Curso online de escritura creativa

Cómo crear un curso online de escritura creativa de éxito

¿Quieres montar un curso de escritura creativa online? Perfecto, pero ¿alguien te contó que el 85 % de los negocios por internet fracasa?

Aquí vamos a ver mi curso para aprender a escribir novelas, Atrevéte a ser escritor, pero lo que explico se aplica a cualquier negocio online que quieras crear.

Después de 9 meses, a pesar de la crisis del coronavirus y de la enorme competencia, Atrévete a ser escritor crece lento pero seguro: tengo a 20 alumnos, las inscripciones son un goteo mes a mes, así como los e-mails de personas que no me conocen y que me piden más información porque han visto la página de presentación (landing page) en internet.

Veamos cómo puedes estar entre el 15 % que tiene éxito.

Curso de escritura creativa online

11 pasos para crear un curso online de escritura creativa de éxito

.

1— Pasión y visión personal.

Tienes que crear un curso de algo que te apasione y dejar tu impronta personal. Me parece que la época de “crea un curso lo más rápido posible para hacerte un hueco en internet, y ten en cuenta que la gente no tiene ni idea”, o “crea un infoproducto —de ínfima calidad— a toda pastilla para solucionar un problema de la gente, y los euros abarrotarán tu cuenta de banco” (perdona que me ría) ya ha pasado. Y me alegro.

En el caso de la escritura creativa, tienen a gente muy famosa ofreciendo cursos y a escuelas de escritores muy establecidas. Más te vale que des algo de (mucha) calidad y que lo diferencie de los otros.

Si quieres crear un curso para sacarte unas perras rápido haciendo un refrito de Mientras escribo, de Stephen King, El viaje del escritor, de Christopher Vogler, y Escribir ficción, de la Gotham Writer’s Workshop, allá tú.

La impronta personal se logra con la práctica y reflexión de varios años, con independencia de que vivamos en una época con prisa constante. Y la pasión va a hacer que crees un curso del que estés orgulloso y por el que lucharás para que salga adelante, porque sinceramente piensas que va a cubrir un hueco en el mercado y ayudar a la gente.

Como eso de “escritura creativa” es un cajón de sastre, que lo mismo sirve para aprender a escribir novelas que significa reunirse semanalmente con otros para garabatear unas líneas y cambiar comas de lugar para jugar a ser autores (mientras el profesor te eleva el ego para que no abandones el taller), decidí que el mío juntaría mis dos pasiones: escribir novelas y el desarrollo personal.

Por un lado, el objetivo del curso es que los alumnos aprendan a escribir sus propias novelas, sin que yo les dé patrones establecidos (tipo viaje del héroe, tramas maestras o puntos de giro), porque serán capaces de despertar su creatividad; identificar los géneros y temas que realmente les gusta y sentirse bien escribiendo en ellos, y estructurar las historias para que sean emocionantes. Y durante un año habrán estado escribiendo, leyendo y reflexionando, que es como se aprende, y ganando confianza como escritores.

Y por otro, el desarrollo personal es importante porque te permite crear personajes de carne y hueso —sus miedos, deseos y motivaciones van a conducir la trama—; además, te ayuda a ser consciente de tus valores, con lo cual identificas los temas de tus historias y los puedas reforzar, y sabes hacer frente a los (múltiples) reveses de una carrera literaria.

Y lo que aprendan en mi curso, lo podrán aplicar a lograr sus objetivos vitales sin angustia y a seguir adelante cuando tengan que superar retos difíciles.

La forma de aprendizaje que uso está basada en la práctica deliberada: explico un elemento concreto de la ficción con ejemplos de películas y novelas, e inmediatamente practican solo ese elemento. Así irán asimilando la información y escribiendo gradualmente historias más complejas.

Paso a paso, se consiguen grandes logros.

Utilizo también el aprendizaje transformacional, que es la base del coaching. No digo lo que tienen que escribir, dejo que lleguen a sus propias conclusiones mientras los guío. De este modo, va aumentando su confianza en sí mismos para encontrar soluciones que les funcionen.

