Mis lecturas favoritas de 2023, Carlos del Río, escritor

Mis lecturas favoritas de 2023

En 2023 leí 46 libros. Estos fueron mis favoritos de ficción, por orden alfabético.


 Alone at the Top, de Carlos Sisí (España, 2022, 368 páginas).

Alone at the top, Carlos SisíEl título está en inglés, pero la novela está escrita en español.

He disfrutado muchísimo. Segunda obra de Sisí que me leo, y segunda que me gusta mucho. (La primera fue Troll).

No es especialmente original, pero me metí por completo en el rompecabezas de saber qué era real y qué invención, y qué estaba pasando realmente.

A menos que desprecies la ciencia ficción (en cuyo caso, ¿qué hace leyendo esta novela?) y hayas evitado películas famosísimas de Hollywood, es inevitable no pensar en otras historias cuando la lees, aunque el desarrollo sea distinto.

Para mí el mayor referente es Desafío total, de Paul Verhoeven; de hecho, la cita en la novela.

No voy a contar mucho más de la trama, ni decir más películas con premisas parecidas.

Le encuentro dos pegas. Para mí, el principio es excesivamente largo, y tenía ganas de que saliera de ese piso, y no me gusta nada el final, porque apenas está preparado.

Sin destripar nada, hay un personaje importantísimo del que se dan indicios a las pocas páginas de que se resuelva el misterio, y ese personaje es fundamental. Anteriormente, las únicas pistas de su existencia son una chica rusa y una llave inglesa, lo cual no te decía nada.

Me parece que ese personaje, y lo que es, tenía que aparecer mucho más, para que después te dieras cuenta de lo que estaba pasando.

Al final, bueno, pues sí encajan las piezas, pero Sisí te ha escatimado a lo largo de la novela la información más importante, y solo en las últimas páginas te da alguna pista.

Es como escribir un misterio, donde sospechas de varios personajes, y hasta que no quedan cinco páginas no aparece el asesino, y por lo tanto, no podías sospechar de él.

Incluso con esas pegas, me ha gustado mucho.


Arquitecturas inquietantes, edición y prólogo de Rosa María Díez Cobo (España, 2022, 266 páginas).

Arquitecturas inquietantesEs una colección muy interesante sobre casas encantadas escrita por autores hispanohablantes en las últimas décadas, sobre todo en el siglo XXI.

En general, me gusta mucho la selección de los relatos hecha por Díez Cobo, aunque disiento de su prólogo: no todas las buenas historias significan cosas, ni hay que buscarles significados ocultos para justificar que te han gustado; tampoco hace falta escribir rebuscado y ofuscado para transmitir un mensaje. Leer eso era como volver a la universidad: no escribas de forma clara, tortura la gramática y utiliza palabras de uso poco común para demostrar tu inteligencia.

No es para mí, allá al que le gusten los ambientes universitarios o intelectuales. (Mundo académico, uf, qué repelús).

En esta antología hay pocos fantasmas y muchas casas que acaban poseyendo a sus habitantes. Son relatos inquietantes, agobiantes, muchas veces con finales desconcertantes que no resuelven nada, ni significan nada. Yo leo terror o, en este caso, historias paranormales por las emociones desasosegantes que me provocan, no porque vaya a aprender lecciones o tenga que entresacar metáforas profundas sobre la vida. (Detesto un relato simbólico sobre el machismo por lo zafio que es).

Mis relatos favoritos son “La casa de Adela”, una maravilla de la argentina Mariana Enríquez (una autora que seguiré leyendo); “La Maga”, un gran relato de Elia Barceló (ídem); “La casa muerta”, de la peruana Alina Gadea, que me ha encantado; “En la ruta”, un relato muy inquietante y desconcertante del argentino Gustavo Nielsen; “Habitante”, de Patricia Esteban Erlés; “Un flamante apartamento”, de José Luis Velasco; “La casa inútil”, del chileno Thomas Harris, y “La casa feliz”, de José María Merino, sobre una casa que aparece y desaparece.


Caverna, de Ángela Pinaud (España, 2023, 268 páginas).

Caverna, Ángela PinaudSi os gusta Stephen King, os gusta Ángela Pinaud. Os la recomiendo. A ver si os suena: una población pequeña, llena de odio y resentimiento, está a punto de explotar.

Caverna tiene un principio muy espectacular: un pueblo va a quemar vivos a los seguidores de una secta pagana, y sus biblias negras. Pero una desaparece de la pila de libros. Al resto, tanto biblias como personas, los queman.

Tiempo después, en la actualidad, una curiosa antiheroína, Peggy Lancaster, alcohólica y con la mano derecha mutilada, llega al pueblo con su revólver Smith & Wesson y este la acusa de haber traído consigo una niebla que esconde monstruos que poseen a las personas.

