VIDA DE ESCRITOR: CRÍTICAS HONRADAS

Logotipo de Kirkus ReviewsDurante varias décadas, la revista estadounidense “Kirkus Review”, a través de sus prestigiosas críticas literarias, indicó a las librerías y bibliotecas qué libros debían adquirir. Fundada en 1933, la revista no se vendía en kioskos, y solo se podía acceder a ella por suscripción. Con los nuevos tiempos, cambió de dueños y colgó su archivo en internet, y ahora todas sus críticas están disponibles para el gran público.
   El otro día le eché un vistazo, y descubrí algo demencial: por el módico precio de 425 dólares (575 si quieres que tarden menos; es decir, entre 380 y 510€), te hacen una crítica de entre 250 y 350 palabras. Ese servicio es para libros auto-publicados, y si pagas esa calderilla, en teoría te beneficias del prestigio de “Kirkus Review” para vender más libros. Y para garantizar la objetividad, si has recibido una crítica negativa, puedes hacer que jamás se publique.
   Bueno, ¡qué tomadura de pelo! Está claro que “Kirkus Review”, a menos que tu libro sea un completo desastre, y vendas o no vendas un ejemplar, una vez que pagas, te va a hacer una crítica positiva. Así alimenta tu ego (“Fijaos, la prestigiosa ‘Kirkus Review’ dice que mi novela está bien”), y vuelves a soltar un pastón con el siguiente libro.
   Esto me recuerda al caso de John Locke. No, no es el filósofo inglés, es un vendedor de seguros estadounidense que en 2009 se puso a escribir ficción. En 2011 saltó a los titulares porque con 9 novelas auto-publicadas en Amazon, en 5 meses vendió más de un millón de ejemplares. Y como era una máquina de hacer dinero, escribió un libro donde contaba cómo lo logró: “How I Sold One Million E-Books in Five Months”. Aunque omitió un pequeño detalle que se supo al año siguiente.
   La cuestión es que Locke vendió tanto, que sus libros se tradujeron y se vendieron en papel en otros países, España incluido.
   Parecía que Locke anunciaba el fin de las editoriales. Pero en 2012 se descubrió el pastel: Locke había comprado 300 críticas para Amazon. Había una página llamada GettingBooksReviews.com en la que podías comprar críticas. Si eras crítico, te pagaban más por escribir críticas positivas, así que todo Cristo decía maravillas de los libros, y así los escritores seguían pagando por las críticas.
   Amazon lo descubrió, y eliminó esas críticas. Y al poco, cerraron la página. Y parece que Amazon ya no permite que un mismo usuario cree varias cuentas fantasmas simplemente para promocionar su libro, que era algo común (sí, la picaresca no es algo exclusivamente español).
   Locke sigue escribiendo, aunque dudo que ahora venda un millón de ejemplares cada 5 meses. 
LA HONRADEZ DE LOS CRÍTICOS
Quiero pensar, tanto en el caso de “Kirkus
Review” como de cualquier medio, que las críticas hechas a libros de
editoriales no se pueden comprar, y que están hechas con más honradez.
   Aunque hay
que pasar por alto cuando los críticos utilizan las críticas para demostrar los
inteligentes que son, o para destrozar a algún escritor al que tienen envidia,
y leen prejuzgando. (En el caso de críticos amateur, esto también hay
que pasarlo por alto. Y en el caso de las críticas cinematográficas, también.)
   Y también hay
que hacer la vista gorda cuando un gran grupo mediático tiene varias
editoriales, y curiosamente son los libros de esas editoriales los que reciben
buenas críticas en sus medios…
   Vaya, me
parece que hay que pasar demasiadas cosas por alto.
   Mis críticas, tanto las literarias como las
cinematográficas, serán mejor o peor, y estarán más o menos acertadas, pero
desde luego que son honradas. No gano un duro con ellas, y quiero que siga
siendo así.
Poster original de 12 años de esclavitud   Para no
comprometerme, no escribo críticas de obras de amigos o conocidos, o de alguien
que pueda estar relativamente cerca de mí, porque no podría ser imparcial: si
no me gusta, no quiero que una mala crítica le perjudique, y si me gusta, no
quiero que parezca que estoy inflando las cualidades positivas porque es de un
amigo mío.
   Me imagino
que esto último lo hagan muchos. Yo no.
   Por ese
motivo, cuando me llega por e-mail alguna novela para que la critique, la
rechazo y no la leo.
   Así que
cuando se estrene la película “Hazlo por mí”, de mi amigo Álvaro de
la Hoz (una película que curiosamente yo he montado), no esperéis que
haga una crítica… aunque ya os puedo adelantar que es una obra maestra que os
cambiará la vida…
   Desde que
pertenezco a la Online Film Critics Society, las productoras me mandan DVDs o
enlaces a películas, a veces incluso antes de que lleguen a los cines. No veo
ni una: primero, porque si me interesa la película, quiero verla en pantalla
grande, y si no me interesa, prefiero hacer otras cosas, como perderme en una
buena novela.
   Que me den
regalitos las productoras no me influye en absoluto. El año pasado la Fox
Searchlight me mandó el DVD de “12 años de esclavitud“, el guión y el
CD de la banda sonora. Le di un 5 a ese peñazo (nadie me mandó el DVD de
Gravity“, que era su gran competidora en los Oscars, y le di un 9) Este
año, la misma productora me mandó la banda sonora y el DVD de
Birdman“. Resultado: un 4. (No tengo “The Imitación Game (Descifrando Enigma)“, y le he dado un 8.)
   También me
mandaron “Invencible” (3), “Los Boxtrolls” (5), “A propósito de Llewyn Davis” (5); “Los Croods” (5), o “Crucede caminos” (3).
   Se agradece
que me manden películas, pero no creo que estén obteniendo conmigo el resultado
que esperaban. Si un día cortan el suministro, pues vale. Seguiré yendo al
cine. 
EL BRANDING

 

Ahora está muy de mola eso del branding. Hay
un montón de libros publicados y millones de artículos en internet sobre cómo
crearte tu propia marca. Yo creo que para un escritor es fundamental que la
gente te sepa diferenciar del resto, y que se quede con tu nombre. Pero para
eso no hace falta leerse nada. Lo que hay que hacer es dar cuatro pasos:
   1— Reconoce
cómo eres.
   2— Acepta
tus puntos fuertes y débiles. Si los débiles se pueden mejorar, mejóralos; si
no, acéptalos tal como son, y no te sientas mal. De este modo serás tú mismo.
   3— Saca
partido de tus puntos fuertes. Escribe sobre lo que te encanta. No busques
tener una opinión para todo, ni complacer a todo el mundo.
   4— Sé
honrado. Di sinceramente lo que piensas. Eso no significa que seas
insultante o agresivo con la gente que no piense como tú. Tienes que dar tu
opinión, respetando la de los demás. Pero da la tuya propia, y que sea razonada.
Y si a alguien no le gusta lo que escribes, que no te lea.
   Y ya está.
Tarde o temprano, tus lectores te encontrarán. La honradez merece la pena, y es
la mejor manera de destacar en internet. A diferencia de la picaresca, tarda en
dar fruto, pero cuando empieza, te lo da para toda la vida.
Siguiente artículo: Encauzando mi vida
Anterior artículo:  Sobre el rechazo editorial
0 comentarios

Deja un comentario

.
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.