Lo tenía claro: modificaría otras cosas, pero esas cuestiones eran inamovibles.

Aprende a escribir novelas paso a paso

2— Averigua si hay demanda.

Lo de arriba no es suficiente. Puede que te apasione un tema y ofrezcas el mejor curso del mercado… para darte cuenta después de mucho tiempo y esfuerzo (y posiblemente dinero) de que no le interesa a nadie.

En Santander llevaba 5 años impartiendo el curso presencial, pero no contaba, porque no tenía competencia. A los pobres cántabros que quisieran aprender a escribir novelas no les quedaba más remedio que pasar por mis manos. Gracias, benditos.

En internet la competencia es un poquito más grande.

Atrévete a ser escritor es el curso online más largo del mercado. Son más de 26 horas de vídeos en streaming divididas en 52 semanas y unos cuantos PDF.

¿Tenía todo eso hecho en cuanto lo puse a la venta? Pues no. Es muchísimo trabajo; no tenía sentido que me tirara un año grabando y montando vídeos si a la gente no le interesaba. (Afortunadamente podía encargarme de toda la parte técnica, por mi pasado de montador audiovisual, y ahorrarme muchos euros. Eso sí, lo de trabajar como un burro no me lo ha quitado nadie).

Un año antes había creado la lista de correo de mi blog donde les ofrecía a los suscriptores las primeras lecciones gratis, aunque todavía no existieran. Cada mes se me apuntaba un puñado, y alguno me preguntaba cuándo estaría listo el curso.

Eso era una señal de interés. Y mis libros para aprender a escribir, Atrévete a ser escritor y La aventura de ser escritor, se siguen vendiendo regularmente mes a mes, año a año.

Otra señal.

Cuando puse a la venta la versión online en septiembre tenía 8 semanas completas. Si la gente no se apuntaba, o eran muy pocos, al acabar el periodo de prueba de 6 meses que me ofrecía Teachable, la plataforma donde tengo los vídeos, les devolvería y dinero y cancelaría el curso.

No tuve que cancelar nada. Y semana a semana fui creando las lecciones que me faltaban.

3— Averigua qué quiere la gente.

A pesar de que llevaba 5 años puliendo la teoría prestando atención a mis alumnos de Santander, para ayudarme a fijar el temario del online pregunté por las redes sociales qué era lo que más les interesaba cuando hacían un curso de escritura creativa o un curso para escribir novelas.

Varios me indicaron cuestiones de estilo y gramática. Eran temas que tenía pensado tocar muy por encima, pero he añadido varias lecciones sobre cómo escribir correctamente, y lo explico desde el punto de vista de un escritor, no de un gramático, de forma clara y amena, y cómo te puedes saltar las normas por cuestión de historia.

Mis alumnos están encantados. Por fin la gramática no parece un tormento salido del infierno.

Preguntar en las redes también me ayudó a crear las dos versiones: la tutorizada, donde corrijo un cuento al mes fijándome en la historia, el estilo y la ortotipografía, y les enseño a que lo hagan ellos; y la sin tutorizar, que pueden hacer a su ritmo sin que yo les corrija, y es más barata.

Aprende gramática online
No, no es como volver al instituto

4— Mira lo que hace la competencia.

Esto puede ser engañoso para saber si hay demanda: que la competencia ofrezca un curso de escritura creativa no significa que se venda. Por eso son importantes los dos pasos anteriores.

Pero este sí te va a ayudar a fijar el precio, añadirle extras que le den valor y destacar elementos positivos cuando lo promociones.

Yo añadí las sesiones de media hora por Skype cada semana para interactuar con mis alumnos, es decir, 26 horas al año para hablar conmigo en directo, y el grupo privado de Facebook para dudas; destaqué que las lecciones eran a través de vídeos, no PDF, y que son otras 26 horas; señalé que podían descargarse los PDF más importantes, entre los que sobresalen un plan para preparar novelas, otro para escribirlas y otro para reescribirlas.

Y que las correcciones me llevan entre dos y tres horas, y son por escrito.