Solución que encuentran los más retrógrados: matar a Peggy. Muerto el perro, se acabó la rabia.

A partir de ahí, se van complicando las cosas por momentos, con una trama que Pinaud retuerce y retuerce, al tiempo que te muestra lo humanos que son varios de los personajes. Es muy bonito el motivo de Peggy para hacer todo lo que hace.

Me ha gustado muchísimo, es el tipo de terror que me encanta: buenos personajes, trama muy currada, elementos paranormales, y situaciones tensas, sin provocar ansiedad o asco.

Me hace gracia lo que dice David Lasso de la autora:

«Si Stephen King y Lovecraft hubieran tenido una hija, Ángela Pinaud la despedazaría a hachazos».

Ja, ja. Tiene razón.

Me encanta esta autora. En el siguiente Celsius me pillaré Animales de peluche para completar mi colección.


La hora de las gaviotas, de Ibon Martín (España, 2021, 464 páginas).

La-hora-de-las-gaviotas-Ibon-MartinNovela negra ambientada en Guipúzcoa, segunda aventura de la suboficial Ane Cestero y su equipo. Me ha gustado muchísimo.

Comienza de forma muy espectacular con un asesinato en el alarde mixto de Hondarribia, y a partir de ahí se van complicando las cosas: sospechosos, pistas falsas, más crímenes…

Martín aprovecha la historia para hablar de machismo, de feminismo, de odios y fanatismos. Pienso como él: ningún radicalismo es bueno.

Tiene una mano increíble para describir escenarios. Las descripciones son bellísimas. Antes de ser novelista escribió varias guías de rutas por Euskadi; de ahí le tiene que venir lo bien que describe.

Muy buenos personajes, que resultan humanos. La subtrama de Madrazo es muy emocionante. Y los apartes que hay para profundizar más en las relaciones humanas de Cestero y su equipo funcionan muy bien.

Muy buenos momentos de tensión, que a veces son muy oscuros. Me parece correcto que te muestre así las muertes, como algo crudo, no glamurizando la violencia.

La trama, en ocasiones, me parece un pelín forzada para que avance, pero entiendo que esta novela tenía que tener menos de 500 páginas y no 800.

Se puede leer sin haber leído ninguna otra novela de Ane Cestero.

Os la recomiendo.

Y si no conocéis Hondarribia, visitadla, que es preciosa.


Ricochet Joe, de Dean Koontz (Estados Unidos, 2017, 95 páginas).

Ricochet-Joe-Dean-KoontzNo está traducida.

Es una novela corta, y me ha encantado: la trama va a toda pastilla, tiene momentos de humor y de ternura (marca de la casa), y Koontz está especialmente imaginativo en esta historia que mezcla thriller paranormal con terror y ciencia ficción.

Joe tiene 18 años, y un día cuando toca un objeto sin importancia, grita una palabra y se lanza corriendo a otro objeto, alejado unas calles, que tiene que ver con esa palabra. Sigue una cadena de objetos y palabras, sin saber por qué, hasta llegar a un sitio donde van a cometer un crimen, y él puede detenerlo.

Hay un momento muy visual para explicar el multiverso y qué está pasando exactamente, un momento tensísimo y muy largo a mitad (es brillante y retorcida la idea de a quién tiene que matar Joe; algo que está sugerido en el prólogo), y un giro al final genial que tiene que ver con física cuántica.

Me quedo con esta cita, que resume bastante bien lo que es la vida:

«Nuestra impresión es que viajamos por la vida en una trayectoria calculada y directa, del pasado al presente y hacia el futuro, en un viaje hacia la comprensión, la verdad, la recompensa. Pero progresamos con el movimiento browniano (movimiento aleatorio), desviándonos a un lado y a otro por el impacto de toda la gente a la que conocemos y todos los acontecimientos que no podemos prever».


Resurrecta, de Vic Echegoyen (España, 2021, 528 páginas).

Resurrecta-Vic-EchegoyenFascinante novela sobre el Gran Terremoto de Lisboa de 1775.

Recuerdo que de adolescente, en un viaje a Lisboa con mis padres, descubrí la historia del terremoto que asoló la ciudad, y me preguntaba por qué no hacían una película o escribían una novela.

Resurrecta es la gran novela que buscaba entonces. De forma cronológica, Echegoyen sigue a muchos personajes (todos los que aparecen nombrados son reales) durante las 7 horas que duró el cataclismo, y vas viendo cómo les afecta y se van adaptando a las circunstancias, y llegan a conclusiones sobre por qué ha ocurrido eso y qué será de su futuro.

