El terror [9]

Portada original de El terror, de Dan SimmonsNOVELA
The Terror
(EE.UU., 2007, 784 páginas)
Dan Simmons
Dan Simmons es sobre todo conocido por sus novelas
de ciencia ficción: las cuatro que componen “Los Cantos de Hyperion” y el ciclo
de “Ilión” y “Olympo”. Pero el autor se ha atrevido con el terror (su debut “La
canción de Kali”, que hizo que Dean Koontz reconociera que Simmons es
brillante; o “Un verano tenebroso”, novela que alabó el mismísimo Stephen
King), el hard-boiled (la serie con Joe Kutz de protagonista), o el
suspense (“The Crook Factory”, en donde Ernest Hemingway quiere pescar un
submarino nazi). En “El terror”, Simmons junta dos géneros, la ficción
histórica y el terror, y se ha quedado a las puertas de lograr una obra
maestra.
   La
expedición perdida de Franklin es un hecho real acontecido a mediados del siglo
XIX. En 1845 los barcos “Terror” y “Erebus” zarparon de Inglaterra con el
objetivo de navegar el paso del Noroeste, que junta el Atlántico con el
Pacífico por el norte de Canadá y que por aquel entonces nadie había cruzado.
Lógicamente, la expedición de Franklin, capitán del “Erebus”, tampoco lo logró.
En esta novela Simmons narra los últimos años de la expedición desde varios
puntos de vista, contando cómo cada vez los hombres están más débiles y
desmoralizados; y le añade un elemento sobrenatural: no sólo el hambre y el
escorbuto mata a los marineros; en el hielo se esconde un monstruo gigantesco
que los está masacrando.
   A priori,
parecería que ésta es una mezcla de géneros muy arriesgada, ya que los lectores
de ficción histórica se saldrían de la novela con los ataques del monstruo, y a
los aficionados al terror les parecería que hay muy poco terror y que tiene un
ritmo muy lento. Sólo un autor como Simmons, que tiene una base de fans fiel
que sabe que este escritor es un portento que junta a la perfección lo más comercial
con lo más intelectualoide, se puede permitir escribir “El terror”. (En España
la editorial Roca la vende como novela histórica, aunque en la portada explica
que es una mezcla de Stephen King y Patrick O’Brian. Que nadie se la vaya a leer
pensando que es una novela histórica al uso, que ésta tiene bicho dentro.)
   Durante
las primeras 180 páginas Simmons va alternando tres puntos de vista y tres
tiempos: en tercera persona el del de Crozier, capitán del “Terror” y
protagonista de la novela, que está escrito en presente y se desarrolla en
1847, con los dos barcos atrapados en el hielo; también en tercera persona, pero en pasado, el
de Franklin, capitán del “Erebus”, que cuenta desde los preparativos de la
expedición hasta su muerte en 1847; y el diario de Goodsir -por lo tanto,
primera persona-, uno de los médicos del “Erebus”, que relata los dos primeros
años de expedición.
   En esas
páginas Simmons planta todo lo que vendrá a continuación (el monstruo, la
misteriosa esquimal sin lengua, la merma de carbón y comida…), juega con mucha
ironía con el personaje de Franklin (ya en Inglaterra daba muestras de ser un
chapuzas que llevaba a sus hombres a una muerte segura; y al utilizar los
puntos de vista de los dos capitanes en dos tiempos distintos, se ve perfectamente
que las decisiones de Franklin eran las erróneas), demuestra un nivel de
documentación deslumbrante, llenando las páginas con detalles específicos que
te transportan a la época, y crea unos ambientes tenebrosos geniales y una
atmósfera general muy angustiosa.
   Tras la
muerte de Franklin, la novela sigue una estructura lineal hasta el final,
continuando la alternancia de los puntos de vista de Crozier (ahora, salvo con
alguna excepción aislada, narrada en pasado) y Goodsir, y le añade siete más (son
cinco principales y dos que sólo aparecen en una escena), a través de los
cuales Simmons va creando subtramas para mantener la atención de lector (la
historia de Irving con la esquimal; los intentos de motín del miserable Hickey;
la historia de amistad entre Peglar y Bridgen…), al tiempo que la situación
general de los marineros va empeorando, y tienen que tomar decisiones
drásticas.
   Los
personajes están muy bien caracterizados, y a algunos les coges mucho cariño, a
pesar de las aristas que tienen. Esas aristas, por cierto, les hace muy
humanos. A mitad de novela, la parte sobrenatural desaparece casi por completo
y no regresa hasta el final, y es la narración de cómo esa expedición fue
muriendo lentamente. En varias de las subtramas, Simmons prepara muy bien
momentos en los que parece que los hombres tienen un resquicio de esperanza, y
estás tan metido en la novela, que resultan muy emocionantes. También los son
las muertes, por lo bien que conoces a los personajes. Además, los ataques del
monstruo son impresionantes.
   Hasta casi
la página 700, “El terror” es una novela impecable. Hasta aquí, me quito en
sombrero ante Dan Simmons.
   Pero las
últimas 90 páginas son mucho peores. Simmons da un giro, que más o menos enlaza
con el principio y con el personaje de Crozier, para explicar qué es el
monstruo y quién es realmente la esquimal, que a mí me sacó de la novela.
Supongo que si te crees esa resolución, “El terror” te parecerá una obra
maestra. A mi me parece una grandísima novela.
2 comentarios
  1. Moncho
    Moncho Dice:

    Ahora que la estoy terminando de leer y entrando ya en las últimas 90 pgs., mi opinión es que se trata de una gran novela. Aún sabiendo el desenlace mantiene tu interés y te hace, a mí al menos, recurrir constantemente a internet para saber más (?) sobre la historia de los personajes.
    Maravillosa

    Responder
  2. admin
    admin Dice:

    La buena noticia es que Simmons es bastante prolífico y tiene unas cuantas traducidas al español. Yo me leído "Ilión" y es muy buena. Tengo tres más por leer.

    Responder

Deja un comentario

.
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.