes orígenes fue ascendiendo hasta que alcanzó la cima. Quien quiera saber cómo se produjo ese ascenso, mejor que se lea una biografía de la diseñadora, ya que este film se centra en los amores de Coco con veintitantos años y apenas habla de su carrera.
   La película tiene una ambientación muy cuidada, los actores están bien (destaca Audrey Tautou con una sólida interpretación de un personaje que no daba para más), la directora se esmera por lograr planos bonitos (a veces la estética juega en contra de la narración y hay momentos de planificación tan torpes como el del baile de Coco, con un vestido revolucionario para la época, y su amante: está rodado con una grúa y no se ve el vestido), y está bien mostrado lo poco que encajaba Coco en la sociedad y sus ideas revolucionarias con la ropa. Pero un guión flojo malogra los elementos positivos.
   El film comienza cuando dejan a Coco y a su hermana en un orfanato. Lo poco que puede entender el espectador es que Coco esperaba cada domingo a que su padre regresara y éste nunca lo hizo. De hecho, no se sabe por qué Cocó acabó en un orfanato.
   Hay un salto temporal de quince años y Coco intenta abrirse camino como cantante. La chica es muy testaruda y parece que no se dejará pisar por nadie. Tiene un sueño y lo va a conseguir. Aquí empiezan los problemas. De la noche a la mañana Coco se queda en la calle y no le queda más remedio que recurrir a un amante rico. Y aunque en la mansión donde vive es tratada a patadas, Coco se queda porque no tiene a donde ir. Pero siguen mostrándola como una joven cabezota y rebelde, por lo que no se entiende por qué no hace las maletas de inmediato.
Audrey Tautou en Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel
Audrey Tautou

A media película aparece un amigo del amante en una escena no muy sutil y uno sabe que va a ser el nuevo amante de Coco. La historia de amor que sigue es tediosa a más no poder.

   Coco sigue con su cabezonería pero no hace nada por lograr sus sueños. Parece que ha dejado de lado sus ambiciones artísticas y ahora le gusta la moda. Se pone a vender sombreros porque una amiga famosa le consigue clientes; y cuando decide, por fin, dejar la mansión, su gran amor sale en su ayuda para financiarla una tienda.
   Poco antes del final, hay un montaje de planos con Coco cortando telas que acaba con un desfile de la diseñadora. Ese es el único ascenso que se ve en toda la película.
   El principal problema es que Coco no evoluciona nada. Ya desde el principio era cabezota y cabezota se quedó. Luego parece que tiene las ideas muy claras y muchísima personalidad, pero no logra nada por sí misma; siempre recurre a amigos o es cuestión de suerte. Y tanta cabezonería hace que el personaje resulte antipático, por lo que es muy difícil de creer que los hombre cayeran rendidos a sus pies.
0 comentarios

Deja un comentario

.
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.