Me ha encantado. Ganó el Premio Odilo a la mejor autora de novela histórica de 2021, en el Certamen de Novela Histórica de Cartagena.

 

 


Si fuese más valiente, de Cintia Fernández (España, 2023, 336 páginas).

Si-fuese-mas-valiente-Cintia-Fernandez

Nico y Unai, de 22 años, son muy amigos desde niños. Cuando a Nico le deja su novia y a Unai un chico con el que salía, no se les ocurre otra cosa que simular ser novios en citas falsas y subir fotos a Instagram para dar celos a sus ex y hacer que vuelvan con ellos.

Con lo que no cuenta Nico es que esas citas despertarán en él, y de qué manera, sentimientos reprimidos durante mucho tiempo: es bisexual y lo que siente por su amigo es mucho más que amistad.

Primera novela de Cintia Fernández, y es buenísima. Está muy muy bien escrita, es divertida, fresca, tierna, actual y con personajes muy bien caracterizados y que te importan (a veces estrangularía a Nico por no decidirse y lanzarse de una vez), y con una tensión sexual que va aumentando.

Los diálogos son excelentes, están muy bien mostradas las emociones, y está muy bien integrado donde se desarrolla la historia, Vizcaya, en la trama.

El uso de los flashbacks intercalados en la narración, para mostrarte la relación de los chicos desde niños y homofobia, es genial. Y todo lo que tiene que cambiar Nico, y las repercusiones que tiene en su entorno, es muy emocionante.

Ganó el II Premio Internacional eLit LGTBI de Harlequin Ibérica, y no me extraña.

(Nota de educación sexual básica: decir que alguien ha elegido su orientación sexual, ya sea homosexual, bisexual o heterosexual, es igual que decirle a alguien que ha elegido su altura o el color de sus ojos).


La última misión de Gwendy, de Stephen King y Richard Chizmar (Gwendy’s Final Task, Estados Unidos, 2022, 464 páginas).

La-ultima-mision-de-Gwendy-Stephen-KingTercera novela de Gwendy Peterson, que se puede leer sin haber leído las dos anteriores. La primera la escribieron juntos King y Chizmar, la segunda Chizmar en solitario.

Cuando tenía 12 años, Gwendy recibió un regalo envenenado del misterioso Richard Farris: una caja con botones que concedía deseos, pero que traía desgracia y podría acabar con el mundo.

Con 64 años, y tras pasar por varios dueños, Gwendy ha descubierto cómo deshacerse de la amenaza de la caja: soltarla al espacio exterior, para que nunca vuelva a la Tierra. Ahora Gwendy es senadora de los EE. UU., y viaja en una misión a una estación espacial, donde está planificado que salga al espacio. El problema es que tiene Alzheimer, y se le están olvidando las cosas.

Me ha gustado muchísimo. La prota te importa mucho, el Alzheimer hace que se dispare la tensión, la caja de botones es muy muy muy inquietante (y los autores te lo muestran de forma muy visual), y hay momentos muy buenos del espacio. Además, la trama está muy bien, con guiños a It y conexiones con La Torre Oscura.

Y el final, oh, Dios mío, qué maravilla. Qué emoción, qué belleza, qué sublime. Es en lo que me gustaría creer, es lo que me gustaría que ocurriera.


El visitante, de Stephen King (The Outsider, Estados Unidos, 2018, 592 páginas).

El-visitante-Stephen-KingHacía tiempo que no me gustaba tanto una novela de Stephen King. (Me la leí antes que la anterior). Es de estos casos en los que la deriva narrativa de King (se deja llevar por la historia, y esta va modificándose) le queda muy bien. Comienza como un thriller policiaco imposible de resolver, cambia de protagonista hacia el final del primer tercio, y acaba derivando en una novela de terror.

Chúpate esa, manuales y profesores de escritura creativa que te dicen específicamente en qué página exacta tienen que ir los elementos de las historias. Algunos son best-sellers (que no sirven para nada).

Al principio, en Castle Rock, detienen de forma muy espectacular a un entrenador de baseball de chavales. Las pruebas y los testigos son irrefutables: asesinó salvajemente a un niño de once años. El problema viene cuando otros testigos y otras pruebas también son irrefutables: estaba a cientos de kilómetros cuando se cometió el crimen. ¿Cómo es posible?

Me ha gustado tanto que la analizaré para mis cursos de novela.

 


Foto de cabecera: © Bigstock.com. Todos los derechos reservados.


¿Quieres aprender a escribir novelas? Apúntate a mi lista de correo y llévate las primeras lecciones del curso de escritura online gratis y los e-books Los diez pilares fundamentales de la escritura de ficción y La diana del escritor.

Atrévete a ser escritor, el curso online

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.