No me planteé hacer el curso a través de PDF porque tengo publicados dos libros de 250 páginas cada uno para aprender a escribir. ¿Qué sentido tenía?

5— Escucha a tus alumnos.

Cada semana en la reunión de Skype les pregunto si tienen alguna duda, si hay alguna lección que no está clara, si el ritmo les parece el apropiado, si hay algo que me he dejado en el tintero.

Retoco algún vídeo, añado alguna aclaración, muevo lecciones de sitio y creo otras.

6— Da un buen servicio de atención al cliente.

Deja claro qué cubre el curso, cuánto dura, qué se pueden descargar y qué no, qué horarios hay para preguntas, forma de contacto y otras cuestiones por el estilo, pero sé flexible.

Si alguien tiene problemas para acceder a los vídeos, le indico paso a paso cómo hacerlo. Si hay problemas de pago, les doy varias alternativas. Exijo que me entreguen los ejercicios en una fecha determinada, pero si me escriben con tiempo, la modificamos.

Contesto a las dudas que me escriben en menos de un día (salvo fines de semana, porque descanso). Tardo una semana en enviarles el cuento corregido desde la fecha de entrega estipulada, y lo cumplo a rajatabla, aunque tenga gripe, esté luchando contra una editorial miserable o una inesperada pandemia me obligue a cambiar mis planes.

Si no tienes paciencia, desarróllala, que es lo que he hecho yo. Los alumnos se tienen que sentir a gusto.

Dudas para escribir novelas
¿Alguna duda?

7— Pónselo fácil para que se apunten y para que se puedan dar de baja.

Mis alumnos pueden pagar mes a mes o de un solo pago y ahorrarse dos mensualidades; pueden pagar con tarjeta de crédito o PayPal; tienen 30 días de prueba y si no les gusta el curso, me escriben y les devuelvo todo el dinero (nadie hace eso en España con cursos online).

Y se pueden dar de baja en cualquier momento. No hay matrícula ni ningún periodo mínimo de permanencia.

Si confías en tu curso, no te importa ofrecerles esas condiciones.

8— Aprende estrategia de ventas.

Sí, como si fueras a ir vendiendo tu curso con llamadas a puerta fría, o dando la murga puerta por puerta. “Señora, mire qué género”. No lo vas a hacer, pero vas a aprender un montón sobre influencia y cómo presentar tu curso online de forma atractiva.

Me han ayudado muchísimo los cursos de Brian Tracy y Tony Robbins.

Aprende cómo compra la gente: toma la decisión de forma emocional y lo justifica de forma racional; tiene miedo de que el producto no sea bueno (ya está escaldada de experiencias anteriores) y te tienes que ganar su confianza.

Adapta la página de presentación (landing page) a esos requisitos para que resulte atractiva y los enganche emocionalmente desde el principio.

No prometas mentiras y evita triquiñuelas de marketing para manipular de mala manera a la gente.

A veces me preguntan si mi curso es escritura terapéutica. Digo que no, por mucho que escribir en sí mismo sea terapéutico y me encante la psicología: es para escribir novelas, y te tiene que gustar leer. No digo una mentira, a ver si abren la cartera y atrapo unos euros.

Del mismo modo, dejo clarísimo que no hay nada de poesía, porque ni me gusta ni la entiendo; ni nada de teatro o guion, porque jamás he escrito en esos géneros.

Una vez dos chicas me dijeron que pensaban que mi curso de escritura creativa era para diseñar letras molonas. Tardé unos instantes en saber a qué se referían. Sin comentarios.

Te creas una página de presentación bastante extensa donde haya una mezcla de emoción (lo que van a sentir, lo bien que se lo van a pasar…) y raciocinio (lo que se aprende y cómo, tu experiencia como profesor…), y alguna muestra de cómo son las clases.

Recuerda el anterior punto: pónselo fácil para apuntarse y para darse de baja.

Y que se note que la has escrito tú. Tu personalidad tiene que estar ahí.

9— Sé organizado.

Mantén una agenda. Prioriza tareas. Planifica por la noche lo que quieres hacer al día siguiente. Planifica al final de la semana lo que quieres lograr a la siguiente.

Descubre qué te roba tiempo y energía, y modifica tus hábitos para que lo deje de hacer. Sé asertivo: aprende a decir “no”.

Mantén las cuentas. Controla los ingresos y los gastos al milímetro (o al céntimo). Tal vez no sea inmediato, pero a los pocos meses tienes que comenzar a obtener beneficios. Si no es así, el negocio no está funcionando y deberás replanteártelo: o lo modificas o lo abandonas.

No te cargues de deudas hasta las cejas pensando que más tarde el negocio florecerá.

Antes de darle la forma final al curso, consulté con una gestora todas las cuestiones que acarreaba sobre impuestos, para hacerme una idea de lo que debía ganar para obtener beneficios. No dejes nada al azar.

Mantén las cuentas en tu curso de escritura creativa online

10— Promociona y promociona y promociona.

Ya puedes haber creado una obra maestra, que si nadie lo sabe, nadie la compra. Ten una presencia en internet: una página web profesional, un blog, un podcast, un canal de YouTube, perfiles profesionales en las redes sociales, una lista de correo… No tienes que tener todo, pero algo tienes que tener y estar mínimamente activo.

Y hablas y das consejos sobre tu pasión (o pasiones), que ¡voilà!, es de lo que va tu curso.

Lo que más me ayudó en este punto fue la plataforma MOLPE, Marketing online para escritores, de Ana González Duque.

Con esas herramientas, te vas a ir ganando la confianza de la gente, vas a demostrar que sabes de lo que hablas y que eres simpático. Y vas a ir ampliando tus contactos. No olvides el factor de caer bien a la gente, por mucho que haya una corriente de escritores donde parece que ser un maleducado es señal de prestigio. Interactúa con tus seguidores, y jamás los presiones para que se apunten.

Sé auténtico, destacando lo positivo de tu personalidad. Evita polémicas. Haz amigos y ningún enemigo. No todo el mundo te va a caer bien, pero sí puedes ser cordial con todos. No hables mal de compañeros de profesión, pero tampoco seas un pelota: eran odiosos en el colegio, siguen siéndolo de adultos.

De vez en cuando dejas caer que tienes el curso, o pones un banner a la vista en un lateral de tu página o al final de tus e-mails o vídeos, o escribes artículos en tu blog que de alguna manera tengan que ver con él (y piensas en la palabra clave apropiada para que san Google te trate bien).

Tiras de contactos para que te ayuden, pides a tus alumnos, si quieren, que hablen de tu curso y te escriban un testimonio. El boca a boca sigue siendo la mejor herramienta de promoción, y esa la propagan alumnos satisfechos.

Si utilizas publicidad de pago, asegúrate de que controlas el presupuesto y que la campaña esté muy focalizada. Yo utilizo Google Ads para aparecer en el buscador de España (excluyo Cantabria, porque ahí quiero que la gente haga el presencial) cuando busquen cursos de escritura creativa o para aprender a escribir novelas. Invierto un euro al día.

No olvides la promoción tradicional (offline). Pensaba recorrerme Cantabria dando charlas y talleres para promocionar mi curso y mis libros, pero llegó el dichoso coronavirus. Contacta con la prensa local, a ver si logras que te entrevisten o hablen de ti. Hazte un hueco entre la comunidad artística de tu región.

11— Sigue aprendiendo, sigue modificando cosas, sigue creciendo.

Sigue, sigue, sigue hasta que tu curso se consolide y la gente confíe en ti y te recomiende.

¿Mucho trabajo? Recuerda que el éxito sin esfuerzo no existe. Por eso más te vale que parta de tu pasión.

¡Buena suerte!

Fotografías de Depositphotos (chica con libro y chico aburrido) y Bigstock.com (el resto). Todos los derechos reservados.


¿Quieres aprender a escribir novelas? Apúntate a mi lista de correo y llévate las primeras lecciones del curso de escritura online gratis y los e-books Los diez pilares fundamentales de la escritura de ficción y La diana del escritor.

Atrévete a ser escritor, el curso online

0 comentarios

Deja un comentario

.
.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.